Saltar al contenido

¿Cuándo y cómo fue el martirio de Santa Águeda de Catania?

29 mayo 2020
¿Cuándo y cómo fue el martirio de Santa Águeda de Catania?

Santa Águeda de Catania fue una joven virgen del siglo III, la cual desde muy joven a la edad de 14 años decidió consagrar su vida a Dios y su vocación. Santa Águeda fue perseguida por el procónsul de Sicilia, Quintianus, quien quería a toda costa su virginidad al ser rechazado por la joven, emprendió una venganza contra ella. La pregunta de muchos creyentes es ¿cuándo y cómo fue el martirio de Santa Águeda de Catania? Al despreciar a Quintianus el enfurecido envía a Santa Águeda de Catania a un lupanar a manos de una mujer llamada Afrodísia, donde Santa Agua por milagros de Dios conserva aún su virginidad.

Aquel tirano no podía soportar tal burla, así fue entonces donde decidió ordenar la tortura de Santa Águeda de Catania, por tanto mando a que se le cortaran los senos. Ante el dolor que estaba viviendo Santa Águeda en ese momento lo único que respondió fue: “¿no te da vergüenza torturar en una mujer el mismo seno con el que de niño te alimentaste?” siempre dando un ejemplo de sabiduría de mujer en cada una de sus palabras.

Asimismo, desde ese momento Santa Águeda de Catania vio en visión a San Pedro junto con un Ángel que estaba con él, por lo tanto estos curaron sus heridas, pero la tortura no había terminado puesto que el procónsul mando a que se le arrojara sobre carbones encendidos al rojo vivo, así mismo fuera revolcada por toda la ciudad de Catania, Sicilia-Italia. Una de las peores muertes y martirio, pero muy común en los Santos o personas que han creído en la palabra de Dios.

Patrona de las mujeres con cáncer

Esta virgen y mártir, mantuvo siempre su cuerpo incontaminado como puro para Dios, pese a todo el martirio que tuvo que vivir y sufrir. ¿Cuándo y cómo fue el martirio de Santa Águeda de Catania? Santa Águeda de Catania desde el día de su muerte, fue recordada por aquel pueblo de Sicilia, en Italia.

Pues un tiempo después de haber sufrido su martirio, los de su pueblo comenzaron a invocarla con poder ante cualquier adversidad que se le presentaban, e incluso cuando había mujeres enfermas por lo que ocurrían sorprendentes milagros que para las leyes terrenales eran cosas sobrenaturales que no podían creer. La conmemoración de Santa Águeda de Catania se realiza el 5 de febrero de cada año, donde sus creyentes especialmente mujeres, celebran con ofrendas además de  alabanzas entonadas en su nombre.

Nuestra madre Santa Agueda de Catania también es comúnmente conocida como la patrona de las enfermeras,  es meritoria de la palma del martirio que es con la que suele presentarse.

Martirio de Santa Águeda de Catania

Aquella joven de costumbres muy nobles, que se entregó a Dios pura tal como blanca así se relata ¿cuándo y cómo fue el martirio de Santa Águeda de Catania? mientras pasaba su martirio como sufría a causa de sus enemigos elevaba esta plegaria con fuerte voz al cielo “Oh Señor, creador mío: gracias porque desde la cuna me has protegido siempre. Gracias porque me has apartado del amor a lo mundano ademas de lo que es malo como dañino. Gracias por el valor que me has concedido para sufrir. Recibe ahora en tus brazos mi alma para que pueda cantar para siempre contigo en la gloria” asimismo diciendo estas palabras expiro y murió.

Desde ese momento se extendió por toda la comunidad cristiana la voluntad de esta joven, tomándola como ejemplo de pureza así como de lealtad a Dios por sobre todas las cosas, los cristianos recogieron sus restos, del mismo modo fueron numerosos los templos que se levantaron en su honor. En aquellos años la persecución a los cristianos era muy grande, pero con el martirio de Santa Águeda de Catania terminaron estas persecuciones. En el pueblo donde vivía llegaron a ser devotos de ella tal como a servir a Dios de corazón, así como el ejemplo que ella les dejo.

De hecho ahora más es la devoción a Santa Águeda de Catania, por esto en muchos países se elevan plegarias a esta Santa que con amor así como con pasión responde a su pueblo, concediendo milagros tal como sanando a las mujeres enfermas como a todo aquel que invoca su nombre con mucha fe como con humildad.