Saltar al contenido

Hermosa oración católica para niños ¡Haz que la oren!

24 septiembre 2020
Hermosa oración católica para niños ¡Haz que la oren!

Es importante que los niños desde muy pequeños aprendan a orar, ya que, por medio de la oración podemos tener una comunión directa con Dios, haciendo que sean escuchados nuestras peticiones y anhelos del corazón. Asimismo, enseñarle también a los niños a poner toda su confianza y fe en Dios, por sobre todas las cosas. Por medio de, esta hermosa oración católica es especial para enseñarle a los niños.

Además, Dios siempre está atento al clamor de los niños, ya que, para él ellos son muy importantes. En su Sagrada palabra dice; “Dejad los niños venir a mí, y no se lo impidáis, porque de los tales es el reino de los cielos”. En relación, con este texto podemos saber que debemos educar a los niños en la oración católica.

La oración más poderosa católica para niños

Podemos dar ejemplos bíblicos a los niños, para educarlos e instruirlos en las enseñanzas y el poder de Dios. Sobre todo, se debe hacer desde que los niños aprender hablar, así mismo, con la oración católica para los niños, se alcanza sabiduría en ellos.

Amado Padre Celestial,

En este momento,

Nos encontramos delante de ti,

Desnudando nuestra,

Alma y mente.

 

Postrados y humillados,

Estamos delante de ti,

Reconociendo tú poder,

También tu Señorío,

Siempre te mantienes fiel.

 

Primeramente, quiero,

Agradecerte por la vida,

Así también, por este día,

También, por los venideros.

 

Perdona nuestros pecados,

Así como, las ofensas,

Que cometemos hacía,

Nuestros semejantes.

 

Bendice cada día,

De nuestra vida,

De igual manera,

Bendice a mi familia,

Vecinos y allegados.

 

Reconozco a ti,

Que no soy perfecto,

Cómo todos tengo miles de,

Defectos y cometo errores.

 

Aun así, confío en,

Tú gran misericordia,

También, te pido que llenes,

Mi vida de paz y amor,

Además, bondad.

 

Ayúdame Señor,

Que siempre tenga tú,

Protección, así como, me guardas.

 

Ante el peligro, guárdame,

De los enemigos,

Que me quieren ver mal.

 

Te suplico Dios eterno,

Que ilumines con tu luz,

Siempre mi Camino,

Guiándome de tu mano.

 

Para que pueda yo estar,

Siempre por senderos,

De tú justicia y verdad,

Además, exaltar tu nombre.

 

En todo tiempo,

Te llevo en mi corazón,

Así también, llevo tu palabra,

Atesorada en mi vida.

 

Concede ¡Oh Dios!,

Los anhelos de mi corazón,

Además, permite que yo,

Pueda exaltar tu nombre,

Ante los demás.

Para así el que no,

Te conozca pueda llegar,

Humillado a tus pies.

 

De la misma manera,

Te reconozco como mi único,

Y suficiente Señor y salvador,

Por medio, de tu amor,

Has prometido la vida eterna.

 

Creo así también,

En las promesas que,

Haces a mi vida,

Tú palabra dice;

 

Que al que cree todas las,

Cosas le son posibles.

Es por ello, que yo creo,

Y confío completamente,

En ti Señor.

 

Gracias Santo Padre,

Por escuchar y no despreciar,

Está humilde oración,

Que con amor es,

Elevada a ti.

 

Gracias porque veo tú,

Gran misericordia,

En mi vida y mi familia.

 

Como niños venimos,

Ante ti para que,

Puedas escuchar,

Así también, hacer milagros,

Poderosos en nuestras vidas.

 

Gracias por este día,

Gracias por el pan de cada día,

Pues sabemos que tú,

Eres nuestro sustento.

 

Gracias también, por la familia,

Que me has permitido,

Disfrutar, ya que,

He podido aprender,

Grandes valores.

 

Bendigo tu Santo nombre,

Eres quien reina con poder,

Tanto en el cielo,

También, en la tierra,

Sobre cada uno de nosotros.

 

Eres Rey de reyes,

También, Señor de señores,

Alabado seas por los siglos,

De los siglos.

 

Amén.

¿Puede protegerlos esta oración?

Por medio de esta poderosa oración, podemos confiar en que Dios brindará protección y cuidara de todos los niños que los busquen de corazón. Además, es necesario enseñar a los niños a tener respeto, reverencia e identidad en el cristianismo, para que así, ellos puedan reconocer el camino correcto y seguir por la verdad de Dios. Con esta oración tan poderosa católica para los niños, ellos aprenderán, cómo se debe elevar oraciones con amor y en santidad.

De la misma manera, debemos enseñar a los niños tener respeto también, por el prójimo, y brindar ayuda cuando alguien la necesite.