Saltar al contenido

Oración milagrosa al Espíritu Santo para hoy ¡Y todos los días!

7 julio 2020
Oración milagrosa al Espíritu Santo para hoy ¡Y todos los días!

Que excelentísimo ha sido el poder y el amor de Dios hacia nosotros que nos ha regalado la posibilidad de estar en contacto con Él a través de la oración. Y es que cuando entramos en profunda oración se experimenta una paz y una tranquilidad interior que no tiene precio. Porque es la presencia de Dios en nuestros corazones. Te traemos la Oración Milagrosa al Espíritu Santo para hoy, ¡Y todos los días!

La oración nos permite expresarle a Dios, a la Virgen o al Espíritu Santo, todo lo que queramos manifestar. No es solo para aclamar a ellos cuando necesitemos algo.

Oración milagrosa para hoy ¡Y todos los días!

El Espíritu Santo es el espíritu intangible e impalpable de Dios. El cual tiene el poder de concedernos sus dones y de permitir que al desarrollar cada uno de ellos. Aceptemos la presencia en nuestras vidas de Dios.

Milagroso Espíritu Santo

porque eres poderoso 

y nos concedes la dicha

de hacernos cada vez mejores personas

agradables a los ojos de Dios

y de sus bienaventuranzas.

 

Bendito eres Espíritu Santo

que estas al lado del Padre y del Hijo

y que concedes los deseos

de quienes confían en ti.

 

Por eso mis plegarias hoy

las entrego a ti,

porque siempre has acompañado mi vida,

aún hasta desconociendo que estas allí.

 

Tu poder milagroso ha salvado

miles de corazones porque tu grandeza no tiene fin.

También permite que este humilde

servidor de las enseñanzas de cristo, pueda ser acogido

en tu esencia divina y me haga digno de gozar las bondades

que Dios tiene preparadas para mí.

 

Eres el Espíritu de Dios que profesa

el inmenso amor que Él nos tiene.

Embarga mi vida de las bendiciones que merezco

por ser hijo de Dios y de la Santísima Virgen María. 

 

Por favor hazme merecedor de tus

7 dones extraordinarios para que mi vida vaya en dirección

de la vida eterna y de los grandes tesoros que Dios

guarda para mí en su maravilloso Reino de los Cielos.

Desde tu cercanía al trono de Dios,

intercede por mi humanidad,

lleva mi mensaje de clamor ante los oídos de Dios

y permite que pueda consumar su gracia divina

con la salvación de mi alma y el gozo de sus milagros.

 

Perdóname por los errores cometidos,

bien sabes que en mi corazón

hay mucho amor, bondad y compasión,

y si me pierdo del camino de Dios

es porque mi debilidad de humano me hace pecar.

 

Pero tu misericordia es tan grande

que me has dado y otorgado

el don de perdonar a los demás

como ejemplo del perdón que mi Padre me concede.

 

Asimismo hazme sabio para elegir siempre el camino correcto,

 permite que los consejos plasmados en la Santa Biblia

sean parte de mi entendimiento y que,

así como los asumo para mi vida,

 los pueda cristalizar ante los demás

para ser útil en su crecimiento espiritual.

 

De igual manera hazme un ser inteligente,

dotado de conocimientos y saberes

de la palabra de Dios y las cuestiones del mundo,

 para caminar con confianza y firmeza en cada paso que doy.

 

Que el temor a Dios no se aparte de mi vida,

para que pueda cumplir con obediencia

a sus mandatos y evitar levantar su ira

y molestia ante los actos que cometo.

 

Apiádate de mis penas

y no me dejes solo con la cruz a cuestas que debo llevar.

Ten piedad de mi vida en los momentos de dificultad

para que desarrolle también la piedad en mi corazón

y me convierta en un ser piadoso ante mi prójimo.

Cuídame y protégeme hoy, mañana y siempre.

 

Amén.

El Espíritu Santo te colma de sus poderosos dones

Oración milagrosa al Espíritu Santo para hoy ¡Y todos los días! Desarrollar los dones del Espíritu Santo, la sabiduría, la inteligencia, el consejo, la fortaleza, la ciencia, la piedad y el temor a Dios. Es una de las maneras de hacernos verdaderos cristianos en la fe de Dios.

Pide en Oración Milagrosa al Espíritu Santo para hoy, ¡Y todos los días! que todos sus dones formen parte de ti. Para que en el día a día imites a Jesús en sus enseñanzas de ser un buen cristiano. Un hombre al servicio de los más necesitados y obediente a la voluntad de Dios.