Saltar al contenido

La oración más fuerte contra el Coronavirus ¡Coronavirus desaparece ya!

19 abril 2020

Las oraciones más fuertes y poderosas, son aquellas que hacemos a Dios aferrándonos a su misericordia pidiendo con fe, esperando una pronta respuesta, no hay momentos mas duros que los que vivimos hoy día, situaciones de mucha desesperación aunado a la falta de fe que rodea a los cristianos, pero como hacer la oración más fuerte contra el Coronavirus ¡Coronavirus desaparece ya! es simple solo debemos creerle a Dios.

Nuestra fortaleza viene de lo alto, sabemos que, para obtener una respuesta inmediata de parte de Dios, debemos apresurar nuestros pasos a la oración, buscar esa comunión e intimidad con Dios, que solo encontramos en una búsqueda continua, logrando resultados contundentes a los que el enemigo queda neutralizado cuando oramos fervientemente a Dios.

El Coronavirus desaparece con la fuerza de esta oración

Sin duda alguna que nuestra fuerza proviene de Dios, esto solo lo creen los que conocen su palabra, los que doblan rodillas para dar gracias por un nuevo día, la oración más fuerte contra el Coronavirus ¡Coronavirus desaparece ya! Esta basada en una búsqueda constante de nuestro Padre Celestial.

Glorioso Dios,

Padre eterno,

Dios de amor y misericordia,

Digno de toda gloria,

A ti sean las alabanzas y adoración,

De tu pueblo y fieles creyentes.

 

Principalmente creador de lo que existe,

Amo y Señor de los cielos y la tierra,

Rodeado de toda gloria,

La tierra es estrado de tus pies.

 

Desde el principio de la creación,

Fijaste tu mirada en nosotros,

Nos hiciste a tu imagen,

Somos la creación perfecta,

Porque somos tu semejanza,

Servidores tuyos Dios.

 

Igualmente la tierra esta llena de tu gracia,

Lo podemos ver en la inmensidad del mar,

En los grandes desiertos,

Y en los más grandes glaciares,

Todo esto es parte de tu imaginación.

 

Abriste el mar para hacer pasar tu pueblo,

En el día ponías columna de nubes,

Asimismo Por la noche columnas de fuego,

Para que alumbra a tus hijos,

En medio de la oscuridad.

 

De igual manera hoy nos rendimos a ti,

Unidos a una sola voz,

Llenos de fortaleza,

De tal forma pidiendo tu intervención,

En este tiempo de pandemia.

 

Tiempo devastador,

Causante de toda esta calamidad,

La cual ha sido fatal.

 

Ademas, quiero que respondas,

A las oraciones de tu pueblo,

A ti clamamos día y noche sin sesar,

Ya que el mundo vea que eres poderoso,

Que eres el Dios de Israel,

Grande en misericordia.

 

En contraste que se sepa en todo el mundo,

Que también fuiste tu quien desarraigo,

 El Coronavirus,

Trayendo de nuevo paz,

Y la sanidad a nuestros cuerpos,

Regalándonos esa tranquilidad,

La cual nos fue arrebatada.

 

De igual forma hoy todo un pueblo de rodillas,

Esta humillado a ti,

Pidiendo seas tu el medico por excelencia,

Ya que estas tomando el control.

 

 De toda esta situación.

Al principio no sabíamos,

igualmente que era algo tan grande,

Lo cual nos llevaría a tener desesperación,

Dolor y angustia por la familia.

 

Hoy ya sumergidos en esta pandemia,

Ya que venimos postrados a tus pies,

Con suplicas elevadas a ti,

No tenemos más a donde ir.

 

Cada palabra en esta oración,

Así como viene echa con sinceridad,

Con diferentes sentidos,

Pero que conllevan a un mismo sentir,

Que es tu respuesta inmediata Señor.

 

También elevamos esta fuerte y poderosa oración,

Para que en el cielo sea escuchada,

Con olor fragante,

Y llena de fe de tus hijos.

 

Asimismo que esperan pacientemente,

Tu Santa voluntad,

Un gran milagro para la humanidad.

 

Nunca se ha visto un pueblo abandonado,

A menos que haya pecado contra ti,

Y no quiera arrepentirse de su mal camino,

Aun así, tienes grande misericordia.

 

En consecuencia sacrificio de tú hijo Jamás fue en vano,

Todo ese calvario fue por amor a nosotros,

Dando tu hermosa sangre,

Para limpiar nuestros pecados.

Principalmente, la biblia es nuestra arma secreta,

En ella tenemos acceso a tus pensamientos,

Desde Genesis hasta Apocalipsis,

Nos mencionan cada versículo,

Tus grandes milagros y proezas.

 

Levantas a los paralíticos,

Le das la vista a los ciegos,

igualmente Levantas del lecho de muerte,

Al que fue desahuciado,

Tu hijo Jesús venció a la muerte.

 

Ahora vive,

 Y esta sentado a tu derecha,

Gobernando junto a ti Señor con poder.

 

Para ti no existen imposibles,

No hay nada que no puedas solucionar,

Ni en esta vida, ni fuera de ella,

Conoces el pasado, presente y futuro.

 

Y sabes de qué manera acabara todo este desastre,

Que ha sido ocasionado,

Por el Coronavirus,

No hay algo que no puedas hacer.

 

Señor y Dios eterno,

Oramos a ti y nos unimos en clamor,

Estamos conscientes,

 De todo lo que hoy vemos,

Claro que, esperando una parte,

 De lo que hoy pedimos.

 

De todas maneras estamos muy claros de que responderás,

Y con la certeza,

Que será de manera positiva.

La fortaleza viene de ti.

 

En la misma infinidad de tu grandeza nos hace creerte,

No perdemos la esperanza y menos ahora,

Que sabemos que nos has oído.

 

No solo en oración Padre eterno,

Hay también muchos que están en ayunos,

Otros que hacen vigilias,

También en matutinos,

Todos a una misma voz,

Pidiendo ya el final de este virus.

 

Coronavirus,

Hoy en el nombre,

De nuestro señor Jesucristo,

Te echamos fuera,

Fuera de nuestros cuerpos.

 

De la misma manera fuera de nuestros pueblos,

Igualmente fuera de nuestras ciudades,

Te declaramos inoperante.

 

Te desarraigamos ya y te atamos,

No tienes poder ni autoridad,

Porque cristo te venció en la cruz.

 

Creemos que pronto,

Volveremos a nuestra normalidad,

Recuperaremos nuestra tranquilidad,

Esperamos ese día con ansias.

 

Ayúdanos Dios,

A permanecer fieles a ti,

Que te busquemos,

 Así no tengamos dificultades,

Siendo nuestra búsqueda,

Continua e inquebrantable.

 

Declaramos cada rincón del mundo,

Libre del virus,

En cada país,también en cada ciudad,

Despejamos los aires.

 

De tal forma, que con tu poder declaramos liberación,

Totalmente libres con la sangre,

Del cordero redentor.

 

Que también cada médico,

 Tratante de esta enfermedad,

Dios le concedas la sabiduría.

 

Para diagnosticar,

Y la habilidad,

Para atender a cada paciente enfermo,

Contagiado por este virus,

Para que no sigan muriendo más personas.

 

Te lo pedimos Señor,

 En el nombre de Jesús,

Que ya se acabe la mortandad.

 

Ya van miles de personas,

Sus familiares abatidos,

En agonía por la perdida,

De sus seres amados.

 

No hay mal que no sea desarraigado,

Destruido con eficacia,

Echado a lo profundo de los mares,

Que no halla sido neutralizado por ti.

 

Eres todopoderoso,

Sin dudar, grande es tu majestad,

Y  también con solo tu presencia,

El diablo y sus malas intenciones.

 

De tal manera guyen con tu poder,

tratando de así alejar su maldad del mundo,

Y la perversión de causar el caos.

 

Asimismo te agradezco Padre amado,

Por escuchar esta oración,

Que va con fuerza y fe,

Dirigidas humildemente hacia ti.

 

Por ultimo me quedare,

Esperando de tu respuesta,

A tu tiempo y en tu voluntad,

Bendito seas Dios amado,

Que la sangre de Cristo nos cubra y proteja,

Amén.

Dios es fuente de vida y nos da su protección contra el Coronavirus

Finalmente no hay nada imposible para Dios incluso ante esta pandemia del Coronavirus vemos su grandeza y poder. Además, nos protege de no ser contagiados por medio de la oración más fuerte contra el Coronavirus ¡Coronavirus desaparece ya! queremos que este virus desaparezca del aire. En efecto y de forma inmediata para que tengamos nuevamente libertad.

No podemos dejar pasar la oportunidad, de pedir por las almas de las personas que han fallecido, que el Señor pueda darles el descanso eterno de su alma.