Saltar al contenido

Oración del «Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo» para niños

23 septiembre 2020
Oración del Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo" para niños

Al pasar de los tiempos, los niños se aíslan cada vez más del ámbito familiar. Ya que la tecnología los aleja del amor de sus padres. Y justamente la oración del «Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo» para niños es la indicada. Para que todos esos momentos de alegría y felicidad, se mantengan a la vida de cada una de esas familias.

Recordemos, que la oración debe inculcarse en los niños desde edades tempranas, ya que no hay edad para comunicarse con  el Creador. Incluso, si inculcamos el amor de Dios en la vida de los pequeños no tendremos que temer por que se descarrilen, ya que en los caminos del Señor, solo hay gozo y buenas acciones.

Esta es la oración para conquistar la mente de los niños

Primeramente, debes enseñar esta oración del «Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo» para niños. Ya que estos son los que gobiernan nuestra vida. Para luego elevar al cielo la siguiente oración en suma concentración; junta tus manos, cierra tus ojos y piensa en la presencia divina.

Queridos Padre, hijo

y  Espíritu Santo hoy pido

porque siempre estén a mi lado

en cada momento de mi vida.

 

Pido  también

que me lleven siempre con bien

y que cuiden de mí

para que nada malo me pase.

 

¡Santísima trinidad!

Sé que a ti debo agradecer por todo

ya que me regalas la mañana cada día

y me otorgaste la bendición de la vida.

 

Transmitanme su santa bendición

para ser fuerte y saludable

 ayúdenme a ser cada día

un niño mejor y más obediente.

 

Por otra parte

te pido que protejas mi mente,

para que nunca se llenen de odio y

malos pensamientos.

 

Ya que se que en ustedes

está la mano sanadora

aprenderé cada día tu alabra

y prometo ser bueno.

 

¡Espíritu Santo!

Te alabo y deseo

que entre en mi corazón

y también en mis actos.

 

Hoy doy gracias por el pan

y todos los alimentos.

Igualmente Trinidad bondadosa

pido que por favor, que nunca

falte comida en el plato de nadie.

 

¡Jesús!

 tu que estás al lado Dios,

y tienes el poder;

escúchame te lo pido.

 

Quiero festejar hoy

que tu espíritu está en mí

y se que siempre será así.

 

Por esta razón, gloria

al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

¡Espíritu Santo!

 llena el corazón de las personas

y de todos los padres para que estos

nunca traten mal a sus hijos.

 

Enséñame a ser más bondadoso

y enséñame además a perdonar

a todo el que me ofende

así como tú lo haces.

 

¡Santísima Trinidad!

Tú que tienes el poder divino

 de estar en el alma de todos.

 Siempre ámame.

 

Quiero hoy pedirte

que me hagas inteligente

para poder pasar todos mis exámenes

y poder finalizar con éxito

todos mis estudios.

 

¡Gloriosa Trinidad!

 Transmite tu presencia sanadora

y aleja de mí la tristeza.

 

Hazme un guerrero ante

cada obstáculo

que me espera en la vida.

 

¡Espíritu santo!

Ayúdame a dormir bien

Y a no tener pesadillas

para que mis sueños

Sean siempre felices.

 

¡Dios!

Quiero que sepas que te amo

que sé que en ti siempre

tendré un padre y sé también

que nunca vas a juzgarme.

 

¡Jesucristo!

propaga tu amor y bendice mi futuro

además, llénalo de bendiciones

llénalo también de abundancia

y no permitas que me falte nada.

 

Por último, Santa Trinidad

te prometo ser un mejor hijo

un mejor amigo y un cristiano

comprometido a siempre glorificar

tu bendita presencia.

 

Por eso y más quiero

finalmente, decir desde

mi alma y corazón.

 

¡Gloria!

Al Padre, al Hijo

y al Espíritu Santo.

 

Amén.

El padre, hijo y espíritu Santo protegen a todos los niños del mundo

Oración del «Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo» para niños. El objetivo principal para esta oración es la sanación espiritual de todos los niños del mundo. Para que así tengan una vida llena de amor y de paz con sus padres. Ya que, citar esta oración, al Padre, Hijo y Espíritu Santo es una puerta a que los más pequeños, sigan el camino de Dios.

Para concluir hay que recordar que todos los niños siempre van a tener un lugar el corazón del Señor, los brazos del hijo y la mente del espíritu santo ¡Enséñalos a orar!