Poderosa oración por un hijo antes de una operación ¡Qué todo salga bien!

Poderosa oración por un hijo antes de una operación ¡Qué todo salga bien!

Algunas veces, la salud está delicada y es necesaria una operación. Aunque sean complicadas, si tenemos Fe no debemos preocuparnos. Así como Dios es Dios de milagros, también creó la ciencia y les da sabiduría a los médicos para hacer toda clase de operaciones. Por supuesto, siempre es mejor poner todo en manos de Dios, por eso, te traemos una oración por un hijo antes de una operación para que todo salga bien.

En efecto, lo primero que hay que hacer es confiar en Dios y dejar que él tome el control de ese tiempo en el que va a ocurrir la operación. Claro que en las manos de Dios estamos seguros y no pasará nada malo, sino que más bien la operación será para mejorar la vida de su hijo.

Índice

    Poderosa oración por un hijo antes de una operación

    Sin duda, dejar en manos de Dios todo, siempre es la mejor opción que podemos tener. Mantener la calma y confiar en Dios es la clave para que el tiempo de espera en una operación sea tranquilo. Todo padre tiene miedo de lo que pueda pasar, por eso mismo vamos a hacer un clamor a Dios:

    Tu amor es sin igual Dios,

    gracias por ser tan bueno.

     

    Hoy quiero que

    te manifiestes

    sobre la vida de mi hijo.

     

    Que tu gracia,

    amor, misericordia e inmensa

    fortaleza, lo inunde.

     

    Pronto entrará en un

     proceso de operación,

    no obstante, en ti confió Dios,

    en que todo saldrá bien.

     

    Dios, toma el control,

    durante esos minutos

    en el que le harán

    maniobras médicas.

     

    Dale sabiduría, entendimiento

     y capacidad al médico,

    enfermeros y asistentes,

    para que ponga en práctica

    todo lo aprendido. 

     

    Además, cada cosa que haga

    sea para beneficio de mi hijo.

     

    Señor, que cada instrumento médico

    que se vaya a utilizar,

    esté bien esterilizado.

     

    Que nada haga falta

    en el momento de la operación.

     

    Con todo, te pido que

    todo salga bien.

     

    Asimismo, no permitas

    que exista ningún contratiempo.

     

    En este momento,

     todo espíritu de muerte

    es echado fuera

    en el nombre de Jesús.

     

    La operación se hace

    con total normalidad y

    sale excelente.

     

    También, declaro sanidad

    sobre la vida de mi hijo,

    desde el momento en que

    entra en camilla

    para ir a la operación.

     

    Eres tú, Dios, llevándolo,

    confió en que

    en ti está seguro.

    También, oro para que

    la anestesia le caiga bien

    y sea de efectiva

    para que no sienta ningún dolor

    durante la operación.

     

    Señor, te pido que

    no se complique nada

    y que la operación

    sea un éxito.

     

    Tú conoces cada centímetro,

    del lugar donde será operado.

    Haz que todo salga bien.

     

    Sin duda, toda gloria es para ti, señor

    y que los médicos

    solo son instrumentos tuyos,

    para que mi hijo

    sea sanado y bendecido

    primeramente, por ti.

     

    Sin embargo, sé también,

    amado padre celestial,

    que la eficiencia médica

    será también de gran ayuda,

    bendice la habilidad y capacidad

    que pusiste en los médicos,

    enfermeros y anestesiólogos.

     

    Gracias por tu fidelidad

    para conmigo y mi hijo.

     

    De igual forma

    declaro la sangre de Jesucristo

    sobre la vida de mi hijo.

     

    Claro que toda enfermedad

    sea llevada a la cruz,

    declaro que hay

    libertad en tu nombre.

     

    En efecto, nada ni nadie

    podrá intervenir en el propósito

    que tienes con mi hijo.

     

    Dios, muéstrale que

    tú eres un Dios de milagros.

     

    Además, que él pueda entender que

    cada cosa que ha pasado

    es para que tú, Dios,

    te glorifiques en su vida.

     

    Finalmente, me queda

    solo esperar en ti, Dios,

    creyendo que eres bueno

    todo el tiempo

    y que escuchas mis oraciones.

     

    En consecuencia, sé que

    todo saldrá bien

    en la operación de mi hijo,

    porque confió en ti,

    Dios padre, hijo y Espíritu Santo,

     

    Amén.

    La ciencia es creada por Dios

    Algunas personas piensan que no deben creer en médicos. Y sí, Dios tiene el poder de sanar con solo hablar y dar una orden a nuestro cuerpo. No obstante, también les dio un don a los médicos, pues ellos son instrumentos para ayudar a la sanidad de nosotros y nuestros hijos.

    Si ponemos todo en manos de Dios, el bien y la misericordia de Dios nos seguirán todos los días. Con todo, orar es lo esencial para que se vea manifestada su presencia, tanto en nosotros como en nuestra familia y al hacer la poderosa oración por un hijo antes de una operación, en efecto, Dios será el médico por excelencia y estará al control.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más