Saltar al contenido

La mejor oración para la noche buena cristiana ¡Gracias por todo Padre!

22 junio 2020
La mejor oración para la noche buena cristiana ¡Gracias por todo Padre!

Oración para la noche buena cristiana. Aprenderás acerca de la mejor oración para la noche buena cristiana ¡Gracias por todo Padre! sabrás la importancia que tiene realizar esta oración, ya que va dirigida al Dios de los cielos.

Del cual es el mundo y su plenitud; para realizar este clamor, no debes dudar de lo que pides sino tener fe y paciencia, de que lo que vas a pedir al Padre, lo recibirás conforme al deseo de su voluntad, es necesario que te humilles, reconozcas; pidas perdón por todos tus pecados, y puedas ver la gloria de Dios, en la respuesta que obtendrás de ella, porque el Señor cumple sus promesas; a los que le aman.

Oración para la noche buena dando gracias al Padre

 Sean dadas gracias al Todopoderoso, en el nombre de su Hijo Jesús, porque cada mañana son nuevas sus misericordias, y su fidelidad cada noche, y están atentos sus oídos a las oraciones de sus hijos que se esfuerzan en serles agradables.

En primer lugar, Jehová, mi Dios,

en el nombre de tu Hijo Jesús,

te doy gracias por tu amor eterno

y por tu gracia para conmigo

y también con toda la humanidad, perdona

nuestros pecados,

bendícenos en esta noche buena.

 

Por consiguiente ayúdanos,

a que sepamos valorar,

a nuestros hermanos, en ti mi Cristo

y también a nuestros familiares

y seres queridos.

 

Asimismo a nuestro prójimo

amarnos los unos a los otros,

que en estos momentos

podamos aprender más a ayudarnos.

 

Que no solo busquemos nuestro

bienestar, sino también

ocuparnos en orar y desearles

el bien a los demás,

bendícenos Señor, en esta noche buena;

y que podamos disfrutar de tu

hermosa presencia,

gracias por todo, Padre.

 

Jehová, Dios de los ejércitos,

te doy gracias porque tú

eres bueno; por tu sangre

derramada en la cruz,

puedo tener paz en medio de las tormentas.

 

Cúbrenos

con tu manto santo

en esta noche buena.

 

Amado Salvador, Dios de

misericordias, grande es tu amor

para conmigo y para con todos,

pues nos amas a todos por igual,

 

Ayúdanos en esta noche buena;

y siempre a amarte sobre

todas las cosas, a amarnos

los unos a los otros.

 

También a que este día,

sea lleno de tu luz en nuestras vidas,

ayúdanos a ser la sal;

que anhelas que seamos para la tierra.

 

Rodéanos con tus misericordias

que son perpetuas y llénanos

de tus grandes bendiciones

en esta noche tan especial.

En esta noche buena, te ruego Señor,

llénanos de ti, lava nuestras

vestiduras de toda mancha,

lávame más y más de

mi maldad, restáurame,

vivifícame con tu fuego.

 

Guárdanos de todo mal

por amor a tu nombre,

gracias por todo, Padre.

 

Mi Dios y mi Rey, a ti clamo

desde la tierra, ayúdame en

esta noche buena a

buscar más de tu presencia,

a implorar tu favor en todo tiempo.

 

A estar sedienta de ti siempre y así

adorarte y alabarte aun más,

porque mi carne te anhela.

 

Jesús, eres tan hermoso; Señor,

tu belleza es inigualable, se tú

en esta noche buena

embriagándonos de tu dulce amor.

 

Ayúdanos también a estar

siempre humillados

delante de ti, porque tú

eres Santo y nosotros pecadores,

sálvanos por tu gracia.

 

Finalmente Padre,

en el nombre de tu Hijo Jesús,

te doy gracias; porque

enviaste a tu Hijo Jesús, a morir

en una cruz, para darnos vida

en abundancia; perdona nuestros pecados.

 

Asimismo ayúdanos a caminar

en integridad y en santidad

en esta noche buena y siempre.

 

Por último, Dios mío,

tú eres mi único refugio,

en ti confío; guárdame de toda

idolatría, ayúdame a adorarte y servirte

solo a ti mi Rey.

 

Porque solo

tú eres digno, lléname de tu amor,

endereza todo lo que esté torcido

en mi y en todos; bendícenos

en esta noche buena,

gracias por todo, Padre.

 

Amén

Bendecidos en todo tiempo por el Todopoderoso

Oración para la noche buena cristiana. Hemos aprendido, que a través de la oración podemos tener intimidad con Dios, teniendo libertad para poder expresarle lo que sentimos; o confesarle al Rey cualquier situación que estemos viviendo. Para que nos ayude a encontrarle solución, nos encamine por sendas de justicia; verdad, rectitud, bendiciéndonos así en la noche buena, en cada segundo de nuestras vidas.

Permitiéndonos disfrutar de su hermosa presencia, de sus bendiciones, siempre que nos esforcemos, en serle agradables; obedientes en toda nuestra manera de vivir, para que así puedan ser oídas y respondidas nuestras oraciones, según su voluntad; siendo agradecidos por su amor y por su gracia para con nosotros.