Milagrosa oración de protección de la salud y contra enfermedades

Un ser humano completamente saludable, puede realizar todas sus actividades de manera óptima. En este sentido, de manera constante se debe practicar una milagrosa oración de protección de la salud y contra enfermedades, por cuanto es vital para seguir adelante.

Asimismo, se debe confiar total y plenamente en la fuerza espiritual de Dios Padre, ya que él protege a sus fieles servidores en todo momento. En efecto, de la mano del señor todo será posible y la buena salud es fundamental para ejecutar las acciones encomendadas por el Jefe Supremo. En este sentido, el contar con un espíritu libre y generoso garantiza un estado saludable óptimo, gracias al poder de Dios.

Índice

    Milagrosa oración de protección de la salud y contra enfermedades

    Todos los fieles y creyentes, alrededor del mundo, deben orar de manera constante con la finalidad de pedir por la salud. Igualmente, se debe establecer una profunda y sincera conexión con el poder de Dios padre.

    Asimismo, desde la iglesia, que es el hogar del santo Padre, se debe pedir por el buen estado de salud de todos los seres humanos. El jefe supremo de la humanidad creó a todos los hombres y mujeres, a los fines de que fueran felices y una buena salud es vital para lograrlo.

    En la actualidad, han surgido padecimientos que han causado un gran impacto en la humanidad. Asimismo, enfermedades que estaban completamente erradicadas han aparecido de nuevo, lo cual es preocupante.

    No obstante, se debe acudir a la ayuda de Dios a través de una oración de protección de la salud y contra enfermedades. Sin duda, con el apoyo del señor no habrá ningún mal que pueda aquejar notoriamente a la humanidad, su poder espiritual es infinito e inagotable.

    Mi amado señor,

    te pido que me protejas

    bajo el poder

    de tu misericordia. 

     

    A los fines de

    contar con buena salud,

    que me permita seguir adelante y

    cumplir así con todos mis

    proyectos de vida.

     

    Todo será posible

    si cuento con tu

    apoyo y amor

    incondicional mi Dios.

     

    Además, te pido

    mi venerado padre,

    cuides la salud de

    mis padres, hijos,

    primos, sobrinos.

     

    Amigos y demás

    compañeros incondicionales que

    comparten a mi lado

    la existencia.

     

    Asimismo, te pido que

    intercedas para

    protegernos de tantas

    enfermedades.

     

    Que han

    ido apareciendo y generan

    tanto dolor y padecimiento en

    la humanidad.

     

    Sobre todo, sólo tu

    mi querido señor

    posees el poder suficiente

    para proteger la salud.

     

    Que

    es tan necesaria y vital

    para transitar por

    el sendero de

    la vida.

     

    Sin una salud óptima

    no pueden efectuarse

    todas las tareas que

    has encomendado en

    este plano terrenal.

     

    Por ello, te pido que

    en ningún momento

    nos abandones.

     

    Tu amor es infinito

    e incondicional,

    por lo cual estoy

    completamente seguro

    que mis seres queridos

    y yo contamos contigo.

    todo esfuerzo tiene su recompensa quedarse en palabras lleva a la pobreza

    En efecto, la luz proveniente

    desde tu hermoso reino

    ilumina el camino

    y fortalece la salud de

    todos tus hijos.

     

    Finalmente, coloco

    en tus manos

    amado señor

    mi alma y corazón.

     

    Asimismo, te pido que

    cuides mi salud y

    la de los demás

    sin descanso.

     

    Sin duda, te amo y

    te amaré

    por siempre

    mi venerado padre.

     

    Con todo, eres luz que

    brilla en el bello

    firmamento, hágase

    tu voluntad ahora y siempre.

     

    Amén.

    El apoyo incondicional de Dios Todopoderoso

    Sin duda, el apoyo y respaldo espiritual de Dios Padre es lo que brinda la fortaleza necesaria para contar con buena salud. A pesar de que en la actualidad la cotidianidad genera tanto estrés y angustia, el señor siempre se encuentra presente para apoyar.

    Todo hijo de Dios debe pedir a diario por su salud y la de los demás. No obstante, el señor anhela que todos sus protegidos se encuentren bien en todo momento y con un estado saludable óptimo pueden cumplir a cabalidad con su misión en este plano de la existencia.

    Al respecto, se debe orar y predicar la palabra cristiana en forma consecuente, a los fines de que ese llamado sea escuchado en el reino de Dios. Desde su poderoso trono, el Señor protege a todos sus servidores, garantizando así su bienestar espiritual.

    Finalmente, es importante tener presente que un espíritu conectado de forma permanente con el poder de Dios garantiza la tranquilidad y la felicidad. En consecuencia, el estar en perfecta sintonía con el Santo Padre fortalece la salud física y mental, lo que redunda en bienestar espiritual.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más