Saltar al contenido

Oración para proteger a nuestro país de una pandemia o epidemia ¡Muy efectiva!

19 abril 2020

Si duda alguna, las pandemias siempre han existido en el mundo. Desde antes de Cristo y después de Cristo. Es por ello que se realiza  una oración para proteger a nuestro país de una pandemia o epidemia. Así como que resulta interesante y llena de veracidad para poder protegernos.

No obstante, se conocen enfermedades de distinta clase. De las cuales algunas resultan fatales ya que se puede morir la persona. Así como también una pueden tener la cura. También debemos fortalecernos en la fe y el amor de Dios,  para poder librarnos de las pandemias que lleguen al mundo con una provechosa oración para proteger a nuestro país de una pandemia o epidemia.

Oración para cuidar a nuestro país de la enfermedad o pandemia

Es importante señalar, que para Dios no hay nada imposibles. Solo él es el dador de la vida. Asimismo debemos tener siempre presente una oración para proteger a nuestro país de una pandemia o epidemia Esta oración nos llenara de fe para y de cierta forma estar cubiertos con la sangre de Cristo.

Padre, tú que estas en los cielos y en la tierra.

a ti doy gracias cada día.

Porque te encuentras atento a mi llamado.

Y así podras ayudarme en esto.

 

En primer lugar amado Dios,

Pido tu protección por cualquier enfermedad.

Asimismo líbrame de enfermarme.

 

Cada día tus maravillas estén conmigo.

Permite que brille la luz en mi vida.

Además concede los deseos de mi corazón.

 

Fortalece mi alma.

Y llena de bondad mi vida.

Desde ahora mi señor.

 

Por la razón de que, soy tu hijo.

Te pido que me ayudes,

Líbrame de las pandemias que hay en el mundo.

Quiero cada día estar bien de salud.

 

En segundo lugar recurro a ti porque,

Tú eres  mi médico por excelencia.

Igualmente a ti encargo mi vida.

 

Quiero ser librado de las pestes del mundo.

Cúbreme con tu sagrado manto.

Eres poderoso y lleno de gracia.

 

En este momento,

Te lo suplico, con todo mi corazón.

Es tu amor el que sostiene,

Cierro mis ojos para suplicarte.

 

Aparta de mi vida esta pandemia.

Ya no quiero epidemias en mi cuerpo;

Tú eres mi ayudador.

Todo lo puedes y lo vez.

 

Por lo tanto, líbrame de esta epidemia.

Además tu palabra es sagrada.

Asimismo eres tu quien puede ayudarme.

No hay nada imposible para ti.

 

Te lo ruego señor.

Asimismo lléname por favor de mucha salud.

Concede salud a mi cuerpo,

Y también la vida.

 

Es  tu poder el que me conforta.

Desde ahora padre, eres mi salvador.

Como lo he dicho antes, me postro a tus pies,

Eres tú mi Señor, bondadoso y honorable.

 

Padre celestial bendíceme.

Protégeme del mal de las pandemias.

Escucha mis ruegos.

 

Ten tus oídos atentos a mis palabras.

De tal forma sabemos que,

Eres un dador alegre,

También seré bendecido.

Desde siempre enderezas mi vida.

Ahora te lo suplico.

Líbrame de tanto mal.

Así como también de las enfermedades.

 

Aparta las pandemias o epidemias del mundo.

Eres mi padre,

Mi gran ayudador.

 

Estoy clamando con mi alma,

Quiero que escuches mi oración,

Ten piedad y misericordia de mí.

 

No permitas que sea quebrantado,

Levántame con tu poder.

Es tu amor el que sostiene,

No te apartes de mí.

 

Oh mi Dios, del cielo.

A ti suplico encarecidamente

No te olvides de tu hijo.

 

Anhelo más de ti,

Dime que estás conmigo.

Solo puedo confía en ti señor.

No más enfermedades.

Tampoco quiero que nos angusties.

Guíame cada día.

 

Quita el miedo que invade mi corazón.

Que está presente y latente mi alma

Está sonando en mi corazón,

Largos presagios de gran angustia.

 

Necesito de tu sabiduría y fortaleza en todo momento.

Eres el Creador de todo este universo,

Siempre estas acompañándome y velando,

Por mi bienestar.

 

Ayúdame Amado Dios todopoderoso,

Para así poder dar certeza de tu poder.

Solo en ti esta mi esperanza.

 

Mi fe y bondad la dejo ante tus ojos.

Escucha mi corazón,

Ahora te lo estoy pidiendo.

 

Quiero tu amor,

Nunca se aparte de mí.

Como dice nuestro Padre nuestro,

No me desampares ni de noche mucho menos de día,

Danos el pan de cada día.

 

Bendito Dios no nos abandones.

Suplico con lágrimas en mis ojos.

Mi sabiduría se llene más de ti,

Protégeme siempre.

 

Asimismo límpiame con tu sangre preciosa,

Solo tú eres lleno de poder.

Levántame de esta angustia.

 

Ya quiero que esto termine.

Ven y háblame al oído.

 También quiero escuchar tu voz.

 

Con tal de que mis ruegos ya se sienten cansados,

No permitas que desmaye.

Hazme ver la buena nueva,

De tu majestuoso poder.

 

De esta manera líbrame del enemigo.

Aparta de mí la enfermedad.

No quiero estar avergonzado;

Aléjame de las pandemias mi señor.

 

Líbranos te lo suplico.

Por la tanto bendícenos de salud.

Ruego a ti en este instante.

 

Te alabare y gloriare cada día tu nombre.

Solo tú eres hacedor de milagros.

De esta seremos librados.

 

Ya no mas epidemias al mundo.

Cada di mi Dios a ti clamare.

Oh mi salvador bendito.

 

Eres tú el dador de la vida.

Ya no más pandemia.

Permite que tu espíritu este aquí.

 

Es decir socórrenos como tus hijos amados.

Siempre has vivido en mi corazón.

Pero es ahora que más necesito de ti.

 

Por ese motivo escucha mi oración.

Ten atentos tus oídos,

Grande y maravillosas son tus obras.

 

Oh mi señor Jesucristo.

No me abandones.

Trae paz a mi vida.

Que tu vara y tu cayado estén siempre a mí.

Has este milagro.

En tus manos dejo mi corazón.

 

Líbrame y apártame del mal.

No quiero esta pandemia en mi vida.

Bendice a mi familia

Y también líbralas de esta pandemia o epidemia.

 

Eres tú mi padre,

Eres el creador de todos nosotros.

No permitas que tenga temor,

Tal como solo tú me harás vivir confiado.

 

Apártame del sufrimiento.

No permitas que lleguen epidemias.

Ten misericordia de mi Jehová.

 

De tal forma endereza mi vida.

Es tu amor lleno de poder.

No permitas que me rinda.

 

Igualmente levántame con el poder de tu amor.

Tal como en tu nombre me levantare,

Y solo en ti me glorificare.

 

Sostenme con la diestra de tu justicia.

Oh padre amado,

En consecuencia a tus sacrificios.

 

Tú eres mi salvador.

Solo en ti encomiendo mi vida.

De tal forma, no apartes tu protección de mí.

 

A la par a todo solo tú  eres mi protector,

Eres mi más grande refugio.

Lléname de tu fe,

Igualmente alzare mis manos al cielo.

 

Dando las gracias de tu milagro.

No apartes tu mirada de mí.

Ten misericordia te lo pido,

Llena de gracia mi vida.

 

Quita la angustia que siente mi corazón.

Finalmente en ti esperare por este milagro,

Porque es tu poder quien puede ayudarme.

Amén.

Protejamonos por medio de oraciones

Es el poder y la gracia de nuestro señor Jesucristo, la que está alrededor nuestro. Atravesamos por distintas situaciones en la vida; sobre todo las pandemias o epidemias que llegan al mundo. Equivalentemente, existe la oración para proteger a nuestro país de una pandemia o epidemia ¡Muy efectiva! Es por medio de ella que seremos librados de las enfermedades y así Dios interfiera grandemente.

En consecuencia las escrituras del señor son muy sabias y en gran manera son cumplidas. Finalmente en alguna dice, que tendremos enfermedades así como cuando él estaba vivo, pero solo el venció al mundo y de las pandemias o epidemias seremos librados.