Saltar al contenido

Oración a San José de Cupertino – Estudiantes y Exámenes

16 marzo 2020
Oración a San José de Cupertino - Estudiantes y Exámenes

Si experimentas mucho nerviosismo al momento de presentar un examen, no te preocupes… te traigo esta oración a San José de Cupertino: estudiantes y exámenes, para que te vaya excelente. La biografía de este Santo describe a un hombre humilde, servicial y atento. Era una persona a la que le costaba rendir frutos académicamente en su edad adulta.

Durante el proceso para su ordenación franciscana y que desertó escolarmente a muy temprana edad por su situación económica, lo que no le facilitaba las cosas. Aun así, para su época es el más reconocido por sus levitaciones y su fe para ser franciscano. También porque logro ordenarse para ser sacerdote, luego de intentarlo en varias oportunidades.

Normalmente ante situaciones ocurridas durante sus evaluaciones que parecieron verdaderos milagros. Se dice que, él solamente sabía interpretar lo que significaba un pasaje de la Biblia y que cuando fue interrogado para ordenarse. Esa fue la pregunta que le hicieron. Por eso se le atribuye el cuidado de los estudiantes y para los exámenes.

Oración a San José de Cupertino para los estudiantes y para aprobar un examen.

Esta oración que vas a leer es muy bonita, porque realmente, en alguna oportunidad tú vas a necesitar de ese auxilio, sea para ti mismo o para un familiar, un hijo, primo, sobrino, amigo, entre otros. Tanto para la vida como estudiante, como para los exámenes que puedan presentar durante esa trayectoria.

“San José de Cupertino,

Tu que eres el Santo de los estudiantes,

guíame para hacerlo con la misma intensidad que tú lo hiciste.

Ayúdame para tener tu persistencia,

para que pueda lograr esto que me propongo.

 

Te pido que ante cualquier obstáculo me concedas la resistencia

que requiera para superar la adversidad.

Que en cada situación difícil encuentre la sabiduría para afrontarla.

 

Imploro tu ayuda en los momentos en los que

presentando un examen yo olvide la respuesta,

porque tu más que nadie sabe que,

aún en constante estudio eso puede suceder.

 

Requiero tu ayuda muy especialmente

cuando mi mente se ponga en blanco,

porque me concedas así el auxilio para conseguir ese conocimiento

que llegó a mi mente por mi constante estudio.

Ayúdame a controlar mis nervios ante cualquier examen o interrogatorio

o ante cualquier profesor que parezca intimidante.

Por favor, que tenga el puntaje requerido siempre.

 

Te solicito tu intercesión por todos los estudiantes que así lo necesiten

y que en este momento en cualquier lugar del mundo

estén presentando una prueba y que,

así como tú lograste eso que deseabas

yo tenga también la sabiduría para conseguirlo.

 

Gracias Santo porque sé que obraras

para que ese conocimiento sea transmitido ante el profesor

que lo requiera durante el momento justo,

porque en cada palabra se manifieste la fe que por ti siento.

 

 Esta oración muy especialmente la dirijo para requerir la sabiduría,

luz y direccionamiento para

(Puede ser para decir tu nombre o puedes decirla en nombre de otra persona).

 

Amén.”

Bendito José de Cupertino,

Santo poseedor de gracia celestial.

En este momento vengo a suplicarte.

Concédeme la capacidad de superar este examen,

hazme sacar buenas notas.

Ayúdame en mis estudios,

dándome la fuerza y la constancia que tú tuviste,

 no dejes que me rinda.

 

Al final los estudios traen grandes recompensas.

Quiero seguir tu ejemplo.

Provéeme de intelecto,

de convicción para alcanzar mis objetivos,

 hazme perseverante.

Cada prueba y evaluación que logre superar,

será dedicada a tu gloria.

Permíteme tener tu compañía,

para que en circunstancias frustrantes

en las que no recuerde nada,

me brindes soporte y pueda continuar.

 

Si caigo, ayúdame a levantarme.

Si llego a tener malas notas,

no dejes que me desanime,

déjame seguirlo intentando.

Sé que contigo

no me será difícil llegar a la meta.

 

Guíame, sé mi maestro.

Muéstrame cómo lograste tus hazañas,

 enséñame a luchar por lo que quiero.

Regálame un poco de tu divinidad,

aquella que te hizo triunfar en esa difícil situación.

 

Reconozco que no soy digno

 de poseer tus atributos celestiales,

pero también comprendo

que no me abandonarás,

así como Dios no te abandonó

cuando más le necesitabas.

 

Santo bendito, santo prodigioso,

tantos son los estudiantes que recurren a ti,

 es muestra de tu asombroso poder.

A tantos has ayudado

y a tantos seguirás ayudando,

que me es imposible no venerarte.

 

Concédeme el honor de ser uno más,

otro humilde estudiante

que fue intercedido por tu bondad.

Llevaré a los que se hallen en mi situación,

para que se encuentren contigo.

 

A todos diré lo milagroso que eres.

A ti ofrezco mi gratitud,

 contigo estaré siempre en deuda.

Todo mi éxito se deberá a tu gracia.

Santo Padre Celestial,

soy un estudiante que busca un gran futuro,

me esfuerzo cada día por aprender,

sin embargo tengo algunos problemas.

 Necesito asegurar la excelencia,

necesito tu ayuda para ello.

 

Quiero pronto ser un gran profesional,

con conocimientos bastos sobre diversos temas,

me gustaría que mis calificaciones

siempre fueran las adecuadas.

 

Tengo miedo de fallar en una evaluación,

sobre todo si esta es muy importante,

 por eso pido tu amparo,

así como se lo diste a San José de Cupertino.

 

Y también te imploro que me hagas un gran favor,

 este magnífico Santo no abandona

a los estudiantes en momentos de angustia,

 por lo que ruego que le hagas un llamado

y le des tu gracia.

 

A San José de Cupertino y a ti mi Dios,

hago esta humilde petición,

a través de esta oración pido ayuda en mis exámenes.

Con ustedes a mi lado nada mi preocupará,

pues sé que si me esfuerzo, nada olvidaré.

 

Mi Santo, sé mi luz cuando la oscuridad

 llene mi mente durante la presentación de mi evaluación,

hazme encontrar la respuesta correcta en mi cabeza,

no dejes que nada más me perturbe

ni me quite la calma.

Quiero concentrarme solo en ese momento

en el que esté únicamente yo con las preguntas.

 

Guía mi mano al escribir,

guíame también al estudiar y aprender,

para conocerme y conocer

de qué manera entiendo mejor.

Ayúdame a llevármela bien con mis maestros,

 para así solucionar cualquier duda sin inconvenientes.

 

Permíteme ser un estudiante modelo,

déjame dar el ejemplo para que así

mis compañeros puedan seguirme.

Concédeme el don del servicio,

de esa forma yo no seré el único beneficiado,

repartiré ayuda a quien la necesite y te daré a conocer

 

Trataré de que tu nombre sea reconocido mi Santo,

los estudiantes te necesitan y te alabarán con amor

cuando conozcan tu milagroso poder.

Con el favor de Dios y con tu compañía,

todos tendremos lo necesario

para superar exámenes sin importar la dificultad.

 

Amén.

Del estudio constante y del amor al estudio.

Esta oración es para los que se esfuerzan por estudiar y adquirir conocimientos. Pero que, tienen inconvenientes académicamente para expresar lo que aprenden, así como lo vivió San José de Cupertino en sus exámenes o cuando era interrogado.

El recibió ese auxilio de Dios, porque en su corazón se guardaba mucha FE, por eso es el Santo ideal para pedir el auxilio e intercesión ante Dios por el estudiante. Pide siempre en oración a San José de Cupertino por los estudiantes y los exámenes.

Su espíritu servicial y humilde lo caracterizo y así responderá tu pedido.

Espero que, al conocer aquí un poco más sobre la historia de este Santo, tú puedas comentarla con otras personas, amigos o familiares y compartir esta oración, con todos los estudiantes que conozcas, para que logren la meta por la que están estudiando y alcancen eso que se han propuesto, siempre agradando a Dios.