¿Cómo orar correctamente a Dios para que me dé un esposo? ¡En menos de un año!

¿Cómo orar correctamente a Dios para que me dé un esposo? ¡En menos de un año!

Encontrar el esposo ideal para tener hijos es el anhelo de casi todas las mujeres. A veces se torna algo difícil, por lo que hoy te diremos cómo orar correctamente a Dios para que te dé un esposo.

La castidad es una virtud que pocos poseen. Por lo general, soñamos con encontrar la pareja con la que podamos conformar un hogar y compartir el resto de nuestras vidas con el ser que nos complementa.

La sociedad ejerce más presión sobre el sexo femenino para que se case o tenga pareja. Es común escuchar expresiones como “te vas a quedar para vestir santos”, generando diversas emociones negativas.

No hay que actuar con desesperación, solicita a Dios que ponga en tu camino a la persona idónea para contraer matrimonio. Es un paso muy importante en la vida por lo cual se requiere claridad para elegir a la persona adecuada.

Índice

    ¿Cómo orar correctamente a Dios para que me dé un esposo?

    Si sientes que es tiempo de casarte y no has conseguido a ese ser con el cual compartir tu vida, solicita a Dios su ayuda y guía para ese propósito. Hazlo con la conciencia clara de lo que significa el plan de Dios para formar una familia.

    Santo Padre celestial, acudo a ti con reverencia,

    para darte gracias por darme una vida buena,

    pero como Adán en el Edén,

    me siento sola sin una pareja.

     

    Han pasado varios años de esperar pacientemente,

    sin embargo, ya no quiero esperar más,

    necesito un esposo con quien

    pueda compartir todas las cosas.

     

    Ansío conformar una familia,

    de acuerdo a tu voluntad divina.

     

    Tener hijos y educarlos para tu gloria, Padre.

    Y contar con alguien para

    compartir los días y las noches.

     

    Fortaléceme en esta espera,

    acrecienta mi confianza,

    perdóname si flaqueo,

    desespero o angustia.

     

    Me creaste y conoces todo de mí.

    En ocasiones, me siento aterrada,

    al pensar que el tiempo pasa tan velozmente

    y me arranque el sueño de poder ser madre.

     

    Sabes cuánto deseo poder tener descendencia,

    sentir el cuerpo tibio de un niño entre mis brazos

    y verlo crecer grande y fuerte en tus caminos.

     

    Sin embargo, no quiero ser madre soltera,

    no quiero ofenderte con

    una conducta inapropiada,

    por eso, necesito un

    esposo y hacerlo como tu ordenas.

     

    Escucha mi petición, Padre

    amante y misericordioso:

    Concèderme la dicha de encontrar

    al que será mi esposo,

    de acuerdo a tu santa voluntad y para tu gloria.

     

    Aspiro sea un hombre amoroso, piadoso y justo,

    que comparta mi esperanza en ti,

    para poder construir un hogar

    en los cimientos de la fe.

     

    Envía tu Espíritu Santo en mi auxilio

    que me de sabiduría para tomar la decisión correcta,

    e ilumine mi entendimiento

    para identificar a quien ha de ser mi esposo.

    Quiero sentir el amor como

    dice la Biblia en Cantares:

    “Las muchas aguas no podrán apagar el amor,

    ni lo ahogarán los ríos”.

     

    Provéeme de un esposo que pueda acompañarme

    en el camino de la obediencia a tus mandamientos

    como es tu voluntad, Padre misericordioso.

     

    Si concedes mi petición, yo comprometo mi alma

    y pondré todo mi empeño en

    cultivar día a día la relación

    para mantenernos sirviéndote

    con nuestras acciones.

     

    Seremos espejos reflejando

    tu gloria y bendiciones,

    para testimoniar ante nuestros

    hermanos lo que debe ser un hogar

    guiado por tu Santo Espíritu y una unión bendecida.

     

    ¡Dame la oportunidad de alcanzar

    esa dicha, mi Dios!

    lo necesito para sentirme completa y feliz:

    tener un esposo y transformarnos

    en una sola carne.

     

    En realidad, he tenido testimonios

    de tu amor y cuidados,

    confío que, en tu piedad,

    responderás mi petición

    porque me amas y lo has

    demostrado desde siempre.

     

    No obstante, dejo en tus

    manos mi súplica,

    agradeciéndote de antemano.

     

    Finalmente, toda mi solicitud la hago en

    el nombre de tu hijo, Jesús.

     

    A quien sea la honra y la gloria

    por los siglos de los siglos.

     

    Amén.

    La solidez del amor de Dios

    Sin duda, la esencia de Dios es amor, manifestado de mil formas y manera. El amor es eterno como nuestro creador. En realidad, nada de tanta magnitud puede encontrarse en la tierra. El reflejo más nítido del amor se encuentra en la familia.

    Sin duda, este núcleo está lleno de amor, sacrificios y entrega. Constituye una alegoría de la Santísima Trinidad a través de la relación entre padres e hijos, cuyo vínculo permanece por siempre. Glorifiquemos a Dios por este medio. Orar correctamente a Dios por un esposo te acercará a Dios y él concederá las peticiones de tu corazón.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más