Saltar al contenido

¿Para qué sirven las oraciones a San Alejo? ¡Descúbrelo!

17 junio 2020
¿Para qué sirven las oraciones a San Alejo? ¡Descúbrelo!

San Alejo fue un hombre que desde muy niño aprendió de sus padres que el ayudar a los más necesitados hacía grande las bendiciones de Dios. Su familia era de muy buena posición económica, vivían cómodamente y nos les faltaba nada. San Alejo acostumbraba a dar comida a los más necesitados. Se convirtió en un Santo muy milagroso por el voto de pobreza y humildad que dedicó a Dios. Pero sabes, ¿para qué sirven las oraciones a San Alejo?

Su maravillosa bondad y humildad se empezó a ver en él como presencia de Dios. Constantemente se aferraba a la oración por desvalidos y más necesitados. De su propia comida le dada a los hambrientos para calmar su necesidad y de sus consoladoras palabras brindaba socorro. A quien en su corazón sentía ansias de conocer de Dios y de sus enseñanzas.

Su sentido de dar a los demás todo lo que tenía. Sin importar discriminación alguna; lo hizo muy popular en el pueblo, la gente le buscaba para escuchar sus palabras y recibir sus bondades. Los niños le rodeaban en las plazas para escuchar en sus historias hablar de Dios y para aprender a orar con verdadera devoción.

San Alejo siendo rico se convirtió en un Mendigo

Mientras su devoción y amor a Dios le hacía cada vez alejarse más de las cosas terrenales para conectarse en espiritualidad con la santidad. Se fue apartando de todo lo que su familia le ofrecía para entregarse al servicio de los demás.

A tal punto que decidió partir hacia otra ciudad disfrazado de mendigo. Se adentra entre las calles de Roma y con harapos en su cuerpo recibía limosnas. Las recogía y agrupaba para luego darlas a los que pedían piedad entre los pobladores. Recibía limosnas para dar limosnas.

Entre la multitud se perdía, pero a la final siempre se hacía notar por su particular forma de hablar a los demás. Pues siempre buscó convertir a las personas en verdaderos cristianos, en fortalecer su fe en Dios y en enseñar la palabra sagrada a quienes desconocían de ella. Ya fueran chicos o grandes.

Cuando un Sacerdote del pueblo lo reconoció e identificó, huyó despavorido de nuevo hasta su hogar, con su familia. Allí no fue reconocido por nadie, pero fue empleado por sus propios padres y asignado trabajos humillantes que cumplía a cabalidad. De igual forma siempre siguió dando a los demás lo poco que allí recibía. Su voto de pobreza y humildad lo acompañó hasta los últimos días de su vida.

¿Para qué sirve implorar en oraciones a San Alejo?

Cuando deseamos hacer alguna petición especial, siempre recurrimos a la oración para hacer llegar nuestro llamado. La dedicamos a Dios, a algún Santo en particular, a las Vírgenes o a los Ángeles. Si nuestro santo devoto es San Alejo, podemos dedicar nuestras oraciones diarias o una novena con la finalidad de separar a dos personas que no deberían estar juntas. Por diferentes razones, bien sea amistad, amor, compañía o sociedad.

¿Para qué sirven las oraciones a San Alejo? De igual manera la podemos utilizar para unir en lazos sentimentales a dos personas, o para que San alejo traiga a mí el amor que tanto deseo.

El poder milagroso y misericordioso de San Alejo le permite interceder ante Dios por cualquiera de nuestras peticiones. Siempre es importante tener en cuenta que debemos estar claros de lo que queremos y estar conscientes de que esta petición nos favorece y beneficia. O en su defecto que la petición solicitada favorece a las personas por quien estamos pidiendo.

San Alejo como intermediario ante Dios, tiene la voluntad de que Dios nos cumpla nuestras peticiones. Pero debemos tener la certeza de que Dios siempre va a querer lo mejor para nosotros y jamás cumplirá algún deseo que atente contra nuestro bienestar. Y vaya en contra de sus leyes divinas.

Oración para que San Alejo interceda por nosotros

La oración ha sido desde siempre la mejor manera de establecer comunicación con Dios. La sensación de paz y tranquilidad que se experimenta al momento de entrar en completa oración y conexión espiritual. Nos permite hacernos personas piadosas y como reflejo del amor de Dios, hombres y mujeres de bien, obedientes a su voluntad.