Saltar al contenido

La oración de bendición más efectiva contra las tempestades

13 agosto 2020
La oración de bendición más efectiva contra las tempestades

Al comienzo de nuestra vida cristina, comprendemos que tan importante es tener intimidad con el Padre; la oración de bendición más efectiva contra las tempestades, se encuentra en el reconocer que es nuestro Dios quien tiene el control de todo.

Asimismo, creeremos que nuestra espada es nuestra fe, ante las luchas y dificultades. Ya que en este mundo encontraremos aflicción, la mejor manera de permanecer fuertes ante cada situación, es entregarle nuestra carga al único que puede llevarla y darnos el triunfo que necesitamos. Igualmente, es nuestro Dios Todopoderoso, quien nos dará en todo momento la paz y el consuelo que pudiéramos necesitar en ese instante de tempestad.

Oración de bendición contra las tempestades

Además de pedirle a Dios las fuerzas para que nos ayude en los momentos de dificultades, tenemos que pedirle de igual forma que derrame de su bendición en nuestra vida. Porque necesitamos de su poder y amor para vencer todo lo que se nos presente.

Porque en ti esta mi fuerza

a ti clamo hoy;

reconociéndote como

Poderoso gigante

en mi vida.

 

También, eres escudo

a quien a ti acude.

 

¿por qué quien puede contra ti?

el Poderoso de Israel que sostiene

el mundo en sus manos.

 

Es más, fuiste tú él

creador de los cielos

y la tierra.

por ello, todo se sujeta a ti.

 

Ciertamente es por tu mano

que destilan rocío los cielos;

las aves cantan y

los tiempos cambian.

 

Por ello Padre Eterno,

te ruego que en este

momento de angustia

seas tú mi fortaleza.

 

Porque a ¿ Quién más puedo ir?

¿acaso no eres tú mi creador?

¿ y me conoces?.

 

Por ello mi Dios Eterno te pido

que me des tu mano para seguir.

porque en mi ansiedad me pierdo

y no encuentro el camino para seguir.

 

Además, tu palabra declara

que tú eres mi refugio

y me rodearás con

cánticos de liberación.

 

Por lo tanto te pido Dios altísimo,

que me cubras con tu amor.

 

Porque tu presencia

es la paz de mí existir;

por lo tanto solo quiero estar contigo.

 

Asimismo te ruego

que quites del camino

 todo tropiezo que pueda haber.

 

Ya que en la vida encontramos

todo tipo de angustias

y dolor, sé tú mi guía.

 

Igualmente en mi diario proceder

envía a tus ángeles a

que vallan a mi lado.

 

Porque nuestro adversario,

el diablo, no se cansa

de querer el mal contra mi.

 

Puede que te falle mi Dios,

lastimando tu corazón

con mi indiferencia

muchas veces.

Pero ten piedad de mi vida

y guíame con la

paciencia de tu amor.

 

Ahora clamo a ti,

rogando por tu bendición

en este momento de

sosobra y tormento.

 

Sobre todo temor en mi vida

te pido Dios del cielo

que coloques tu luz;

para que ya no reine

aquella oscuridad.

 

Porque eres tú mi amparo

y fortaleza,

mi pronto auxilio en las

tormentas de dolor.

 

Por ello Padre amado

le doy honor y gloria a tu nombre;

porque te lo mereces,

porque tu fidelidad no cambia.

 

Ahora y por siempre

te agradeceré mi Dios

por tu bendición en mi vida

y en los momentos de desesperación.

 

Ahora sé que esta tormenta

pronto pasará,

porque tú, en todo tiempo

tienes el control.

 

Porque eres el mejor padre,

que cuida a sus hijos

con ternura y amor.

 

Gracias mi Señor,

por acompañarme

en este difícil momento

y darme de tu paz que sobre pasa.

 

Todo entendimiento,

trayendo refrigerio a mi vida.

Finalmente Padre Santo,

a ti te exaltaré y glorificaré

por siempre.

 

Amén.

Paz en la tormenta

La oración de bendición contra las tempestades. En  primer lugar, debemos darle a Dios nuestra adoración en todo tiempo. Ya que es gracias a su fidelidad que aún estamos de pie, obteniendo así la victoria en aquellos momentos de desesperación y angustia.

Como resultado de su infinita fidelidad, en todo tiempo nos cuidará, con gran celo y amor. Porque nuestro Padre Celestial se preocupa de que andemos en completa paz y armonía; en cualquier temporada de nuestra vida él traerá respuesta pronta, aun cuando perdamos la fe y con su paciente amor nos llenara de esperanza y regocijo. Por lo tanto podemos tener paz en medio de la tormenta, si camina de nuestro lado el poderoso en batalla, Jehová de los Ejércitos.