Saltar al contenido

Oración para la bendición de mi esposo ¡Protégelo siempre!

14 agosto 2020
Oración para la bendición de mi esposo ¡Protégelo siempre!

Además de ser el sacerdote del hogar, el hombre de familia tiene que ser un buen esposo y padre. Por lo tanto en esta Oración para la bendición de mi esposo, alzaremos un clamor a nuestro Señor para que lo guíe en todo momento.

Porque es Dios mismo, es quien le pedirá algún día cuenta al sacerdote de hogar de como gobernó su hogar. Por esta razón debemos poner nuestra confianza en el señor para que le enseñe por medio de su palabra a ser un hombre íntegro y digno sin tachaduras; siendo sabio para dirigir su hogar con buena costumbre y moral.

Oración para la bendición de mi esposo

Por consiguiente, reconociendo que es Dios quien da la sabiduría al hombre; le pediremos en oración que dirija en todo el tiempo el caminar de nuestra pareja. También que lo enseñe a ser amoroso y correcto a su vez.

Ahora Padre Amado,

que estoy en tu presencia

te pido que dirijas

los pasos de mi esposo.

 

Asimismo mi Señor,

Santifica su proceder;

para que pueda ser un

hombre íntegro

delante de tus ojos.

 

Sobre todo,

que tu paz

lo, acompañe

todos los días.

 

Asimismo Padre,

renueva sus fuerzas

y dale visión

para ver más allá

de las circunstancias.

 

Además,

enseñoréate de todo

su ser.

 

Por lo tanto Dios,

que él pueda hallar

en ti el mejor ejemplo

a seguir.

 

Asimismo,

trae de tu bendición

sobrenatural

a su vida.

 

Porque es tu amor,

el que nos corrige

y nos ayuda

a ser mejor.

 

Por ello,

no sueltes su mano

y llévalo

por el camino correcto.

 

También,

aclara su entendimiento

para que

pueda tomar

las decisiones correctas.

 

Probablemente

el como hombre

te pueda fallar;

perdónalo Padre

y ayúdalo hacerte fiel.

 

Es más,

tu palabra dice

que eres tú

quien levanta al justo

al caer.

 

Por esa razón,

a ti clamo hoy

creyendo

que eres fiel

a tu palabra.

 

Porque,

si no es por tu bondad

desmayamos.

Por eso necesitamos

tu fuerza.

 

Al comienzo

de todas sus mañanas,

sé tú trayendo

bendición a su día.

 

Es más,

se tú

en medio

de sus pensamientos.

 

Sobretodo Amado Padre,

trae unidad emocional

todos los días

entre nosotros.

 

Es más padre,

ayúdalo a seguir

el diseño original

que tienes para su vida.

 

Por lo tanto mi Dios,

quita toda

dureza de su corazón.

 

Debido a los días malos,

mi esposo

puede guardar

en su corazón

amarguras.

Por eso,

limpia su corazón

y cada día

hazlo un hombre nuevo.

 

En cambio Señor,

si tu corrección

no está,

nos perdemos

en nuestros deseos.

 

Por lo tanto,

enséñale

tu camino a tiempo.

 

Además

que es por tu gracia,

que hoy juntos estamos.

 

Bendice mi hogar

y familia;

no permitas

que el enemigo

la destruya.

 

Porque desde el comienzo

el diablo y sus legiones

ha querido robar

tus bendiciones

a la familia.

 

Por ello mi Dios,

cúbrenos

con tu manto precioso.

 

No permitas

que enemigos ocultos

 se levanten

en contra de nosotros.

 

Por lo tanto,

ayuda a mi esposo

a tener cuidado

de los planes

del enemigo.

 

Ya que como sacerdote

de nuestro hogar,

tiene que velar

por nuestro bien.

 

Probablemente Padre Celestial,

no pagaremos

la deuda jamás

por todo lo que

te debemos.

 

Pero mi familia

te quiere brindar

toda gloria a ti.

 

Por lo tanto,

enséñanos como

agradar tu corazón.

 

Que la bendición

de Abraham

descienda en mi esposo.

 

Sobre todo que

todas las obras

de sus manos,

sean prosperadas en ti.

 

Asimismo,

mi hogar

enaltecerá tu nombre

Santo Dios.

 

Igualmente,

daremos a ti nuestros

planes y sueños;

creyendo que tu voluntad

perfecta siempre es.

 

Amén.

Dios bendice al sacerdote del hogar

Como resultado de la maldad del mundo, el diablo ha pervertido todas las intenciones del hombre. Por lo tanto, ya hoy en día la palabra no vale; todos van tras los deseos de su corazón, destruyendo así el hogar que Dios le ha entregado. Por eso, debemos realizar la Oración para la bendición de mi esposo.

Otro podría ser el resultado, si se dejara que Dios tomara el control de nuestras vidas. Porque él reinando en un hogar, traerá al sacerdote del hogar de su sabiduría y amor; instruyéndole así, a ser un mejor hombre en calidad de esposo y padre.