Oración poderosa para calmar la ansiedad en la cuarentena - Dios, ayúdame a estar tranquilo

oracion poderosa para calmar la ansiedad en la cuarentena dios ayudame a estar tranquilo

Nuestro enemigo, para las personas que estamos sanas, no es el Coronavirus si no la angustia que podamos tener en nuestro corazón, sobre el riesgo de  estar en peligro, es decir de ser contagiados. Esta oración poderosa para calmar la ansiedad en la cuarentena busca pedirle auxilio a Dios para que nos ayude a canalizar nuestras emociones así como todo lo que nos preocupa.

No solo nos preocupamos por nosotros, sino por las personas  que están a nuestros alrededor. Algunas de ellas con sus profesiones de médicos, enfermeros, policías, bomberos quienes igualmente salen todos los días asimismo se exponen a ser contagiados.

🙏 Oración Poderosa PARA CALMAR LA ANSIEDAD EN LA CUARENTENA ¡Dios, Ayúdame a Estar Tranquilo!

Índice

    Oración para que Dios nos ayude a calmar la ansiedad

    El coronavirus, ha sido una marca de un antes como de un después en el mundo. Ya que nunca  nos hemos encontrado tan unidos unos con otros, demostrándonos solidaridad además de acompañamiento.  Una oración poderosa para calmar la ansiedad en la cuarentena debe hacerse con los deseos que se encuentren en tu corazón, orar con sinceridad conseguiremos que el poder de Dios intervenga en nuestras vidas para encontrarnos tranquilos.

     

    ¡Oh! amado… glorioso Jesucristo,

    me pongo de rodillas delante de ti.

     Porque Tú eres bueno ya que nunca me dejas solo,

     asimismo haces grandes cosas por mí.

     

    Además por toda mi familia,

     quiero pedirte un favor muy especial.

     Quiero pedirte que me regales la paz,

    esa que tanto me hace falta.

     

     Regálame tranquilidad en esta época,

    ya que nos encontramos en cuarentena.

     Cólmame con la serenidad que ocupe mi corazón,

     en estos momentos mi  mente está aturdida.

     

    Tengo muchas preocupaciones,

    muchas son las cosas que me aquejan.

      Ya no sé qué más hacer,

     por eso te pido que vengas a mí.

     

     Que toques mi vida para que pueda tener paz,

     para saber que estando contigo todo va a salir bien.

    Creo en confió en Ti con todo mi corazón,

     no sé qué me pasa ya que en ocasiones me olvido de TI.

     

    Me olvido que te encuentras junto a mí,

     ayúdame mi buen Jesús, padre celestial.

    Para  que el día de hoy pueda tener la paz que me ha faltado,

    lléname con la tranquilidad que tanto desea mi alma.

     

     Para poder calmar esta ansiedad que siento,

    ya que no estamos acostumbrados,

    a estar en cuarentena.

    Ayúdame a confiar en Ti,

     recuérdame que todo es parte de un plan maravilloso.

     

    Un hermoso plan  que Tú Padre tienes para mí,

    ¡Oh! Padre amado atiende nuestras suplicas.

     Es maravilloso como a lo largo de la vida,

    tú has sostenido a tantas almas.

     

     Les has sabido dar la paz,

    que tanto han anhelado sus corazones,

    por eso el día de hoy me atrevo también a pedir.

    Solo a Ti único asi como verdadero Dios,

     que me des la tranquilidad anhelada.

     

    Para que en estos momentos,

    pueda tener la sabiduría,

    tú sabes leer la mente solo lo sabes mi Padre celestial.

     

    No sé qué está pasando conmigo,

    ya que no logro concentrarme,

    para poder conseguir la solución.

     

    Por  eso vengo a aclamarte,

     que me des la serenidad que tanto ansío.

     Para asimismo poder disfrutar,

      todos los momentos de la oración,

     también te pido Padre todo poderoso.

     

    Que me des  la paz del alma,

    que tanto ansío y que también añoro,

    para tener toda la calma como la tranquilidad.

     Con estas así poder cuidar a mi familia,

     para poder darles todo el amor.

     

    Ayúdame a ser paciente con ellos  Señor,

     Tú sabes que quiero a mi familia.

    Pero en estos momentos,

    me encuentro muy desesperado,

     no encontrando claridad en mi mente.

     

     Esa claridad que sólo Tú padre,

    puedes darme,

    por eso mi buen Jesús me arrodillo ante Ti.

     

     Para aclamarte sabiendo,

    que no me soltarás de tu mano,

    ayudándome y como también dándome la calma.

     

     Tal como la confianza que añora mi alma,

    misericordioso Señor Dios de amor, creador de vida.

     Gracias por permitirme esta comunión,

    en este instante te siento más cerca que nunca.

     

     Muchas veces las dudas dominan mi mente,

    sé que estas allí para fortalecer mi fe.

     Tu grandeza es ahora mi grandeza,

    he vivido adversidades mi Dios.

     

     Como pruebas muy difíciles,

     pero con la certeza de que,

    forman parte de mi aprendizaje.

    la boca de los sabios esparce sabiduria

     Gracias porque vivo para poder experimentarte,

     siento que soy la expresión de tu realización.

     Padre creador asimismo padre de amor,

    gracias por esta serenidad que me invade.

     

     Serenidad que me envuelve asimismo me protege,

    esta que me abraza me sana.

    Esta serenidad que me hace sentir,

    el verdadero valor de la vida,

    Dios celestial, Padre amoroso.

     

     Gracias porque me das la fortaleza suficiente,

    no busco milagros, porque ya soy un milagro.

    A veces mi paz se afecta, pero en Ti confío,

     me enseñaste que el amor lo sana todo.

     

    Así como amarme al igual que amar sin condiciones,

     sé que mis necesidades siempre estarán cubiertas.

     ¡Oh! Jesucristo Padre Celestial,

    ciertos momentos me quitan la tranquilidad.

     

     Pero sé que llega,

    en el tiempo correcto,

    éste tiene una razón de ser el verdadero sentido.

     

    El sentido de la unión de mi alma y mi espíritu,

     me alivia sentir que,

    estaré cobijado en tu bendita sombra.

     

    Dios de amor; creador que todo lo puedes,

     en Ti confío mis pensamientos,

    así como mis decisiones.

     

     Nada más maravilloso que sentir tu presencia,

    a veces mi mente no entiende lo que sucede.

    Pero al final del sendero,

     concluyo que las cosas pasan porque tienen que pasar.

     

    Dios creador, tu luz ilumina mi camino,

     es tan fuerte tu luz, que ya el miedo no me consume.

     Ahora valoro infinitamente la importancia de la fe,

    en amor en todos los actos de mi vida.

     

     Por ello hoy asimismo en cada instante,

    me lleno de confianza.

     Hoy me lleno de optimismo al sentir la adversidad,

    ya que es un aprendizaje que tu luz sea mi luz.

     

     Que tu amor sea mi amor,

    Para ser portador de todos,

    tus hermosos sentimientos.

     

    Yo sé que estas aquí Señor,

     dando  fuerza de tu amor al pecado.

     No has venido por los sanos,

     estas aquí por los enfermos.

     

     Por aquel  hermano que más te falló,

     yo sé que estás aquí,

    Señor dando fuerzas de tu amor.

     Al pecador… Sánalo Señor con tu poder,

     perdóname Señor si te he ofendido.

     

     Perdóname Padre amado si te fallé,

      cuando he dado más valor a todo que a Ti.

     Pues andando en el camino me encontré con un amigo,

     que necesitó de mí Señor.

     

     Fui egoísta  al no darle mi auxilio,

    sólo Tú puedes hacerlo mi Señor.

     Tú quién eres el Padre del amor,

    tengo la tranquilidad asimismo,

    la confianza de que no me dejarás solo.

     

    Porque proviene de ti ahora siempre,

      así será gracias Padre creador.

    Infinitas gracias te doy por estar a mi lado,

     como sé que no me desampararás.

     

    Dándole calma a mi corazón agobiado,

      abatido por la desesperación.

    Gracias te doy amado Padre,

    por atender mis suplicas.

    Amén.

     

    ¿Por qué es importante calmar la ansiedad?

    La ansiedad puede ser más peligrosa, causándonos más daño que el propio virus. Porque nuestro cuerpo reflejara resultados de lo que estamos pensando , además de lo que estamos sintiendo, pudiéndonos enfermar incluso con los propios síntomas del coronavirus. Por tanto, cuando hacemos esta oración poderosa para calmar la ansiedad en la cuarentena, para pedirle el poder a Dios vamos a lograr calmar nuestras emociones, tal como empezar a hacer más positivos. Como último consejo te puedo recomendar también, que mantengas ocupada tu mente. Por ejemplo puedes leer libros, la biblia e investigar sobre santos además de fuerzas espirituales a las cuales puedas encomendarte.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más