Saltar al contenido

Oración efectiva a Santa Marta para la realización de un milagro ¡Esta semana!

11 julio 2020
Oración efectiva a Santa Marta para la realización de un milagro ¡Esta semana!

Al pedir por la realización de un milagro, debemos encomendarnos a Santa Marta de Betania, patrona de los servidores. Ella tuvo un papel significativo en la vida de Jesús. Fue una mujer cordial, cortés, bondadosa y entregada a los demás. Por eso si deseas pedir por algo que parece imposible, la oración efectiva a Santa Marta para la realización de un milagro. Es la indicada.

Los devotos la consideran hoy por hoy, una de las santas más influyentes a nivel mundial por su gran cantidad de milagros. Santa Marta debe su nombre a que nació en Betania, un pueblo cercano a Jerusalén. Su espíritu favorece la hospitalidad y el frenesí ante las vicisitudes y por la misericordia al servicio. Además, gozó de la dicha de alojar al Rey de Reyes durante tres veces en su casa.

Ruega a Santa Marta de Betania protectora de los más necesitados:

La Santa Patrona de los servidores, santa de los imposibles, quien siempre profesó su fe y amor hacía Jesús y lo reconoció como el único Mesías. Por ello, debemos realizar la oración efectiva a Santa Marta para la realización de un milagro.

Santa Marta, patrona de los servidores,

santa de los imposibles, te rogamos a ti.

 

Bondadosa y genuina Santa Marta bendita, 

anfitriona de Jesús, el Mesías. Permite que la 

divinidad nos conceda el objeto de nuestros 

ruegos y súplicas.

 

Tú, gloriosa Santa Marta, que serviste al 

Cristo ungido, ofreciéndole el trabajo de tus 

manos para albergarlo en un lugar seguro 

durante su arduo trabajo de redentor.

 

Junto a tus hermanos María Magdalena y 

Lázaro, recibiste las enseñanzas del Maestro 

redentor. Ayúdanos para que el milagro que 

suplico, sea concebido.

 

Santa Marta, patrona de los servidores,

te ruego por mi bienestar y por mi 

prosperidad, para que nunca falte el pan, y la 

divina armonía. Y el amor destile como la 

lluvia por la ventana que colinda con mi jardín.

 

Bendecido sea por ti cada acto que cumpla 

frente a mis semejantes como tú los cumpliste 

frente a Magdalena y Lázaro, y hasta el 

mismo Jesús.

 

Te rogamos con la misma devoción que 

serviste al hijo de Dios y te pido que 

intercedas para que mis tareas siempre sean 

bien vistas por el Señor, para que así Él esté 

confortable y pueda reinar a gusto en mi casa.

Además, libera y desata tus fuerzas sobre los 

males, causa de mis daños.

Libérame de las cadenas que me 

atormentan, porque no me dan sosiego y no 

me dejan dormir.

 

Te imploro, te suplico, te ruego

que seas el pilar de mis cuidados, para no 

derrumbarme ante las maléficas manos y 

lenguas.

 

Santa Marta, señora mía, nos postramos 

ante ti arrepintiéndonos de los pecados para 

que intercedas ante el misericordioso y logres 

su clemencia protectora.

 

También resguárdanos, en tu amor infinito 

como nosotros a ti y a Dios. Sé siempre mi 

consuelo y apoyo en los difíciles momentos 

de miseria.

 

Hoy te pido, Santa bendita que seas el 

pontífice interceptor de mi existencia.

 Permite que en todo momento encontremos 

soluciones a nuestras angustias, congojas y 

melancolías.

 

Te rogamos misericordia celestial para 

nosotros, los suplicantes, para los míos y para 

mis encargos colmados de fe y necesidad.

 

Finalmente imploro tu amistad y auxilio, Santa Marta 

bendita, Santa de las causas difíciles y 

patrona de los servidores.

En nombre de nuestro Señor Dios 

Todopoderoso, que así sea.

 

Amén.

¿Cómo pedir un milagro a Santa Marta de Betania?

La plegaria a Santa Marta de Betania para suplicar por un milagro, debe hacerse con fe, devoción y buenas intenciones. Recuerda, que esta patrona y señora de los servidores y las causas imposibles nos otorgará las fuerzas requeridas para el logro de nuestros justos propósitos. Por eso debemos pedirle que interceda ante Dios Todopoderoso para nuestra ayuda celestial.

Porque para el Todopoderoso nada es imposible. Y Santa Marta siendo la servidora de nuestro Dios, es piadosa y entiende nuestros corazones en pena. Ella intercederá ante Él para el logro y consumación de nuestros ruegos que tan adoloridos elevamos hacia el reino celestial.