Oración a San Francisco Javier para las causas perdidas y urgentes

oracion a san francisco javier para las causas perdidas

El don maravilloso de predicar la palabra y profesar el amor de Dios con verdadera pasión y entrega. Fue la principal característica que practicó San Francisco Javier a los habitantes del medio oriente. Su deseo y necesidad de enseñar sobre el cristianismo y abrir el entendimiento hacia su aprendizaje, lo convirtió en un misionero milagroso de Dios. Implora la oración a San Francisco Javier por las causas perdidas y urgentes.

San Francisco dedicó su vida a enseñar y dar a conocer el catolicismo sin importar las adversidades del tiempo, las personas o la naturaleza. Y no solo fue misionero de Dios sino que lo hizo siempre con una alegría y una felicidad que contagiaba a todos. Entre risas, cantos y bailes, de una forma recreativa les contaba de las vivencias de Cristo y les interpretaba mostrándole las enseñanzas.

Índice

    Peticiones a San Francisco Javier para solucionar problemas y causas perdidas

    En la actualidad existen diferentes factores sociales, económicos, educativos, entre otros; los cuales afectan nuestro día a día. Es parte de la vida enfrenar alegrías y tristezas, y en oportunidades sobrellevar la situación de fuertes dificultades. Algunas que no conseguimos solucionar en el plano terrenal y acudimos a nuestra fe en dios para que nos conceda el milagro.

    La oración a San Francisco Javier por las causas perdidas y urgentes es muy poderosa al momento de necesitar ayuda divina. Por eso te presentamos una Oración que puedes dedicar para que interceda ante Dios y escuche tu petición.

    Bendito San Francisco Javier.

    Oh poderoso sacerdote, bienaventurado y 

    glorioso, predicador incansable que recorriste 

    el mundo para servirle a Dios Padre, y además te 

    apartaste de la vida común de un cura para 

    ser un hombre lleno de bendiciones que 

    compartiste con tus semejantes.

     

    Dios te escogió por tu capacidad humanitaria 

    y bondadosa de mirar al prójimo, te eligió y te 

    dotó de una gracia especial para servir 

    infinitamente a los demás.

     

    Porque con sacrificio llegaste hasta lugares 

    remotos donde desconocían al creador del 

    mundo, y luchaste hasta que creyeran en la 

    palabra de Dios.

     

    Hoy llego aquí ante ti, con la humildad de mi 

    corazón y con la admiración que te tengo

    para que bajo tu poderosa intersección ante 

    mi Padre Celestial, me concedas el honor de 

    solventar las adversidades que hoy afligen mi 

    humanidad.

     

    Por favor permite que mis tormentas cesen,

    que mis lágrimas se sequen, que mi mente 

    descanse, que mi corazón no sufra, que mi 

    cuerpo sane, y también que mi familia esté unida, que la 

    fe infinita del amor de Dios toque mi vida y la 

    de mis semejantes.

    donde los rios vinieron alli vuelven para correr de nuevo

    Además concédeme la felicidad de soltar las 

    cadenas que me oprimen, las cargas que me 

    pesan, los pensamientos que me atacan, las 

    maldiciones que me invaden. Hazme libre del 

    mal que rodea mi entorno y llena de paz mi 

    alma y corazón.

     

    No soy quién para exigir, pero si te pido 

    encarecidamente que lleves mi petición hasta 

    el santo creador, que escuche desde lo más 

    alto mi clamor de urgencia y necesidad.

     

    Sé que soy un pecador, pero ten piedad de mí 

    ser y absuelve mis pecados para encontrarme 

    en conexión verdadera con Dios.

     

    También agradezco a Dios por las bondades 

    que derramo sobre ti, porque tu labor de 

    misionero alumbró muchos corazones 

    perdidos.

     

    Finalmente enciende el mío y ten misericordia de este

    fiel seguidor de las enseñanzas de Dios. Santo 

    protector de las causas perdidas, así como 

    nunca te diste por vencido ante las 

    dificultades de la naturaleza en tu misión de 

    servir a Dios, así lucha por mi ante él y lleva 

    mi petición. En ti confío.

     

    Amén.

    Refugia tu dolor y deja en manos de San Francisco Javier aquello que no logras resolver

    El peso de la cruz que nos toca llevar, a veces se vuelve insoportable, intolerable. No obstante recuerda que somos hijos de Dios y él solo quiere lo mejor para nosotros. Igualmente no permitiría darte un peso no seas capaz de soportar. Es por esto que debes entregar tus problemas en oración a San Francisco Javier eso que no logras resolver. Y así de está manera el intercederá ante el Dios Todopoderoso y su misericordia actuará sobre ti.

    Descansa en la voluntad del señor y acepta pacientemente que te otorgará en su debido momento la bendición que tanto anhelas y necesitas. Ama a Dios y se obediente a sus mandamientos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más