Saltar al contenido

Milagrosa oración a San Francisco de Paula para tener más confianza

17 mayo 2020
Milagrosa oración a San Francisco de Paula para tener más confianza

Todos tenemos días en los que creemos que no hacemos nada, por lo que Dios es mucho mejor que nosotros para orquestar nuestra vida. Por ello, te recomiendo que realices esta milagrosa oración a San Francisco para tener más confianza para que el Señor haga que todo funcione mejor de lo que nosotros podríamos, sin importar la situación de la nuestra vida.

Haz la oración para tener más confianza pidiéndole al Señor que te ayude a aprender a confiar mejor en él. Dios siempre responde la oración de aprender a confiar más en él. No debes intentar aferrarte a nada que pueda retrasar el trabajo del Señor en tu vida y en la de los demás.

Milagrosa oración a San Francisco para que nunca falte la confianza

En ocasiones pueden existir momentos en los cuales falta confianza. En esos momentos realiza la oración para tener más confianza en el Creador.

Oh, San Francisco de Paula,

pedimos una confianza sin límites,

además de confiar en tu divina misericordia.

 

Y el coraje de aceptar las cruces,

los sufrimientos

que traen una inmensa

bondad a nuestras almas

y también a la de tu Iglesia.

 

Ayúdanos Salvador nuestro

a amarte con un corazón

puro y arrepentido,

y finalmente a humillarnos bajo tu cruz,

mientras escalamos

la montaña de la santidad.

 

Llevando nuestra cruz

que nos lleva a la gloria celestial.

 

Además, que te recibamos

con gran fe y amor

en la Santa Comunión,

y como resultado permitirle actuar

en nosotros como desee,

para tu mayor gloria.

 

Oh Jesús, corazón adorable

y la fuente eterna

del Amor Divino,

que nuestra oración

encuentre el favor ante ti

al igual que la Divina Majestad

de tu Padre celestial.

 

Señor,

el Dios de nuestros antepasados,

¿No eres tú el Dios

que está en el cielo?

Igualmente, tú eres quien manda

sobre todas las cosas en la tierra.

 

El poder y la fuerza

están en tu mano,

y nadie puede resistirse a ti.

 

Padre Celestial,

¿No fuiste Tú quien expulsó

a los habitantes de esa tierra

para que los hijos de Abraham

la heredarán por siempre,

como prometiste?

 

Ellos han vivido en ella

y también han construido en ella

un santuario para tu nombre.

 

Ellos dicen:

«Si la calamidad viene

sobre nosotros, ya sea

la espada del juicio,

o la plaga, o el hambre»

 

«Estaremos en tu presencia ante

este templo que lleva tu nombre

además, clamaremos a ti en nuestra angustia,

por lo tanto, tú nos escucharás

y nos salvarás»

 

Por otro lado, todavía existen hombres

en la tierra que parecen

de la tierra de Moab,

de Amón y también del monte Seir.

 

Los pueblos que no permitiste

que los hijos de Israel atravesaran

causando destrucción.

Ahora estos hombres que

tratamos con amabilidad,

asimismo, vienen

a quitarnos la confianza

en nosotros y en ti.

 

Te cuento que nos quieren

quitar esta confianza tan bonita

que hemos hecho

gracias a tu bondad

y tu misericordia por nosotros.

 

Enséñame a batallar

contra ese ejército, igualmente

enséñame a vencer para

que mi confianza en ti

siempre prevalezca.

 

 ¡Qué Dios tan increíble eres!

Cuando miro la belleza de tu creación,

estoy asombrado de tus

poderosas y majestuosas maneras.

 

Cuando veo el trabajo de tu mano,

estoy abrumado por tu amor por mí.

 

 Señor, creo que has salvado mi alma;

por eso, ayúdame a confiar

en que me has salvado.

 

También creo que escuchas

mis oraciones;

ayúdame a confiar

en que tu respuesta es la mejor.

 

Señor, confío en que

tú creaste las montañas;

por lo tanto, ayúdame a confiar

en que puedes moverlas.

 

Por favor, perdona mis fracasos

asimismo, aumenta mi capacidad de darte todo.

 

Venimos, corremos a ti

este día buscando ayuda

y también levantamos nuestras manos

hacia ti adorando el amor

y la sincera expectativa.

 

Muéstranos el camino a seguir

ya que algunos de nosotros

acabamos de regresar de «Egipto»,

con la fresca convicción

de que no hay nada digno

de confianza allí.

 

Mientras tanto,

otros estamos humillados

y heridos por confiar demasiado

en «caballos, carros y jinetes»

necesitamos de tu ayuda Padre Amado.

 

Haz que confiemos en ti

y también en nosotros mismos en cada

lugar en donde estemos.

 

Amén.

Ten confianza como la tuvo Josafat

Mientras tres ejércitos marchaban hacia sus fronteras, Josafat se dirigió primero a rezar por la confianza en Dios. Su primer movimiento no fue reunir a sus líderes militares para trazar planes de batalla. No comenzó a preocuparse o a quejarse. En su lugar, reunió a la nación en oración.

En este sentido, Josafat puso su confianza en Dios completamente. Confió en que Dios los guiaría en la batalla y les daría el plan de batalla. Sometió su preocupación y ansiedad a Dios, liberando su propio corazón para adorar y alabar a Dios.