Saltar al contenido

Oración a San Sebastián de Aparicio para solucionar necesidades y problemas

20 mayo 2020
Oración a San Sebastián de Aparicio para solucionar necesidades y problemas

Si bien todos en algún momento nos encontramos en la encrucijada de solucionar un problema ya sea del día a día o bien una necesidad de la que estemos carente ya sea algo espiritual o físico, te recomendamos que ponga esta oración a San Sebastián de Aparicio para solucionar necesidades y problemas, en práctica de tal manera que empezaras a ver mejoría en tus vidas sin lugar a duda.

Esta plegaria consiste en aplicar un deseo o necesidad interna y por medio de las palabras materializarlo de tal forma que este santo poderoso, mano derecha del celestial padre cumpla con la petición de su amado hijo el cual eres tú.

San Sebastián de Aparicio soluciona mis necesidades

Antes de iniciar este poderoso rezo debemos dejar claro, que no hay que tomar esta oración por broma o no se nos cumplirá la petición. Ya que uno de los requisitos fundamentales para que pueda funcionar es la fe y la devoción de nosotros hacia ellos.

San Sebastián de Aparicio,

 nuevamente estoy aquí viejo amigo,

 para que me ayudes en este momento,

 a solucionar las necesidades,

 y problemas que tengo en

mi día a día.

 

Porque en más nadie confío,

sólo en ti Aparicio el Grande, soluciona

mis necesidades poniendo, mi alma y espíritu a

los pies de tu trono, y haciendo reverencia para

que intercedas por mí, en esta necesidad

que tengo actualmente.

 

 Esta plegaria consiste,

 en poner todo mi corazón,

 para que puedas ver todas las necesidades,

 que hay en mí y sin lugar a dudas,

 socorrerme es lo que más,

 necesito en estos momentos.

 

 Porque un sentimiento, tan desagradable,

 como lo es el miedo, se apodera de mí,

 en este momento y no sé,

qué hacer viejo amigo.

 

 Por eso estoy hoy aquí,

 acudiendo a tu magnificencia

para que puedas, solucionar este mal

que apaña, mi corazón y no me deja cumplir,

 con las necesidades de vivir

como un santo cristiano.

Por qué mi creencia,

 siempre ha sido firme, en ti

y nunca ha flaqueado, ni por

un solo segundo, con una devoción infalible,

 juego mi última carta y entablando,

una conexión contigo, espero

que mis problemas, pudieran llegar

a ser resueltos.

 

 Porque sólo tú sabes, que hay en

mi corazón, y sabes cuando miento,

que cuando no lo hago, y como bien

lo sabes jamás me atrevería,

 a mentirte a ti santo poderoso

que me miras desde el cielo.

 

  Acude a mí como cual salvavidas,

 acude a quién se ahoga,

 o como el enfermo que necesita,

al médico para poder sanar.

 

Del mismo modo te necesito,

yo a ti santo amigo mío no me

abandones, en un momento tan

crucial como lo es este.

 

Dónde he quedado sin nada

en esta vida y desamparado y un

pensamiento ha iluminado mi alma

haciendo un llamado a ti

la única esperanza de permanecer

con vida ante estos problemas

y necesidades.

 

 Por eso acudí a ti

sin dudarlo dos veces

porque sé que me respaldan

en esta situación en la que

no soy nadie sin ti viejo amigo.

 

Te pido de todo corazón,

nunca me abandones amigo mío,

porque mi corazón no aguantaría tal dolor,

y mi alma se fracturara

en mil pedazos.

 

Tu eres como el pilar que sostiene mi alma,

 en este momento tan crucial y revelador,

 y marcas un antes y un después

en mi historia, la historia que me

has ayudado a construir.

 

Por eso no me alcanzan las palabras,

para agradecer lo mucho que por mi hacer,

día a día, sin pedir nada a cambio,

desde el fondo de mi alma

te agradezco por todo.

 

  Sin más nada que acotar

me despido haciendo una reverencia

no sólo con mi cabeza sino con mi alma.

 

Amén.

¿Por qué pedir por las necesidades?

Es necesario que entiendas que, por medio de oración a San Sebastián de Aparicio para solucionar necesidades y problemas, y más oraciones como esta nos comunicamos con la gracia del padre quien cumple con nuestras necesidades día a día, proveyendo de lo que nos falta.

Por esta razón es importante que pongamos en práctica esta oración, y cualquier otra que vaya dirigida hacia el padre de manera indirecta.