Saltar al contenido

Oración a la Virgen del Perpetuo Socorro para pedir un Milagro

28 abril 2020

Los milagros son aquellas cosas que a veces no tiene solución en el plano terrenal. Podemos buscar la manera de encontrar la salida a situaciones difíciles de enfrentar, problemas en la familia, enfermedades terminales, respuestas positivas a exámenes, o cualquier otra situación. Pero cuando vemos que las posibilidades de lograr el éxito son mínimas o hasta nulas necesitamos en realidad de un milagro. Implora en Oración a la Virgen del Perpetuo Socorro para pedir un Milagro.

La mejor manera de conseguir estar conectados con Dios, con sus Santos o sus Vírgenes es la oración. Por ello, a través de ella nos ponemos en contacto espiritual con Dios, nos alejamos un poco de las actividades cotidianas de nuestra vida y estando solos en calma y serenidad. Imploramos con fe que nos conceda algún milagro que en el plano terrenal no ha sido posible.

El Primer milagro de la Virgen del Perpetuo Socorro

Hace muchos años un hombre mercader robo un cuadro de una virgen donde se observaba entre sus brazos cargar a un niño. Una imagen que refleja la protección de una madre a su hijo. Luego el mercader llevó el cuadro consigo hacia un viaje donde se presentó una gran tormenta de la que sería imposible salir vivos, el hombre tomó el cuadro es sus manos y le imploró a la Virgen del Perpetuo Socorro que los salvara.

En ese momento desapareció la tempestad y regresó la calma, de allí en adelante han sido innumerables los milagros que ha realizado. Por ello, si estás en una situación difícil y necesitas de la ayuda de Dios, implora esta oración.

Santísima Virgen del Perpetuo Socorro

Tierna y dulce madre, protectora de tu hijo que llevas entre los brazos,

ven a socorrer a quien hoy hace tu llamado, en todo momento y todo lugar,

aún en mis momentos de debilidad, de mis caídas en tentaciones, mis dificultades

y en mi recorrido por la vida de Dios.

 

Amorosa Madre, concédeme la certeza de acudir en tu nombre en pensamiento

y palabra, seré fiel al invocar tu nombre porque se que tu serás fiel al socorrerme,

como un hijo confía en su madre, así confío yo en tu santa voluntad.

 

Santa Virgen, ruega a Jesús por mí, para que me conceda el milagro

que tanto anhelo y deseo desde el fondo de mi corazón, es necesario sanar

estas heridas que perturban mi alma, y solo la voluntad poderosa de

nuestro padre celestial puede saciar.

 

¡Oh Reina del mundo¡,

Virgen del Socorro, se que a ninguno abandonas, a ninguno desprecias,

ni dejas fuera de tus consuelos, siempre acudes al llamado de

tus hijos con corazón humilde y puro.

No me abandones por mis pecados ni por la dureza de mi corazón, que a veces

se llena de sentimientos impuros. Bendíceme siempre con tu gracia y tu amor,

no permitas que la tentación se presente ante mi y mi debilidad me haga pecador.

 

Hoy más que nunca quiero ser tu hijo, el que honra a su madre y cumple

con obediencia las leyes de su padre.

 

Concede mi petición y te daré el más puro amor, la humildad y la lealtad

en forma de agradecimiento por el favor concedido. Estoy hundido en

la desesperación y solo consigo refugio en la esperanza de saber que tú me

cubrirás con la gracias del milagro.

 

Amen.

Madre humilde, bondadosa y con amor infinito

La Virgen del Perpetuo Socorro, está como toda madre frente a sus hijos, con amor incondicional y dedicación, guiando y cuidando cada uno de tus pasos. Su grandeza y pureza la hace ser de corazón noble siempre fiel aun cuando faltemos a nuestro compromiso de seguir los mandatos de Dios. Arrepiéntete de tus pecados y restaura tu alma en el Espíritu Santo.

Una madre nunca abandona a sus hijos, los perdona de corazón y los enseña a tomar el camino correcto, por ello la Virgen del Perpetuo Socorro escucha tus palabras, atiende a tu llamado, es cuestión de que creas en su poder milagroso, que confíes que pueda cumplir lo deseado y que sea la paciencia quien repose en tu alma, porque el tiempo de Dios es perfecto y siempre se hace su voluntad.