Saltar al contenido

Primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios – Muy interesante

5 junio 2020
Primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios - Muy interesante

Cuando se trata de amor, la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios es muy conocida por el capítulo 13. Sin embargo, fue escrita al momento de enterarse de que las cosas no iban bien en la iglesia de Corinto.

En esta carta se aclaran muchas de dudas, para que así se entendiera cómo encaminarse a hacer las cosas, bajo los principios establecidos en la palabra de Dios. La ciudad de Corinto era una importante ciudad portuaria en el mundo antiguo. Era un gran centro económico donde muchas personas se acercaban a comerciar.

El apóstol Pablo no solo la visitó por su gran importancia, sino que parte de su estrategia era conocer a las personas y predicar la palabra de Dios, logrando que muchas personas se convirtieran en seguidores de Jesús y así edificar muchas iglesias en esa ciudad.

Primera carta de Pablo a los Corintios

El apóstol Pablo comienza su carta con un saludo extenso, dejando claro que es un apóstol escogido por Dios.

Aunque era un extraño para la comunidad apostólica, ya que no formaba parte de los doce, ni de sus discípulos más inmediatos, continúa describiendo el conocimiento que se le ha dado sobre lo que, para ese momento, era la problemática que había dentro de la iglesia de Corintios y sus miembros.

La carta está compuesta por ensayos breves, donde el apóstol se dedica a definir el problema y, más adelante, responde al inconveniente con alguna parte del evangelio que es la buena nueva acerca de Jesús, ofreciendo soluciones precisas a lo que acontecía con sus miembros.

Hace mención también al fundamento de la fe cristiana, enseñando dónde debe estar basada esta fe. Se refiere a que no se debe predicar con palabras de sabiduría humana, sino con demostración del Espíritu Santo y poder de Dios.

Pablo era un hombre muy sabio en lo que respecta a las sagradas escrituras.

Jesús como solución a los problemas

En los siguientes capítulos, el apóstol menciona la división, explicando que la iglesia de Cristo no debe estar dividida, ya que Cristo no está dividido.

En cambio, exhorta a permanecer en una misma mente y en un mismo parecer como iglesia, que juntos conforman la iglesia de Dios. Además, enseña que las divisiones no son sanas para las personas que están en Cristo.

El fanatismo de parte de los miembros hacía sus líderes, también está escrito en esta excelente carta del apóstol Pablo.

Enseña que ninguno pertenece a sus maestros, ni sus maestros pertenecen a sus discípulos, sino que todos somos de Cristo. El centro de la iglesia es Jesús.

Enseña también que él no vino a bautizar sino a predicar el evangelio de Dios, para que muchas personas sean salvas. De esta manera, vemos cómo el apóstol iba de un lugar a otro predicando y haciendo discípulos de Dios en cada lugar al que visitaba.

La manera más efectiva en la que el apóstol Pablo predicó acerca de la palabra, era que dejaba claro que la sabiduría viene de parte de Dios.

Toda sabiduría del hombre, sería derrumbada para Él levantar a su pueblo de esa manera, en medio de aquellos que se creen más sabios. Lo que implica que el conocimiento de la palabra ahora es de todos.

Una carta importante a la iglesia de Dios

En ningún momento dejó que su sabiduría como hombre lo gobernara, si no que tenía una revelación que venía de parte de Dios acerca de que era lo que debía hacer.  Por eso es importante que en la oración busquemos que es lo que quiere Dios para nosotros y que nosotros estemos dispuestos a obedecerle.

El apóstol Pablo era un hombre sabio, pues no solo era obediente a lo que Dios demandaba, sino que enseñaba lo que la palabra de Dios ofrecía como recompensa. Una vida llena de bendición a la obediencia de Dios.

La primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios es, en buena medida, para que todos aquellos que somos hijos de Dios. No dudes en leerla y poner en práctica de lo que se nos enseña.