Saltar al contenido

3 Oraciones cristianas efectivas para tener paz y tranquilidad ¡En poco tiempo!

6 agosto 2020
3 Oraciones cristianas efectivas para tener paz y tranquilidad ¡En poco tiempo!

Veamos 3 oraciones cristianas efectivas para tener paz y tranquilidad ¡en poco tiempo! Claro está que por medio de las oraciones. Los cristianos podemos encontrar esa paz y tranquilidad que tanto anhela la humanidad. Sobre todo en estos tiempos cuando el planeta Tierra está tan convulsionado y los seres humanos se sienten compungidos con tanta maldad.

Es esta una de las principales razones por la que todos los cristianos debemos estar siempre alertas y preparados. Con el arma más poderosa que tenemos que es una oración oportuna para eliminar cualquier intento de daño que quieran hacernos.

Debemos siempre tener unas oraciones cristianas efectivas para clamar paz y tranquilidad

Claro los cristianos deben conocer estas 3 oraciones cristianas efectivas para tener paz y tranquilidad ¡en poco tiempo! para poder dirigirse a Dios en todo momento y abogar por su felicidad.

A ti Padre amoroso

Jehová de los ejércitos,

hoy me dirijo con respeto y con amor.

 

Para darte gracias Señor por

todas las bendiciones

que de ti he recibido

desde el mismo día de mi

nacimiento hasta ahora.

 

Quiero aprovechar esta

oportunidad que tengo hoy

de conversar contigo Padre

amoroso para pedirte.

 

Que siempre veas en mí a un hijo y

que nunca jamás me desampares

en brazos del innombrable

para que yo pueda andar por la vida, confiado

 y protegido por ti, Oh Padre celestial.

 

Ahora señor te quiero también

 pedir disculpas por todos mis errores

y por haberte ofendido algunas veces

con mis actitudes poco cónsonas con tus leyes.

 

Padre Celestial te pido que tengas a bien

Padre mío, amoroso  y misericordioso

bendecirme en unión de todos

mis seres queridos y en este mismo momento.

 

Los miembros de esta casa

nos preparamos para recibir

de ti, tu protección

y te demostramos nuestro

agradecimiento infinito.

 

Amén.

 

Gloriosa y purísima Madre de Dios,

a ti me dirijo en este día

para pedirte madrecita

que me perdones por todos mis pecados.

 

Te aseguro virgencita que nunca quise

ofenderte ni a ti ni a tu queridísimo hijo,

yo sé que he sido débil y algunas veces no

he estado a la altura de un buen cristiano.

 

Ahora Madre de dios y de todos los hombres,

te pido que me perdones por todo y que

además recibas este mensaje

que es en primer lugar de reconocimiento.

 

Y de agradecimiento

por todas las faltas que he cometido.

 

Pero quiero que sepas que estoy

sumamente arrepentido

y aún como sé que soy tu hijo,

y que me has perdonado.

 

Deseo que me dejes estar

siempre a tu lado

 y que me bendigas en todo momento

y me proporciones paz y tranquilidad

para mi hogar y para todos los que

en esta casa habitamos.

 

Amén.

Hoy con todo respeto y humildad,

elevo mis plegarias a todas las entidades del cielo

que forman parte de la gran legión

de ángeles, arcángeles y serafines.

 

También a todos los santos, a los mártires

y a los ángeles de la guarda

de cada uno de los

miembros de esta familia.

 

Para darles gracias en primer lugar

por protegernos en todo momento

 y por ser nuestros ángeles custodios.

 

 

También es propicia esta oración para

pedir perdón por todas

y cada una de la faltas que hemos cometido

consiente o inconscientemente.

 

Pero es preciso que  en esta

oración todos nosotros

te pidamos con verdadera devoción

que nos cuides y nos protejas.

 

De todos los males que en momentos

aciagos puedan allegarnos

por parte de los espíritus del mal y de

las malas intenciones

del mayor enemigo de la humanidad.

 

Ángeles y serafines,

arcángeles y todos los santos les pedimos,

mi familia y yo que nos bendigan y que

nunca nos dejen a la deriva,

antes bien que en todo momento nos protejan.

 

Amén.

Si oras con frecuencia estarás siempre protegido

Estamos bien claros en que hay que orar para pedir la protección de Dios, de su Santísima madre y de todos los santos, pues solos, en realidad no podemos.

Los seres humanos somos muy vulnerables  ante las amenazas de los enemigos que siempre nos están tratando de desviar y de meternos en problemas. Debemos rogar con mucha insistencia y con mucha humildad que los poderosos del cielo, nos protejan de las garras del maligno. Es por eso que se debe hacer oración diariamente en familia si es posible.