Saltar al contenido

5 Oraciones cristianas bautistas ¡Oraciones que llegan a Dios!

7 agosto 2020
5 Oraciones cristianas bautistas ¡Oraciones que llegan a Dios!

Los hermanos bautistas son gente consagrada al Señor, los cuales tienen una convicción de muy grande. Sus creencias y doctrinas entorno a Dios son muy firmes; su congregación fue creada por el hermano Joseph Smith. Mediante estas oraciones cristianas bautistas queremos acercarte con tu creador. Serán de bendición y de poder para la gloria y honra de nuestro amado Dios.

Apreciado lector, te invitamos a realizar estás poderosas súplicas, que serán de gran prosperidad en tu diario caminar, de la mano del Señor; puedes realizarlas con tu familia y con tus amigos. Encontrarás mucha tranquilidad espiritual, verás la paz y el poder de Dios en tu vida. “Buscad el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás será añadido” así rezan las sagradas escrituras, busca primero las cosas espirituales; y el Señor bendecirá tus caminos.

5 Oraciones piadosas bautistas, para alcanzar las bendiciones del Señor

Esforzaos y valientes” dicen la sagradas escrituras que debemos ser, entonces debemos dar todo de nosotros para alcanzar, eso que tanto deseamos en nuestro corazón; para ello te traemos la siguiente  oraciones cristianas bautistas, para que el Señor vea tu entrega a él.

Primera oración.

En primer lugar, Amado Padre,

perpetuo Dios, 

solo tú eres digno y santo.

 

En ti me refugio mi Señor,

porque busco esa paz y amor 

que solo tú me puedes dar.

 

Asimismo, quiero que cubras

a mi familia bajo tu manto.

 

Igualmente te pido

que no les falta tu mano 

amiga y protectora siempre.

 

Por consiguiente,

quiero que perdones

mis faltas, porque con ellas

he ofendido a un Dios

tan bueno como tú.

 

 Asimismo, quiero me que 

conduzcas por sendas de 

sosiego y que tu justicia

 no sé aparte de mi lado.

 

 Además, te doy

las gracias Señor,

 porque sé que tú oirás

 mi oración y darás tu respuesta 

oportuna y pertinente.

 

Amén.      

 

Segunda oración.

Querido Dios, solo tú eres

el principio y el fin:

 

ciertamente, tuyo es el poder,

 la gloria, la majestad, el dominio 

por siempre.

 

Debido a tu sacrificio

en la cruz del calvario, tengo derecho

a la vida eterna a tu lado. 

 

Sobre todo, por ti soy salvo

por ello debo 

alabarte, y también glorificar

tu nombre en todo

 momento.

 

Asimismo Amado Padre, quiero

que prosperes mi vida

como prosperas

mi alma.

 

En el nombre maravilloso y

 poderoso de nuestro

Señor Jesucristo.

 

Amén.  

 

Tercera oración. 

Amado Padre Celestial,

ante ti rindo mi voluntad;

es más, todas mis fuerzas las

 rindo ante ti.

 

Asimismo, proclama

tu reino de amor,

en mi corazón.

 

Porque yo quiero

que tú palabra

sea lámpara ante mis ojos.

 

 Igualmente, quiero que tus

 mandamientos los

siembres en mi corazón.

 

Anhelo también que la justicia

y tu paz, nunca falten

en mi hogar.

 

Porque solo tú

me puedes proporcionar

la tranquilidad y

 seguridad que tanto

desea que mi alma. 

 

También quiero que

sobre todo guardes, 

mi corazón, mis pensamientos

y mi alma; principalmente.

 

Para ser digno de recibir

tus promesas.

 

Amén.    

Cuarta  oración.

Todopoderoso creador

del cielo y 

de la tierra.

 

Toda la gloria sea para ti 

por siempre; porque,

solo tú eres amor.

 

Yo vengo ante ti Padre Amado,

buscando esa

 fuente de agua viva

que solo tú

me puedes proporcionar.

 

También, quiero me des la 

fortaleza para soportar

los días malos.

 

Igualmente mi adorado Dios,

quiero esa

sabiduría que emana

de tus sagradas 

escrituras.

 

Asimismo, deseo que tu diestra 

de  justicia jamás

se aleje de mi ser.

En el nombre de tu

glorioso de Jesús.

 

Amén. 

 

Quinta oración.

Rey eterno, en ti he puesto

mi confianza; porque sé que solo

 en ti puedo confiar.

 

Recoges tú 

nuestras oraciones

en vasijas de oro,

para ser examinadas solo por ti. 

 

También, quiero ser

merecedor de ti,

mi Padre.

 

Asimismo, dale fuerza

a mis pies

para proclamar 

tu reino de amor aquí

en la tierra.

 

Sobre todo,sé tú

mi socorro

ante las tribulaciones.

 

Y asimismo, no se aparte,

tu mirada de mi ser.

 

Además, eres nuestro Dios,

tu gloria sea eterna

Señor Jesucristo.

 

Finalmente, hemos

sido llamados

para adorarte y glorificarte; sea

tu gracia, amor y misericordia

con nosotros siempre.

 

Amén.

Ora para que puedas recibir, las promesas de lo alto

Por último, te recomiendo que avives el don de Dios que está en ti, mediante esta oración cristiana bautista, verás la gloria de Dios en tu vida, familia, y tu país. Las promesas del Señor están en su palabra, vive  la vida en santidad que Dios quiere y podrás alcanzarlas.