Saltar al contenido

Oración poderosa para la bendición de mis nietos ¡Cuidalos!

14 agosto 2020
Oración poderosa para la bendición de mis nietos ¡Cuidalos!

Hoy tendrás la posibilidad de aprender más, acerca de la bendición y del cuidado de Dios hacia los nietos, de aquellas personas que han tenido el privilegio de ser abuelos. No toda persona ha obtenido esta gran bendición del Todopoderoso, de llegar a ser abuelos, por tal motivo te sugiero que busques, y conozcas a Jesús el Hijo de Dios. Porque es por medio de él que hacemos esta oración poderosa para la bendición de mis nietos.

Para ello es necesario que creas en tu corazón; confieses con tu boca que Jesucristo es el Salvador del mundo, le aceptes y le dejes entrar en tu corazón, así podrás buscar de su presencia y elevar oraciones ante él y puedas rogarle para que te ayude a cuidar a tus nietos, que los guarde del peligro y mal.

Oración poderosa para la bendición de mis nietos

Sean dadas gracias a Dios Padre, en el nombre de su Hijo Jesús porque sus misericordias son nuevas cada mañana, y su fidelidad cada noche; porque cada día nos colma de sus beneficios, a pesar de que somos pecadores.

Te doy gracias, recibe toda

la gloria y honra, porque

solo tú eres digno.

 

Asimismo, Jehová Dios mío,

te pido perdón por todos mis

pecados, reconozco que eres

el Dios Verdadero.

 

Señor fuera de ti no hay Dios

como tú; porque eres el primero

y el postrero. Puedes cuidar y

bendecir a mis nietos,

cuídalos Señor.

 

Oh Dios de mi salvación, para ti

que no hay nada imposible, te

ruego guarda del peligro y

asimismo del mal a mis nietos.

 

Señor, tú que me has dado este gran

privilegio de ser abuela, por esta razón

te ruego, que me des de tu sabiduría,

para cuidarlos a mis nietos.

 

Mi Rey Jesús te adoro, porque solo

tú eres digno, ante ti me inclino, y te

ruego mi amado Salvador por mis

nietos, endereza sus pasos.

 

Oh mi Cristo, gracias te doy por

tu inmensa bondad, te alabo. Ahora

te ruego; sana mis heridas y asimismo

cubre con tu manto santo a mis nietos.

 

Santo de Israel, gracias te doy;

porque cada mañana son nuevas

tus misericordias.

 

Además,

te ruego por mis nietos saca de

sus corazones toda necedad.

 

También, te pido mi Dios que

sanes a mis nietos, guárdalos

de toda soberbia y rebeldía

y llénalos de tu amor.

 

Permite mi Jesús que pueda

ver tu gloria en medio de mis

nietos, además podamos serte

agradecidos, siempre.

Jehová, Dios mío, gracias te doy

porque nos has bendecido con

toda bendición en los lugares

celestiales, bendice a mis nietos.

 

Por consiguiente, mi Eterno

Salvador, te exalto porque

eres merecedor, te suplico

ayuda y cuida a mis nietos.

 

Exilia mi Señor a mis nietos,

saca de sus corazones toda

necedad. Además, establece

tu amor y verdad en ellos.

 

Dios omnipotente, salva con tu

diestra a mis nietos. Asimismo,

envía ángeles protectores sobre

ellos, para que los defiendan del mal.

 

Dios Todopoderoso. Te alabo,

asimismo, te enaltezco; porque

eres Santo, en este momento te

pido por mis nietos, bendícelos.

 

Oh Jesús eres el motivo

de mi adoración, por esta

razón te alabo, y te ruego

cuida y bendice a mis nietos.

 

Padre Santo, ante tu presencia

me humilló. Además, te imploro

por la vida de mis nietos, para

que los encamines en tu verdad.

 

Finalmente, gracias te doy mi

Dios del cielo; porque sé

que has escuchado mi clamor,

por mis nietos, cuídalos.

 

En el nombre Poderoso

de tu hijo amando Jesús.

 

Amén.

Mis nietos son bendecidos por el Altísimo

Se obtiene como resultado, que en esta oración se le pide al Dios de los cielos, para que bendiga y cuide a mis nietos. Asimismo, que envíe ángeles protectores para que los defiendan del peligro y del mal.

Igualmente, se le ruega al Señor para que encamine a los nietos hacia su verdad, dando a entender para que los guarde de toda mentira y de los malos pasos; que conducen al pecado, el cual es el camino a la muerte. Por ello, los abuelos claman al Altísimo por sus nietos, para que los cuiden y los cubra con su manto santo.