Saltar al contenido

Milagrosa oración para la bendición de la puerta de San Benito

16 agosto 2020
Milagrosa oración para la bendición de la puerta de San Benito

Esta es una milagrosa oración, muy hermosa pues en ella puedes pedir la bendición de la Puerta de San Benito. Déjame aclararte algo, esta tradición consiste en dar obsequios que son bendecidos. Y que se colocan, por ejemplo, en la puerta principal de tu hogar o donde creas conveniente, hay quienes lo usan en lugares muy importantes, como la oficina.

En la elaboración se utiliza la medalla de San Benito y otras cosas como cintas de colores, añadiéndose los símbolos que se emplean en el catolicismo, como la cruz o las llaves de San Benito. Hay rogatorias para abrir caminos o alejar la envidia.

Te obsequio una oración sí recibes la bendición en tu puerta

Esta milagrosa plegaria traerá la bendición a la puerta de tu casa u oficina, pues estará encomendada a San Benito, abriéndote los caminos y guardándote de todo mal. Toma nota de la rogatoria:

San Benito,

te invito a mi casa,

en consecuencia,

protégela de todo mal.

 

Abre mis caminos y libérame,

de las ataduras de la maldad,

apuéstate en esta puerta

guardando mi hogar.

 

Especialmente te pido,

ya que acá viven las,

personas más importantes,

para mí y en mi vida.

 

Serás el garante de mi entrada;

por lo que, todo se detendrá en allí,

toda energía negativa.

 

Que pretenda dañar la bendición del hogar,

arranca, pues todo lo que desee dañarnos.

 

Oh Patrono mío,

libra toda mi vida de la maldad,

libera mi alma de los malos sentimientos,

no permitas que el odio,

ingrese jamás en mi alma,

corazón o pensamientos.

 

En tu nombre coloco este detalle,

de tal forma de invocar,

tu protección y guarda,

le bendigo en el nombre del Padre,

Hijo y Espíritu Santo.

 

Mi Fe descansa sobre,

el poder del Padre creador.

También honro tu intercesión San Benito,

fiel y devoto de la oración.

 

 Ya que,

son estas palabras,

las que llenaran de felicidad mi hogar.

 

Enaltece pues esta llave,

que estará colgada,

a las puertas de lugares importantes.

 

De tal manera, protege

hogar, local u oficina,

o en lugar sobre el que repose.

 

En consecuencia,

que tu imagen en mi medalla,

sea sinónimo de equilibrio,

espiritualidad y amor,

que el Espíritu Santo venga allí.

 

Consérvanos asimismo en el tiempo,

que en nuestro,

futuro este el triunfo,

que solo Dios puede dar,

a las personas de Fe.

 

Ya que descansamos

en su misericordia.

 

Te pido que nadie,

entre con malas intenciones,

del mismo modo,

que nadie salga sin tu bendición,

que el que se encuentre,

acá te reciba en su corazón.

 

Que los Ángeles guarden nuestros pasos,

también que la bendición,

de la puerta sea sobre este obsequio,

que mi Patrono nos proteja siempre.

 

Igualmente,

que nos maraville con su presencia.

Virgen María, madre de Jesús,

humildemente también a ti te lo pido,

ya que ruego nos guardes bajo tu manto.

 

Del mismo modo,

que pido la protección de quien,

reciba este obsequio enaltecido.

 

Porque multiplicaré la tradición,

dando testimonio de su poder,

cada uno recibirá,

pues este detalle de amor.

Otorga luz divina a quien lo reciba,

energía positiva también,

expulsando el mal,

derrotando la envidia.

 

Aleja la queja, atrae abundancia,

claro que ello lo,

permitirá la llave de amor,

esta que coloco aquí.

 

Que recibe la bendición del Padre, 

Y de la misma manera

que guarda a los míos,

de cualquier eventualidad.

 

Finalmente gracias mi Santo,

igualmente ya que siempre me escuchas,

y recibo de ti lo que siempre pido,

te agradezco tu intercesión,

y oportuno amparo.

 

Amén.

Regala la bendición de la Puerta de San Benito a amigos y familiares

Es así, no te quedes con esto nada más para ti. Obsequia las bondades de la bendición a la Puerta de San Benito, milagrosa es esta oración. Realiza tú mismo estos amuletos, mándalos a Bendecir en misa y regálalos de obsequios en bautizos, en primeras comuniones o en confirmaciones.

En el Sacramento del bautismo, es la ceremonia en la que mayormente se acostumbra regalarlos. No obstante, puedes hacerlos cuando tú lo desees. Sobre todo, en estos momentos donde más que nunca debemos mantener vivos nuestros valores dentro de la iglesia católica. Por lo que, esta es la  justificación ideal que estabas esperando para colocar en práctica este detalle. ¡Anímate pues a hacer los tuyos!