Poderosa oración de bendición de San Francisco de Asís

Poderosa oración de bendición de San Francisco de Asís

Esta Poderosa oración de bendición de San Francisco de Asís, porque incluso su corazón fue transformado. Recibe esta bendición de San Francisco de Asís sin esperar más. Así como reconstruyo templos durante su vida, reconstruirá lo que le pidas en su intercesión ante Dios. Porque en su existencia dio ejemplo de asistencia.

Puedes elevar oraciones pidiendo su amparo, sobre todo en aquellos momentos en los cuales necesites serenidad y sabiduría. Recuerda que, quien a él recurre siempre es escuchado, dándole paz al corazón. No le implores por cosas materiales. Porque es alguien que en su legado defendió la espiritualidad y el valor que yace en ello.

Índice

    Eficaz oración a San Francisco de Asís de Bendición

    Como lo acabas de leer, es realmente una oración poderosa, ya que es una plegaria de bendición.La misma que te otorgara tu patrono San Francisco al implorarle. Porque, todo lo que se pide con Fe mueve verdaderas montañas. De seguidas la rogatoria:

    Oh San Francisco de Asís,

    concédeme sabiduría, también

    restaura mi alma,

    permíteme crecer espiritualmente,

    ser el multiplicador de la palabra de Dios.

     

    Con humildad en mi corazón te pido,

    que arranques de mi la avaricia.

     

    Del mismo modo la soberbia

    y la inconformidad,

    otórgame el don para

    reconocer lo importante.

     

    De tal manera que,

    este es mi pedimento,

    por el que especialmente pido

    por la espiritualidad,

    propia, la de mi familia y

    por la del mundo.

     

    Estamos ante eventos que olvidan,

    ignoran o callan que,

    en la palabra de Dios.

     

    Esta la salvación, la vida,

    el amor y la verdad,

    ya que se encuentran

    engañados por la oscuridad.

     

    Por eso necesitamos ser

    reparados moralmente;

    hemos decidido como sociedad

    andar en caminos impíos,

    llenos de maldad, avaricia, codicia y odio.

     

    En consecuencia, pido

    perdón de corazón.

    Intercede ante el padre Creador.

     

    Y de tal manera ser

    merecedores de su amor,

    de su perdón, de su mirada

    de amparo y guarda.

     

    Asimismo, como tú lo hiciste,

    yo daré testimonio a mi hermano sobre Dios,

    a mis hijos y a mi familia, al mundo íntegro.  

    Porque no hay poder más grande.

     

    Imploro que la Sangre de Cristo

    bendiga mi existencia,

    limpie y sane las heridas que

    hoy llevo en el alma.

     

    Esas que me han dejado los

    sin sabores vividos.

    Por lo que, yo pido la

    restauración de mi corazón.

     

    Amado San Francisco de Asís,

    poderosa es esta oración,

    pues con ella nos concedes bendición.

    Suplico me ayudes a que mi esposa,

    me ayude a honrar este compromiso espiritual,

    que, sobre ella, en consecuencia,

    sea el Espíritu Santo.

     

    Iluminando su corazón con luz divina.

    Permíteme controlar mi temperamento.

     

    Que ante el que quiera atacarme

    sea yo más sabio,

    ya que nada se consigue con

    guerras o enfrentamientos.

     

    Sobre todo, que jamás sea yo cegado de ira.

    De cualquier manera, ayúdame a conseguir,

    calma, a ser humilde ante la crítica y,

    a ser un instrumento de paz.  

     

    Dame Señor la capacidad del perdón,

    Así como Jesús coloco la otra mejilla,

    ayúdame a esperar en Fe sobre tu justicia,

    esa que es perfecta, única y verdadera.

     

    Deslastra de mi la impulsividad e intolerancia,

    sobre todo, te pido lléname de paciencia,

    en las pruebas que están en tu propósito.

     

    Que los Ángeles celestiales

    guarden mis pasos,

    mi trabajo, mi hogar y mi país.

     

    También que,

    todo mal momento y amarguras

    pasen pronto.

     

    Mantenme sano, con fuerza y con vida,

    Te pido Santo mío que escuches,

    que otorgues la bendición en mí que,

    aquí te pido para mí y el mundo entero.

     

    Amén.

    El poder de transformación está en nuestras decisiones

    Gran ejemplo de ello es nuestro San Francisco de Asís, con esta poderosa oración, atraerás bendición. Ya que, en vida este, aunque fue rico porque sus padres tenían poder económico, fue elegido por Dios y escuchándolo el hoy Santo decidió convertir su vida. En la que constantemente dio testimonio de la obra de Dios.

    En oportunidades sorprendentemente recibió revelaciones que le ayudaron a alcanzar el propósito que él tenía para su vida. Si deseas conocer un poco más sobre su biografía te recomiendo hacerlo, no desperdiciaras el tiempo. Porque fue San Francisco de Asís un ser humano especial, lleno de amor y bondad. También reconoció que, vivir sin avaricia es estar cerca de nuestro Padre.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más