Saltar al contenido

Oración de la serenidad completa a San Francisco de Asís

11 abril 2020
Oración de la serenidad completa a San Francisco de Asís

En primer lugar acudiremos a él para pedirle que nos ceda un poco de su serenidad y tranquilidad para apaciguar esta vida tan atareada que llevamos día a día, nuestra salud muchas veces se ve afectada por este ritmo tan acelerado y acudimos a él para que nos permita estabilizarnos, por lo tanto de daremos una oración de la serenidad para pedirle a este maravilloso Santo.

En lo que se refiere, San Francisco de Asís, un religioso y místico italiano que lideró el movimiento cristiano, siempre centrado en su amor a Dios, la pobreza y la libre fraternidad.

Su sencillez y humildad ha transcendido épocas siendo un modelo a seguir, San Francisco de Asís se destaca muchísimo por sus obras, pero principalmente por su calidad como persona durante su vida en este mundo terrenal.

Oración a San Francisco de Asís buscando la serenidad completa

Una de las principales características de San Francisco de Asís era su desinterés, a pesar de haber nacido una cuna de oro él no vaciló ni lo pensó dos veces en el momento en que el sacerdote de San Damián le pidió ayuda para reconstruir el templo que había quedado en ruedas.

Ante esta acción el padre de San Francisco de Asís lo desheredo a lo cual el reaccionó soltando incluso las vestiduras que tenía puestas en este momento para representar que no se encontraba atado a ningún objeto terrenal más que a su amor hacia Dios.

Glorioso San Francisco de Asís,

te ruego me concedas la serenidad,

para aceptar las cosas que no puedo cambiar.

 

Vengo a ti con intranquilidad, para que me regales claridad,

y me ayudes a enfrentar la realidad.

 

Oh santo mío,

oh grande y virtuoso San Francisco de Asís,

te ruego me concedas, la serenidad y el valor,

para cambiar las cosas que puedo cambiar.

 

Vengo a ti para que me permitas,

la sabiduría de discernir entre lo posible, y lo que no

me debe preocupar. Además ayúdame a ver mejor el camino,

y aprender a vivir un día a la vez.

 

Oh gran San Francisco de Asís.

Oh Señor Mío, tú que estás en los cielos y que eres

tan bueno, concédeme de tu desinterés, tu paciencia,

tu calma, tu claridad y tu devoción.

Me arrodillo ante ti, virtuoso San Francisco de Asís,

pidiéndote que me ayudes, a disfrutar un momento a

la vez, aceptando las adversidades, como un camino hacia la paz.

 

Me presento a ti en este mundo, como un pecador

tal y como soy, y cómo me gustaría ser.

 

Creo en ti,

Sé que harás las cosas mejor, y que contigo todo estará bien,

me entrego a tu voluntad, de esta manera sé que podré,

ser razonablemente feliz en la vida, increíblemente feliz

contigo en la siguiente.

 

Te ruego, atiendas a mis plegarias,

por lo tanto vengo a ti con desesperación, para satisfacer

mi intranquilidad y lograr encaminar, mi vida en un

sendero de paz y quietud, como hiciste tú con la tuya,

entrego mi fe y mi voluntad a ti, sabiendo que

sabrás llevarla por el buen camino.

 

Confío en ti,

oh, gran San Francisco de Asís, te necesito,

oh, San Francisco de Asís, libera mi mente de todo

lo que la hace sufrir, y llena mi vida de gozo y paz

para poder disfrutar de mi tiempo en este mundo

 

Amén.

Aférrate a San Francisco de Asís

Para realizar la oración, concéntrate, enciende una vela (si lo prefieres), cierra tus ojos, realiza la señal de la cruz y centra toda tu fe en estas palabras. Y no olvides que lo importante es que estés totalmente dentro de tus palabras y tus deseos de corazón, además no olvides que esta es una oración de serenidad para pedir a San Francisco de Asís.

La paz, sabiduría y serenidad de San Francisco de Asís se posará sobre ti para encaminarte y llevarte por un sendero de tranquilidad completa que te liberará de tus preocupaciones, pero recuerda que solo es posible si pones de tu parte, coloca toda tu fe en él y vuelve a tu vida con la mente abierta y limpia, aprovecha la claridad en tu entendimiento para que tu vida se nivele.