Oración poderosa de San Francisco de Asís a Jesús Sacramentado

Oracion poderosa de San Francisco de Asis a Jesus Sacramentado

San Francisco de Asís fue un hombre que desde muy joven sintió el llamado de Dios. Esto lo llevo a dedicar su vida entera al servicio del Señor. En su historia son muchos los poemas que escribió para Jehová, incluyendo su oración a Jesús sacramentado, las cuales fueron varias. Asimismo, estas se convirtieron en hermosas plegarias muy clamadas entre los seguidores más fieles.

Índice()
  1. Hermosa Oración de San Francisco de Asís a Jesús Sacramentado
  2. En qué creía San Francisco de Asís

Hermosa Oración de San Francisco de Asís a Jesús Sacramentado

Francisco de Asís, sabía que Él necesitaba de Jesús. Por lo tanto, Él pasaba sus días pidiéndole a Dios que fuera Él, tomando el control de su vida. Con el fin de que lo guiará en cada uno de sus caminos. Por eso es que sus actos lo transformaron en un ejemplo, para muchos católicos cristianos.

Amado Señor Jesús, en este momento me

presento ante ti. Para agradecerte por las

bendiciones que Tú, me concedes día a día.

Te agradezco por mi familia y por cada uno

de mis seres queridos.

 

Gracias, porque sé, que aunque somos personas

imperfectas y llenas de maldad. Tú, siempre

estás cuidando de mí, y me provees cada

una de mis necesidades.

 

Perdóname por mis ofensas cometidas, por

las acciones con las que te he ofendido. Disculpa

mis pensamientos, mis feas actitudes y con lo

cual te he faltado, alejándome de tu presencia.

 

Perdona si yo he sido malo con mi prójimo.

Si me he dejado llevar por el egoísmo,

lastimando alguna persona. Concédeme

el discernimiento necesario. Para así

tener un corazón humilde. Y poder pedir perdón

a todo aquel que le haya fallado.

 

Haz de mí una persona digna, con un sentir

dispuesto a servirte en cada momento de

mi vida. Que yo sea usado como instrumento en

tus manos y que a donde quiera que vaya,

lleve tu palabra.

 

Coloca en mí, ese don de servicio. El cual es

necesario con el fin de poder cumplir, con el

propósito que Tú, tienes establecido en cada uno

de nosotros. Así como lo dice tu palabra, que

sirvamos por amor, los unos a los otros.

Obraras en nuestras vidas conforme a la voluntad de tu corazon

Que yo aprenda a valorar más las cosas

espirituales que lo material. Que yo pueda

entender que lo de este mundo, solo es vanidad

y que lo de verdad importa, es lo que Tú

nos regalas día a día.

 

Que mi vida y todas mis acciones sean

testimonio de tu obra en mí. Que yo pueda

ser luz en medio de tantas tinieblas. Coloca en

mí, la sabiduría y el entendimiento. Para poder

compartir tu mensaje con todos aquellos

que no te conocen.

 

Mira con ojos de misericordia a esta humanidad,

que se encuentra perdida en las tinieblas

de este mundo. Dales el entendimiento para

que te reconozcan a ti, como su único

Señor y Salvador.

 

Concédeles la oportunidad que puedan abrir

sus corazones a ti. Que así, tengan el

discernimiento de resistir todas las

tentaciones del enemigo. Porque Él, anda

como león rugiente, buscando a quien devorar.

 

Que ellos puedan entender que Tú, moriste en

el madero de la cruz, por amor a nosotros. Que

te despojaste de toda tu gloria y majestad. Para

de esta manera darnos, la oportunidad

de presentarnos  ante el Padre.

 

Reconozco y sé, que solo a través de ti, se llega

hasta Él. Tú, eres nuestro escudo y roca fuerte,

y si Tú estás junto a nosotros a quien temeré.

 

Agradecido, porque sé, que ha escuchado mi

oración y sé que Tú. Obrarás en nuestras vidas

conforme a la voluntad de tu corazón. Gracias

por todo en el poderoso nombre de Jesucristo.

Quien murió y resucito y vive por siempre.

 

Amén.

En qué creía San Francisco de Asís

Es muy común orar a San Francisco de Asís para el amor. Pues confiaba con todas sus fuerzas en este sentimiento. Tanto así que a pesar de nacer en una familia adinerada. Renuncio a sus bienes, por el hecho de que sintió el llamado de Dios. Dedicándose a seguir los pasos de Jesús, quien lo inspiro a llevar una vida de servicio al prójimo.

Subir