Saltar al contenido

Oración para que el coronavirus no llegue a mi país y no haga más daños

13 marzo 2020

El año 2020 lo comenzamos con terribles noticias, una de ellas fue la propagación del virus llamado «coronavirus». Hoy haremos una oración para evitar que el coronavirus  llegue a este país y no haga más daños en los países que ha llegado.

Si hay algo en lo que debemos estar agradecido con Dios. es que el coronavirus no ha llegado a nuestro país con la misma magnitud de china. Lamentablemente algunos países han perdido vidas con la llegada de este virus.

Orando para detener la llegada del coronavirus

Ciertamente nosotros no podemos hacer nada para evitar la llegada del coronavirus en nuestro país. Pero tenemos a alguien que si puede evitarlo, y no son los doctores, es Dios. Debemos estar totalmente seguro, que nuestra oración tendrá efecto. Porque no le estamos orando a cualquiera, sino a el Todopoderoso.

Desde que se detecto el coronavirus, doctores han estado trabajando duro e incluso muchos han perdido la vida. Agradecemos su labor, y esta muy bien su ayuda. El error esta cuando nosotros colocamos la fe en ellos y no en Dios.

Padre Todopoderoso,

En e lnombre de tu hijo amado Jesucristo.

Te pido que no evites que el coronavirus llegue a mi país.

 

Hoy declaro y creo lo que dice tu palabra en Éxodo 23:25

Éxodo 23:25: Adora al Señor tu Dios,

y él bendecirá tu pan y tu agua.

Yo apartaré de ustedes toda enfermedad.

 

Creó firmemente en que tu apartaras de nosotros toda enfermedad,

que el coronavirus no llegara a más países.

Te pido que sanes a los que han sido afectado con el virus.

 

Así como a las familias que han perdido seres queridos,

dale fortalezas para salir adelante.

Purifica nuestro cuerpo, que nada de lo que toquemos,

comamos y bebamos nos haga daño.

Manda a tus ángeles a hacer protección sobre mi país.

 

Activo el ministerio angelical para que guarden y protejan,

cada casa, hospital, escuela y empresa de mi país.

Te pido con toda mi fe, que el coronavirus no haga más daño,

detenle ahora en el nombre de Jesús.

 

No permitas que el virus siga cobrando más vidas inocente.

Perdona nuestros pecado y la corrupción del país.

Se que no somos nadie para pedirte

que cambies o te muevas a nuestra manera.

Por eso en esta hora te pido que nos localices en tu presencia.

 

Si es posible que lo in-cambiable sea cambiado,

te pido de corazón que lo cambies,

para detener las muertes de los inocentes.

 

Enséñanos cual es tu voluntad,

enséñanos el camino que debemos tomar,

para evitar que toda crisis nos afecten y dejen de hacer daños.

 

Ten misericordia de nosotros,

de todos los que han sido afecta por el coronavirus.

Aquellas familias que fueron afectadas, que perdieron familiares,

acogelos en tus brazos de amor y da la fortaleza que necesitan.

 

A los que están contaminados, te pido que los sanes.

Los doctores y los que han sido obligados a combatir este virus,

protegelos y bendicelos Señor.

 

No permitas que se enfermen ni mueran.

Dios, tú eres el medico por excelencia,

sana nuestro cuerpo y alma no solo de la enfermedad física,

limpianos también del pecado.

 

Que tu presencia Señor nos enseñe,

que no te necesitamos solo en momentos de crisis,

en momentos de alerta internacional.

Te necesitamos incluso para las cosas pequeñas.

Te necesitamos cuando todo va bien también.

 

Termino esta oración Padre,

creyendo en que tu nunca haz dejado de obrar,

en la vida cada uno de los afectados por el coronavirus.

 

Te doy gracias por cuidarme, porque cuidas de mi familia

y por cuidar de este país.

Gracias porque hoy desperté, gracias por la vida,

gracias porque aún tu propósito no termina conmigo.

 

Amén.

Como orar para evitar la llegada del coronavirus al país

Cuando se ora por un país, una de las cosas que de bebe es, tener compasión por las personas infectadas en china. La compasión nos permite sentir el dolor de los demás. De esta forma la oración que hagamos va a ser de corazón y sincera.

Si no sentimos compasión, básicamente estaremos orando por miedo porque, sin la fe y sin amor no sentiríamos el dolor de alguien siendo afectado. Así que, cuando oramos por un país o estado, no podemos pensar solo en nosotros sino en todos los habitantes.