Saltar al contenido

Oración cristiana para cada día de la semana con un versículo bíblico

4 agosto 2020
Oración cristiana para cada día de la semana con un versículo bíblico

Dios nos exhorta a orar todo los días, como se ve reflejado en el versículo bíblico: Orad sin cesar. Demos gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con nosotros en Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:17-18 en estos versículos se muestran que la voluntad de Dios demanda oración. Por esta razón traemos una Oración cristiana para cada día de la semana con un versículo bíblico.

La oración es la manera en que podemos comunicarnos con Dios, cada día de la semana, con un versículo bíblico, esta es muy esencial, ya que no mantiene en comunión.

Oración para cada día de la semana

Nosotros somos dependientes, lo que quiere decir que tenemos la necesidad de depender de Dios, el cual provee nuestro sustento diario. Por esta razón, es muy importante orar a Dios todos los días de las semanas.

Día lunes

 

En primer lugar,

Oh Dios poderoso, te pido

para que tomes el control

de este día y para

que sea de bendición.

 

Además, Jesús, oro a ti

porque sé que vas

a cumplir todas

mis peticiones.

 

Asimismo, te pido

que concedas las promesas

que nos diste

en Mateo 11:28.

 

Ciertamente, solo tú

sabes lo cansado que estoy,

también necesito de tu paz,

porque me siento

muy cargado y también solo.

 

De igual forma  yo

creo que me darás

reposo, confió en ti,

en el nombre de Jesús.

 

Amén.

 

Día martes

Maravillosa Jesús,

en primer lugar

te doy honra y gloria

porque eres el

único que la mereces.

 

En este día y en este

momento, reclamo la promesa

que me diste en el libro de

Hebreos 6:14.

 

Por esa razón, es que

clamo a ti poderoso Dios,

porque sé que lo que

me prometiste

lo vas a cumplir.

 

Por lo tanto, en el nombre

de Jesús

creo en tú

promesa.

 

Amén.

 

Día miércoles

 

Oh Dios en este día,

te Bendigo, por lo grandioso

que eres.

 

Clamo con voz en cuello;

y proclamo la promesa

la cual dice: en Juan 16:33.

 

Tú venciste al mundo, asimismo pido,

para que me permitas vencer

mis pruebas.

 

Gracias, porque cada petición

que te he hecho, tú la has cumplido,

en el nombre del Padre

del Hijo y del Espíritu Santo.

 

Amén.

 

Día jueves

 

Príncipe de paz, te ruego

que me llenes de tranquilidad;

porque muchas situaciones

atacan mi vida.

 

Por esta razón, es que te pido

que me des paz; como lo dice en

Números 6:26.

 

En esta hora y este momento,

sé que vas a responder mi suplica

poderoso Dios.

 

Te doy gracias de antemano;

porque sé vas a cumplir

mi petición.

 

Yo creo en ti; y creo que vas a

seguir haciendo en mi vida.

 

Amén

Día viernes

 

Hijo de hombre, pido para que

me cuide de toda enfermedad, como

lo dice en 1 Tesalonicenses 5:9.

 

Señor, tú sabes que me

he encontrado

mal de salud; pero como

tú dices, tú eres el médico

por excelencia.

 

Además, tú nos proteges de

todo mal.

 

También, tú nos cuidas

de toda presencia

maligna, que quiera atentar contra

nuestra vida, por medio de la

salud.

 

Por ese motivo te doy gracias;

porque tú nos has prometido

la protección.

 

Te alabó Príncipe de verdad;

porque respondes mis suplicas.

 

Amén

 

Día sábado

Oh bendito Jesucristo, tú

eres nuestro amparo y nuestra

fortaleza.

 

En momentos de malas

circunstancias como lo dice

en Salmo 37:2;

tú eres nuestro refugio,

por eso te alabó.

 

Tú nos has prometido

protección; y por eso te alabo,

en ti creo  y confió en el nombre

poderoso de Jesús.

 

Amén

 

Día domingo

 

Por consiguiente,

Oh Cristo Jesús  tú eres

él que puede quitar

mi agonía y mis tristezas

como lo dice Jeremías 31:13.

 

El cual dice que nos darás

alegrías, que los ancianos sé

gozarán y te glorificaban;

porque grandes cosas

ha hecho el Señor.

 

Los labios se llenarán

de felicidad

porque grande es Jehová

los niños se gozarán.

 

Finalmente, estoy

sumamente

agradecido porque

grandes proyectos

tienes para mi vida.

 

Amén.

En la semana con Dios y la biblia

La biblia nos enseña, a que tenemos que tener comunión con Dios; lo cual se logra es mediante a la oración; y a la lectura de la palabra. La palabra de Dios es el pan; y la oración es el agua la cual da vida a nuestro espíritu.

Por último, podemos decir que para la vida espiritual es muy importante la comida porque esta mantiene vivo al espíritu.