Saltar al contenido

Oración cristiana para pedir por un enfermo grave o en etapa terminal

5 agosto 2020
Oración cristiana para pedir por un enfermo grave o en etapa terminal

En esta oración cristiana para pedir por un enfermo grave o en etapa terminal. Aprenderás como debes de conducirte en tu vida secular y espiritual, para que puedas ser agradable delante de la presencia de Dios, puedan ser oídas y respondidas tus oraciones.

Como ya se le pide aquí por este enfermo; que necesita de la misericordia del eterno, por si el Señor se compadece y le da la sanidad que este requiere para su recuperación física y puedas ver la gloria del Altísimo en cuanto a este milagro que se le ha implorado, conociendo y entendiendo que para el Todopoderoso no hay nada imposible.

Petición para pedir pon un enfermo grave

Sean dadas gracias al Dios de los cielos, en el nombre de su Hijo Jesús; porque él es bueno y para siempre son sus misericordias. Porque además, nos ha dado la gran bendición y el privilegio, de abrirnos las puertas del cielo.

Oh Dios omnipotente,

en el nombre

de Jesús, te doy gracias,

gloria y honor.

 

Porque solo tú eres

digno mi Rey, de ser

adorado y exaltado

por todos los siglos.

 

Te pido perdón por

todos mis pecados,

te ruego, inclina tu oído

y a mi oración atiende.

 

Porque me enseñas en

tu santa palabra,

 viva y eficaz,

que solo tú eres Dios.

 

Y fuera de ti Señor,

no hay otro

poderoso como tú.

 

Por esta razón,

te ruego, que te glorifiques

de una amanera

gloriosa, y me permitas

ver tu gloria.

 

Permitiéndome Señor,

visualizar y palpar

tu gloria.

 

Experimentando como te mueves

 y derramando sanidad

sobre esa persona que

está gravemente enfermo.

 

Y asimismo levántale

porque tú mi Dios, eres

Poderoso para hacerlo,

asimismo tienes  el poder para

dar vida y tomarla de nuevo.

 

Esto lo educan las sagradas

escrituras, y yo creo.

 

Tengo fe Señor,

que tú escuchas mi oración,

y ruego a ti, ya que eres

un Dios compasivo y

me responderás.

 

Liberta de esa enfermedad,

a esa persona

que te necesita.

 

También, conozco que eres

fuerte mi Señor,

te imploro por esa persona,

que está gravemente

enfermo y en etapa final.

 

Dale una oportunidad

de vida y sánale para que

te busque y siga alabándote.

 

Porque tú mi Rey,

eres Dios de vivos y no

de muertos.

Perdona mi Señor sus pecados,

y vuelve a darle vida,

para que busque de ti,

y no sé aparte de ti,

nunca jamás.

 

Permite que esto le sirva

de experiencia,

para que te sea agradecido

por todo el

bien, que habrás hecho

para con él.

 

También te adoré

y te sirva de corazón.

 

Por consiguiente,

pueda dar testimonio,

de las maravillas que habrás

efectuado en él.

 

No porque se lo haya merecido,

por cuanto todos los

hombres somos pecadores.

 

Que pueda darte

gloria solo a ti,

porque lo hayas sanado,

debido a las misericordias

que habrás

tenido para con él.

 

Porque el hombre no es digno

ni siquiera de

tu amor.

 

Por cuanto los hombres

son pecadores, y tú

mi amado Señor,

eres Santo.

 

Ante ti se doblará

toda rodilla, y por esta razón

me inclino a ti, mi

Redentor, clamándote

por sanidad.

 

Asimismo, te ruego que le

des tranquilidad y paz,

a esa persona que

está transitando por

esa enfermedad tan delicada.

 

Restáurale,

tócale mi fiel amigo,

y sánale.

 

Señor, tú que habitas en luz

inaccesible,

toma el control en él;

alúmbrale sus tinieblas.

 

Y tu luz

resplandezca sobre su rostro,

y salga de su cuerpo todo

espíritu inmundo.

 

Te ruego también,

que salga de él toda

enfermedad, y entrónate

en su corazón

y haste el Rey de su vida.

 

Encaminándole

siempre hacia

tus caminos.

 

Finalmente, te pido mi

Dios del cielo, que me muestres

tu gloria en cuanto a esta oración

que he realizado

ante tu presencia.

 

Más no sé

haga mi voluntad,

sino la tuya.

 

Amén.

Sanidad desde lo alto

Oración cristiana para pedir por un enfermo grave. Se ha obtenido como resultado, que es preciso tener en cuenta al Dios de los cielos, para que sea él entregándose en nuestros corazones. Para que sea el Señor, el Rey de nuestras vidas, se pueda disfrutar de las bendiciones escritas en la santa palabra de Dios.

Cuando se ore al Eterno, él pueda escuchar y responder a las oraciones que se hayan elevado ante su presencia, como en este caso, se le ha clamado por la sanidad, del que se encuentra enfermo grave y en etapa terminal; me permita ver su gloria en ello, y me responda según su voluntad.