Saltar al contenido

Poderosa oración cristiana para el Viernes Santo ¡Bendito día!

8 agosto 2020
Poderosa oración cristiana para el Viernes Santo ¡Bendito día!

Poderosa oración cristiana para el Viernes Santo ¡Bendito día! Durante el Viernes Santo se recuerda la pasión y muerte de Jesús, lo cruel que fue su crucifixión y los martirios que tuvo que padecer para el perdón de los pecados y la salvación de la humanidad. Es importante orar en este momento tan importante, ya que aunque no es una celebración litúrgica ni un acontecimiento de júbilo, este debe ser conmemorado con una poderosa oración cristiana.

El Viernes Santo no ha de ser un momento de tristeza, ni de alegría, sino que debe concebirse como un buen día para rendirle honor al sacrificio que Jesús realizó por la humanidad, mediante esta poderosa oración cristiana para el Viernes Santo.

Oración cristiana para el Viernes Santo a Jesús

Con esta poderosa oración cristiana se puede hacer homenaje al hecho de que Jesús murió en la cruz de forma lamentable, y el Viernes Santo es el momento para orar por ello. 

Oh Jesús misericordioso,

Salvador de la humanidad,

Tú que repartiste luz

entre tanta oscuridad,

y nos devolviste la vida

que se nos estaba apagando poco a poco.

 

En este Viernes Santo deseo

desde la profundidad de mi ser

conmemorar tal acto de amor,

y nos hizo comprender que Dios

nos ama incondicionalmente.

 

Jesús mío, en este día deseo

reflexionar respecto a esa tortura inimaginable,

a ese dolor que padeciste en la cruz 

y en cómo tu fuerza de voluntad

y amor te ayudaron a cumplir tu misión.

 

Tu legado, oh Jesús, permanecerá

hasta el fin de los tiempos

en los corazones de todos tus devotos,

sin importar las regiones de dónde provengan,

o las fronteras que nos dividan,

haciendo caso omiso a la raza o el color.

 

De igual manera

ya que los fieles a Dios

pueden ser de toda cultura,

y todos estos conmemoramos

hoy la crucifixión.

 

Oh Jesús, en este Viernes Santo

deseo mantener vivo en mi corazón

el recuerdo que ha traspasado generaciones,

así ese día en el que derramaste tu sangre

y sacrificaste tu vida por todos los hijos de Dios.

 

Primero por el amor que profesaste

mediante tal acto derrotó al odio,

y nos dio una nueva

oportunidad para honrar a Dios,

para obtener abundante vida

por el poder de tu fuerte sacrificio.

Rompiste nuestras ataduras,

oh amado Salvador de la humanidad,

y padeciste el mayor sufrimiento

solo por amor.

 

Bendito seas por siempre

y hasta más allá del fin de los días,

Jesús, del mismo modo

por el sacrificio tan grande

que realizaste por nosotros.

 

Primero tú, que soportaste

todo tipo de torturas,

y te convertiste en el cordero de Dios,

así, dando vida a nuestra alma

vacía y desolada.

 

Tú, Jesús clemente,

que cargaste con la cruz,

y en ella reposaban todos los pecados,

culpas y fallas humanas,

del mismo modo,

tú que soportaste dolores inimaginables

y no dudaste en dar tu vida por nosotros.

 

Ademas, las humillaciones

que tuviste que vivir,

y el sufrimiento que

padeciste por nosotros,

es lo que hoy yo conmemoro,

en este Viernes Santo.

 

Donde tu huella imborrable

le recuerda a mi corazón que nada soy,

si no es por ti.

 

El recuerdo de tu sacrificio

entra como rayos de luz en mi ser,

así llenándome de entendimiento

para comprender tal sacrificio.

 

Oh Jesús mío,

primero, hoy busco conmemorar

este día tan importante al saber,

que diste todo por nosotros;

en el poder sagrado de tu cruz

se encuentran las fuerzas

que impulsan a mi alma a amarte cada día.

 

Amén.

El Viernes Santo y el sacrificio de Jesús

Del mismo modo, el Viernes Santo es un día plenamente importante, y este no debe pasar en vano; Por lo tanto, el sacrificio realizado por Jesús en este día debe ser conmemorado con una poderosa oración cristiana, nunca olvidando que gracias a ello la humanidad fue salvada.

En resumen, este día es ideal para reflexionar al respecto, y recordar el amor y la fortaleza que impulsó este acto trascendental, el cual debe ser recordado hasta el final de los tiempos, en especial cada Viernes Santo.