Saltar al contenido

Oración a la Cruz de Caravaca para el amor, la suerte y la prosperidad

13 mayo 2020
Oración a la Cruz de Caravaca para el amor, la suerte y la prosperidad

Hay muchas personas que le hacen una oración a la Cruz de Caravaca para el amor, la suerte y la prosperidad, el motivo es porque cuenta la historia que la Cruz de Caravaca es muy milagrosa.

Porque supuestamente esta cruz fue confeccionada con una astilla de madera de la propia cruz donde Jesús fue crucificado.

Esta es una cruz de dos brazos y por ello está considerada una reliquia. Por lo tanto se conserva en un relicario en La Basílica del Real Alcázar de la Vera Cruz en Caravaca.

Esta reliquia llegó a manos de los cristianos después de que Santa Elena la halló. Hoy en día es propiedad de la Cofradía.

Pedir a la Cruz de Caravaca por amor, suerte y prosperidad

Si te encuentras en apuros, si ves que el mundo se te viene encima. No dudes en apresurarte a invocar la intercesión de la Cruz de Caravaca mediante la oración a la Cruz de Caravaca para el amor, la suerte y la prosperidad.

Para que te conceda suerte en el amor y también en el dinero y la buena suerte.

Una medalla con una imagen, bien sea de la Santísima Virgen o de un santo. O cuando se trata de una cruz, que en este caso tienen la aprobación de la Iglesia católica siempre y cuando estén bendecidas, se pueden llevar al cuello como una protección.

En este caso es muy recomendable llevar una Cruz de Caravaca en el cuello, como símbolo de la cruz donde nuestro Señor fue crucificado, caso siempre elaborada en un metal precioso como oro

Oh, santísima y milagrosa Cruz

de Caravaca en este momento

en que me  encuentro en una

situación económica precaria.

 

Cuando me está fallando la suerte y

en el amor no encuentro ningún alivio.

 

En primer lugar quiero pedirte que

me proporciones esas tres

cosas en abundancia.

 

Facilítame el dinero, dame suerte

en los negocios y finalmente ayúdame

a conseguir un amor bueno. 

 

Milagrosa Cruz de Caravaca que fuiste

hallada por Santa Elena y reposas en los

alteres de la Basílica de Murcia.

 

Te pido con mucha fe y con humildad

que me llenes de alegría sana y que me

proporciones las maneras de encontrar

a esa  persona que Dios haya

enviado para ser mi complemento.

 

Te también pido que dirijas todas mis

empresas para que ningún intento

de negocio sea fallido.

 

Que la suerte esté siempre de mi

lado y que Dios del Cielo Todopoderoso

y Divino sea siempre mi tutor.

 

Hoy bendita Cruz de Caravaca, pongo

a tus pies toda mi esperanza en conseguir

la fortuna en todos los sentidos.

 

En convertirme en tu aliado perenne

y en no desconocer cada milagro

que venga por órgano tuyo.

Yo por mi parte, te prometo milagrosa

Cruz, no cejar en propagar la fe

en tu Divina Providencia.

 

Y estar siempre agradecida por la

gracia que me concedas cada vez

que yo invoque tus favores.

 

Para contarle a todos mis

hermanos en cristo lo milagrosa que

es tu intercesión en nuestras vidas.

 

Te prometo llevarte siempre

en mi cuello como señal de mi fe

en ti y rezar un Padre Nuestro todos los

días para que  siempre me protejas y

alivies todas mis penas.

 

Bendita Cruz de Caravaca de hoy

adelante, declaro que serás mi

escudo de protección y mi alivio.

 

Que serás el símbolo que alumbre

mi camino y que serás siempre

mi guía y mi consuelo.

 

Estas palabras las hago llegar a ti

Bendita Cruz de Caravaca por medio de mi

único intermediario, Nuestro Señor Jesucristo.

 

Como una señal de amor, sumisión y respeto,

en el nombre del Padre, en el nombre del

Hijo y en el nombre del Espíritu Santo.

 

Amén.

¿Por qué confiar en la Bendita Cruz?

Debemos confiar en la Bendita oración a la Cruz de Caravaca ya que esta cruz es un símbolo de amor y de protección para toda la humanidad.

Esta cruz es el símbolo de un recuerdo muy triste cuando Nuestro Señor Jesucristo fue llevado a ese madero de tormento para pagar por todos nuestros pecados.

Su versión original, está en una basílica en España y cuenta la historia. Que está confeccionada con una astilla de madera de la auténtica cruz donde se sacrificó al cordero de Dios.