Saltar al contenido

Oración para la devoción a la Cruz de Jerusalén de Cristo Redentor

16 junio 2020
Oración para la devoción a la Cruz de Jerusalén de Cristo Redentor

Demostrar la devoción que sentimos hacia Dios y Cristo a través de la oración en la mejor herramienta que tenemos en cuestión de conexión espiritual. Cristo Redentor sufrió en la cruz por nosotros para demostrarnos su infinito amor. Por su dura vivencia en tiempos de Poncio Pilato se ganó el trono de Redentor del Mundo. Implora esta hermosa Oración para la devoción a la Cruz de Jerusalén de Cristo Redentor.

Después de la muerte de Cristo en la cruz, el significado de esa figura de madera cambió. Pues lo que era un lugar para el suplicio y el castigo de hombres señalados por la justicia se convirtió en un símbolo de amor. En un escudo contra el mal, en el árbol de la vida y al pasar del tiempo la veneración hacia ella ha ido aumentando.

Hermosas palabras para demostrar devoción a Cristo Redentor

El juicio que le hacemos a Cristo se resume en la cruz. Dios envía a su hijo al mundo y el mundo lo crucifica. Dios realiza la obra de la redención a través del juicio en la cruz. Lo más relevante del caso es que nuestro juicio ante Él lo condenó y lo llevó a la cruz.

La grandeza de nuestro señor Jesucristo nos la demostró en la cruz, porque Dios la eligió para que diera nuestro juicio sobre Él. Así lo condenamos y de la misma manera se trasformó en redención. Por ello eleva esta Oración para la devoción a la Cruz de Jerusalén de Cristo Redentor.

Gloriosa Cruz de Cristo Redentor

Bendito y honorable Jesucristo Redentor,

mi Jesús adorado, enviado de Dios para 

limpiar nuestros pecados con tu sangre,

padeciste el dolor de ser clavado a una cruz 

como un delincuente común.

 

Aun siendo el verdaderos Rey, con tu corona 

de espinas punzantes muchos se burlaron de 

ti, cargaste el peso de una pesada cruz por 

largo camino y con tristeza en tus ojos viste 

sufrir a la Virgen María el dolor de una madre.

 

Dios se hizo hombre en ti Cristo y vino a sufrir 

en tu carne humana las pruebas de la vida y 

las tormentas de la muerte.

 

Las maldades del hombre te llevaron a morir 

crucificado en la cruz, los dolores de tu 

cuerpo fueron ejemplo de tu honorable 

valentía.

 

Tu humildad jamás se vio manchada por tanta 

maldad, por culpa de nuestras inequidades tu 

cuerpo fue llagado y despedazado.

 

Fuiste castigado para darnos paz y 

devolvernos la salud, fuiste señalado y 

humillado ante los hombres por hablar de tu 

padre: nuestro Dios Todopoderoso.

devoción a Cristo Redentor

Hoy glorifico tu vida y tu muerte en la cruz,

porque fue una muestra clara del amor que 

Dios nos tiene como sus hijos.

 

Porque al tercer día resucitaste de entre los 

muertos y nos enseñaste que la vida eterna 

es posible si servimos a Dios como tú lo 

hiciste.

 

Te dedico con todo mi amor, mi devoción, mi 

fe, mi entrega, con todo mí ser esta hermosa 

oración como muestra de mi completa 

entrega ante ti.

 

Toma mi vida y guía mis pasos, con la gracia 

de tu misericordia nada es imposible para mí 

porque tú dignificas mi vida y engrandeces mi 

corazón.

 

No me desampares mi Cristo Redentor,

mi cuerpo y mi espíritu claman de ti,

para que con la sangre que derramaste me 

protejas del ataque del enemigo que siempre 

anda rondando mi vida.

 

No permitas que la tentación me alcance 

porque soy más rápido que ella,

tú me fortaleces y me haces ser cada día una 

mejor persona para adorar al prójimo como a 

mí mismo.

 

Sigo tu ejemplo a donde quiera que voy y 

recuerdo la cruz como símbolo del amor que 

me profesas.

 

Amén.

Poderosa Oración que nos conecta con Dios

Cuando adoramos y sentimos admiración por alguien siempre buscamos la manera de demostrarlo. El amor y la devoción que sentimos hacia La cruz de Jerusalén de Cristo Redentor se la damos a conocer a través de nuestras palabras que imploramos con fiel oración.

La oración nos mantiene unidos a Dios, fortalece nuestra relación y nos permite desahogar las penas que nos aquejan en el día a día de la vida. También podemos orarle a Cristo Redentor para agradecer las bendiciones recibidas como muestra de su bondad.