Oración hermosa al Divino Niño Jesús “En ti confío todas mis necesidades”

oracion hermosa al divino nino jesus en ti confio todas mis necesidades

El Niño Jesús es el mismo Jesucristo. Es el Hijo de Dios que nace del vientre de la Virgen María concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Jesús nace en medio de adversidades, se rumoraba que nacería el mesías. El hijo de Dios y por ello se les busca a su madre María y a su padre José. El mensaje de paz y amor viene dado desde su nacimiento, utiliza la Oración al Divino Niño Jesús “en ti confío todas mis necesidades”.

Jesús en su etapa infantil; ya comenzaba a demostrar la grandeza de la misión que Dios le había encomendado. Nos enseñó que el amor reina en los niños guiados por su Padre Celestial para convertirnos desde el corazón en nobles hombres y mujeres. La transformación para ser más semejantes a Jesús. Como hijos obedientes a las normas de su padre y llamar así a su reino en la tierra como en el cielo.

Índice

    Hermosa Oración al Divino Niño Jesús

    El Divino Niño Jesús es venerado por muchos seguidores debido a sus innumerables milagros. La devoción en su honor es providencia para el mundo. Representa lo maravilloso de la vida cuando muchos no la aprovechan y la desprecian entre pecados y sentimientos impuros. Dios se hizo niño y nos envió a Jesús, pequeño igual que otros niños, pero con la gracia divina en su corazón de salvar al mundo.

    Entreguemos nuestras plegarias confiando en la misericordia de Dios. Porque su amor por nosotros es tan grande que nos envió a su único hijo para el perdón de nuestros pecados. Te presentamos esta Oración al Divino Niño Jesús “en ti confío todas mis necesidades”.

    Mi Amado Niño Jesús,

    hermoso niño,

    y mi pequeño refugio de Amor,

     eres la luz que ilumina mis días.

     

    También eres la esperanza de seguir cada mañana

    al frente de mis responsabilidades,

     te amo y te venero con la pureza más grande

    como el amor de tu madre María.

     

    Divino Niño Jesús,

    las necesidades del mundo invaden mi ser,

    en oportunidades siento que me agobian y que no podré continuar,

    no ha sido fácil avanzar con tantas dificultades.

     

    Tu fe me fortalece y me incita a levantarme y seguir.

    Por bajezas del pecado,

    he caído de rodillas ante el mundo,

    pero tu gracia divina me ha hecho despertar.

     

    Bendito Niño,

    tu luz brillante

    me ha sacado de la oscuridad

    y a iluminado el camino que debo seguir.

     

    Además tu pureza y tu grandeza

    te hace único y especial,

    concédeme la dicha de estar tranquilo

    y en paz sabiendo que aligeras las cargas de mi espalda.

    pon en manos del senor todas tus obras

    Te entrego el peso de mi cruz

    para que mis pasos

    sean más firmes

    y seguros.

     

    Mi niño bendito, mi niño adorado,

    en ti confío todas mis necesidades,

    esa hambre del espíritu de sentir

    tu presencia en mi corazón.

     

    Invade mi ser

    y colma mi humanidad

    de tus más nobles

    sentimientos.

     

    También permite que en mi espíritu

    abunden las enseñanzas de nuestro Padre Celestial,

    que pueda hablar de su misericordia,

    así como de lo inmensamente grande que es su poder en la tierra.

     

    Niño Lindo,

    eres tú mi inspiración,

    consuela mis penas, protege mi alma,

    alivia mi dolor, ilumina mi oscuridad, defiéndeme de tentaciones.

     

    Finalmente sálvame del enemigo

    y cuídame con tu incomparable amor.

    Confío en ti y en tu santo padre.

     

    Amén.

    Ser como los niños para entrar al Reino de los Cielos

    El objetivo primordial de la devoción al Divino Niño Jesús, nos permite como personas ejercer nuestra propia transformación para parecernos cada vez más a él. En el sentido de comportarnos como hijos amorosos, obedientes a los mandamientos de Dios y dóciles a sus consejos y enseñanzas.

    Entrega al Divino Niño tu confianza para que pueda ayudarte a seguir adelante aún en momentos de adversidad. La fe ha de ser el primordial sentimiento que te una al Niño Jesús. Utiliza la oración para demostrarle cuanto le amas y el sacrificio que haces para ser como él, para imitar su ejemplo.

    Que todos los niños del mundo puedan conocer la dicha de sentir en sus corazones la presencia de Dios a través del Niño Jesús. Que sus sonrisas transmitan la alegría del catolicismo y que aprendan a orar a Dios para pedir y agradecer.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más