Saltar al contenido

Oración milagrosa a Jesús de la Misericordia para la sanación de un enfermo

23 mayo 2020
Oración milagrosa a Jesús de la Misericordia para la sanación de un enfermo

La historia de Jesús nos relata en su mayoría los milagros y prodigios que hizo nuestro Señor en su estadía acá en la tierra, sabemos que no ha habido mayor sacrificio que el que hizo aquel hombre que murió en la cruz del calvario, pagándolo a precio de sangre, cabe destacar que la oración milagrosa a Jesús de la Misericordia para la sanación de un enfermo es vital en momentos de angustia.

A lo largo de nuestras vidas tenemos aflicciones, vemos que somos tan frágiles ante tantas enfermedades que aquejan a la humanidad, sin motivos a dudar tenemos la mas grande historia que es la de nuestro Salvador y Señor Jesús, revivir los momentos en los que fue llevado a crucifixión, nos hace sentir el doloroso momento que vivió Jesús para poder darnos sanidad.

El milagro de la oración a Jesús de la Misericordia para sanar a un enfermo

Tener a un ser querido enfermo, nos puede llevar a momentos de desesperación, dando lugar a la duda en momentos que deberíamos afianzar la fe a Jesús aún más, en esta poderosa oración milagrosa a Jesús de la Misericordia para la sanación de un enfermo podremos encontrar respuestas poderosas las cuales serán de regocijo en la familia.

Jesús de la Misericordia, Padre

Dios de la eternidad, tu que expresaste

tu amor tan infinito, a esta humanidad.

 

Decidiste dar ese amor tan grande,

tan bondadoso e infalible,

para que nosotros tuviésemos,

misericordia y perdón de pecados.

 

Amaste a esta humanidad desde el

principio, recibes con olor grato nuestra

obediencia, los cielos se regocijan.

 

Cuando tus hijos te adoran,

para entonces dar alabanzas a tu nombre.

 

Señor Jesús quiero pedirte,

sanidad, que pongas tu mano sanadora,

en cada persona que este padeciendo,

sea cual sea la enfermedad.

 

Acudimos a ti porque sabemos de tu

poder, sabemos que por tus llagas somos

sanados, que en la cruz obtuvimos

sanidad, siendo nosotros indignos.

 

Eres admirable, tu poder no tiene

comparación, así como sanaste al ciego,

cuando por la fe fue sanada,

aquella mujer del flujo de sangre.

 

Trajiste sanidad a tu pueblo,

así mismo quiero que en este tiempo,

hagas estas mismas señales, que el

mundo vea que eres Dios de poder.

 

Danos hoy Señor la dicha,

de poder acercarnos más a ti,

que podamos ser dirigidos,

y muéstranos el camino.

 

Ese camino de amor y paz,

que nos guía a ti.

 

No nos dejes caer en la duda,

regálanos cada día más,

la seguridad que necesitamos,

para que nuestra fe sea mayor.

 

Nuestras oraciones,

en todo momento, están hechas

con humildad, pidiendo nos acobijes bajo

tus alas, así mismo seamos protegidos.

Eres Dios de lo imposible, no

importa cuál sea la enfermedad, lo difícil

o imposible que se vea, con tu poder

sanas cualquiera que sea.

 

Venciste al diablo, así como lo

dijiste aquel día, que, al tercer

día resucitarías, así mismo fue,

tal como lo dice tu palabra.

 

Señor pasa tu mano sanadora, por cada

parte del cuerpo, asimismo por cada

órgano afectado, quita todas las

dolencias, imparte sanidad Señor.

 

No dará el pie al resbaladero,

asimismo, ni se dormirá el que te guarda,

porque es el quien guarda nuestra salida,

así mismo como nuestra entrada.

 

Su gracia esta sobre nosotros,

igualmente cada día, en cada instante,

en cada momento, lista para actuar,

Y regalar sanidad, salud y paz.

 

Gracias te damos Señor, de tal manera

por regalarnos en estos momentos,

tan crueles y duros esa dicha,

de ser escuchados.

 

Igualmente de ser tomados en cuenta,

en la hora de angustia.

 

Somos elegidos y llamados tus hijos,

tenemos el privilegio más grande,

asimismo que has dado sin importar,

lo imperfecto que somos, así nos amaste.

 

Amén.

Importancia de la oración

La sanidad llega a los enfermos cuando pedimos creyendo, y confiando que la oración milagrosa a Jesús de la Misericordia para la sanación de un enfermo dará un milagro grande a las vidas de las personas necesitadas, cuando nos sentimos afligidos o nos vemos en situaciones complicadas, podemos confiar tranquilamente en Jesús de los milagros para sanidad de enfermedades, no dudemos jamás que su poder y su misericordia esta para con nosotros.