Saltar al contenido

Poderosa oración por la mañana para bendecir un negocio ¡Trae prosperidad!

29 junio 2020
Poderosa oración por la mañana para bendecir un negocio ¡Trae prosperidad!

Es bueno hacer una oración por la mañana para bendecir un negocio ¡Trae Prosperidad! Si las personas oran con fe, siempre consiguen los objetivos que persiguen. Porque todas las peticiones de los fieles son oídas por Dios en la medida que las personas  pongan de su parte para ser atendidas por al el altísimo.

Orar por las mañanas, trae prosperidad a los creyentes y las personas que oran con fe siempre. Podrán estar seguras de que no les faltará nunca el auxilio divino.

Debemos bendecir en la mañana nuestro negocio y de esta manera alcanzaremos la prosperidad

Ciertamente no existe ninguna herramienta tan segura y tan poderosa como la fe en la oración. Las personas que confían sus negocios a Dios por medio de la oración por la mañana para bendecir un negocio ¡Trae Prosperidad! siempre tendrán un paso adelante hacia el éxito.

Santísimo Sacramento del Altar,

en esta oración mañanera, me dirijo al 

Altísimo y poderoso Jehová Dios para 

encomendarle el buen funcionamiento de mi 

negocio.

 

Abre todas las puertas que me lleven

por el camino del éxito, también aleja de mí a 

los enemigos y a los envidiosos que quieren 

verme hundido y sumido en la más profunda 

quiebra de mis actividades comerciales.

 

Asimismo no permitas Dios mío, por todos los 

cielos que mi negocio se venga a menos,

antes bien haz que sea cada día más 

próspero y exitoso y que cada persona que se 

acerque, sea para aportar ideas positivas y 

para traer suerte.

 

Oh poderoso Padre Celestial en ti busco tu 

amparo y tu buena sombra, no permitas que 

me vea minimizado en mis logros, sino por el 

contrario hazme pues cada día más 

habilidoso para captar a mis clientes y que 

pueda yo subir cada vez más en mis 

expectativas.

 

Mientras tanto Oh Santísimo y poderoso 

Padre Celestial, oh sacratísima Virgen María,

oh poderosos ángeles y arcángeles

que conforman la cohorte Celestial.

 

A todos ustedes me dirijo en esta mañana,

en este día y en esta hora para encomendar 

las riendas de todas mis empresas y todos 

mis negocios que pueda yo emprender por 

cuenta propia o en sociedad con cualquier 

persona.

También haz amoroso creador de todos los 

cielos, de todo lo visible y lo invisible,

de todo lo creado y todo lo no creado aún,

que mi negocio sea bendecido en todo 

momento por ti y por tus acólitos mensajeros 

y ángeles de la guarda.

 

Igualmente haz que todos mis empleados

o las personas que dependen de mi,

sean también tan prósperas como yo

y que hagan fortuna y crezcan a la par 

conmigo.

 

Haz que todas las personas que tienen que 

ver con mis empresas y yo mismo,

seamos honestos en todos los sentidos,

tanto con nuestros pagos de impuesto

como con un pago de salario justo para mis 

empleados y que el margen de ganancia sea 

también el margen justo y legal.

 

Amoroso Padre celestial te encomiendo pues

mi negocio en esta mañana para que hoy y 

siempre lo bendigas y lo llenes de mucho 

éxito y prosperidad infinita en todo el tiempo 

que duren sus actividades comerciales.

 

Y para que siempre esté repleto de 

mercancía, de clientes y de muy buena vibra, 

tanto para mi como para todos mis empleados

y también para cada persona que lo visite sea 

cliente, paciente o cualquier persona que se 

relacione con mi negocio, salga siempre llena 

de buena vibra y de mucha suerte.

 

Por todos los santos del cielo y por ti padre 

adorado y misericordioso, pido yo hoy por mi 

negocio y te pido que sea el más puro 

ejemplo de buena atención, de justo trato y 

que la calidad y el rendimiento, sean parte de 

mi lema.

 

Amén.

La oración es la clave del éxito

Ciertamente que una oración mañanera para bendecir un negocio, nos da la fuerza y las ganas de comenzar el día con buen pie. Las personas que tienen fe en Dios y que encomiendan su seguridad y la de sus empresas a Dios, siempre están asegurando su éxito.

No hay nada más sabio que encomendarse a Dios antes de comenzar las actividades comerciales. La fe mueve montañas y la energía del espíritu se renueva con la palabra. Es por esta razón que debemos siempre dirigirnos al Padre Celestial con amor y con mucha fe. Para que nos llene de éxito y nos proteja en todo momento.