Saltar al contenido

Oración Milagrosa por la mañana para mi esposo ¡Protégelo!

29 junio 2020
Oración Milagrosa por la mañana para mi esposo ¡Protégelo!

Despertar cada mañana sanos y refugiados bajo un techo tibio son apenas algunas de las bendiciones que día a día nos otorga nuestro padre celestial. No perdamos nunca la devoción de agradecer por ellas y de pedir protección para estar sanos y salvos. La oración por la mañana para mi esposo, es una herramienta poderosa para cuidar a tu ser querido.

Entregar nuestras acciones en manos de Dios, es la mejor forma de sentirnos protegidos por la sangre de Jesucristo. Y acogernos a su voluntad es la mejor manera de mostrar que somos fieles y obedientes a sus mandatos. Derrama bendiciones sobre tus seres queridos regalándoles oraciones.

Oración de la mañana para la protección de mi esposo

Elevar nuestras plegarias en oración es la mejor manera de comunicarnos con Dios. Afianza nuestra relación con Él y nos permite no solo pedir por nosotros sino por nuestro esposo amado.

Mi Dios Amado. Dios mío, eres mi Padre 

Eterno, mi ser de luz, en ti confío e imploro 

constantemente para hacerte saber que te 

amo y te venero, y que en tus sabias 

escrituras de la Biblia busco siempre la 

respuesta a todas mis inquietudes.

 

Hoy vengo a ti, para pedirte mi Dios:

protege y cuida a mi esposo, bendícelo en su 

día a día, dale fortaleza y sabiduría para que 

nos acompañe por la vida y nos regale su 

amor. 

 

También que comparta la educación

y el aprendizaje con nuestros hijos. Dale a mi 

esposo toda tu bendición, llénalo de alegría y 

voluntad cada mañana al despertar para que 

obtenga todos los éxitos en cada uno de sus 

metas.

 

Padre mío y eterno, te imploro por la salud de 

mi esposo, para que esté sano y fuerte

y pueda llevar a cabo todas sus labores 

diarias.

 

Mi señor poderoso, te pido por mi esposo 

para que bendigas su entendimiento, su 

sabiduría e inteligencia, para que todos sus 

actos laborales y familiares los obtenga de la 

mejor manera.

Oh padre mío dale a mi esposo toda tu infinita 

bondad, ilumina el camino hacia su trabajo, 

que sea exitoso, emprendedor y un excelente 

integrante del equipo laboral que conforma,

que su sabiduría lo haga ser uno de los 

mejores en su campo profesional.

 

Padre y señor mío, te doy las gracias por la 

bendición de darle a mi esposo un nuevo 

amanecer, gracias por el amor que me brinda 

a mí y a mis hijos, por el sustento que nos 

hace llegar todos los días para poder disfrutar 

de su esfuerzo y dedicación.

 

Mi señor Jesucristo, imploro de tu voluntad

para que mi amado esposo siga siendo

un excelente hombre, padre, compañero, 

socio y pareja de vida. Gracias a ti me 

encuentro hoy feliz por darme la dicha de 

tener a un gran hombre en mi vida.

 

Oh mi señor Jesús, te extiendo mi más 

profundo agradecimiento por haber colocado 

en mi camino no solo a un buen hombre y un 

buen esposo, sino también un excelente hijo 

que vela por la salud y el bienestar de sus 

padres.

 

Cuídalo, protégelo, guíalo, acompáñalo,

aleja todo peligro de su lado, ilumina con tu 

luz poderosa cada uno de sus actos, para que 

así como esta mañana hermosa que me has 

regalado, pueda disfrutar de su compañía

por muchas mañanas más.

 

No permitas que la tentación se atraviese en 

su camino y lo convierta en pecador, no lo 

desampares nunca ni admitas en su vida

la presencia de espíritus malignos. En tus 

manos dejo su vida.

 

Amén.

Dios bendice a las personas que oran junto a su familia

La oración es poderosa y Dios nos dice: familia que reza unida permanece unida. Implorar nuestra oración por la mañana para mi esposo en unión familiar. Permite que Dios derrame sus bendiciones para el bienestar de todos los miembros de la familia. Juntos como un equipo sólido y estable basado en el amor y la fe a Dios.

Como padre de familia y esposo, el peso y la responsabilidad recae en su hombro principalmente. Por ello hemos de pedir en oración para que Dios le llene de fortaleza y salud y así pueda cumplir con el ejemplo de San José como excelente padre y esposo.