Saltar al contenido

Poderosa oración en la mañana para iniciar el día de trabajo bendecido

29 junio 2020
Poderosa oración en la mañana para iniciar el día de trabajo bendecido

Cuando se nos habla de bendición, inmediatamente nos concentramos, en esa sensación bendita de sentirse con la gracia de Dios al comenzar alguna acción o al terminarla. Y, es así, como la milagrosa y oración en la mañana para iniciar el día de trabajo bendecido se convierte en nuestra mejor opción. Ya que nos acerca más a la gracia del creador, justo después de despertar.

De lo anterior mencionado, recuerda que no todas las veces se consiguen oportunidades para crecer ¡pero descuida! Tu vida tiene sentido, no todo ocurre por casualidad, el mañana siempre está dispuesto para ti, y esta oración te enseña que se puede caer en un trabajo pero que se puede volver a levantar. Y más aún, si Dios está de nuestro lado.

Oración para iniciar con la bendición en la mañana por el trabajo

La poderosa oración en la mañana para iniciar el día de trabajo bendecido, siempre nos conecta con Dios y sus santos. Realízala siempre al despertar, y goza de un día laboral lleno de las bendiciones que nos regala nuestro amado Padre.

Oh mi Dios, te llamo a ti y a tus ángeles

en este día que apenas comienza para que 

bendigas mi trabajo, y el trabajo de toda mi 

familia.

 

Que sus metas se cumplan, y que tú siempre 

estés a nuestro lado.

Amado padre, también te pido perdón,

porque algunas veces no veo tus señales.

 

Oh señor, llévame de la mano hasta 

completar mis metas y nutre mi mente con tu 

sabiduría, para siempre tomar las mejores 

decisiones.

 

Además enséñame a ayudar a los demás

sin recibir nada a cambio, y solo dame tu 

confianza, tu calma y tu amor.

 

Dios amado mío. Tú me das la oportunidad de 

tener mi trabajo, y yo a cambio me esforzaré,

para que las personas que amo tengan 

siempre el pan de cada día.

 

También te pido querido Dios que 

proporciones amistades de trabajo,

y que estas, proporcionen sus habilidades 

para crecer juntos.

 

¡Oh mi dios! No me dejes caer en las manos 

de la maldad. Y que nuestro camino sea el 

adecuado, hoy, mañana y siempre.

 

Protege a las personas que nos brindan su 

trabajo, ampáralos en sus peores momentos.

Hazme respetar a los demás y concédele la 

bendición de un trabajo a todos los que 

verdaderamente lo merezcan.

Asimismo llamó a todos los ángeles

para que cuiden de nuestras familias

y que nunca les haga falta la comida en la 

mesa.

Bendice a todos los necesitados mi Señor

y ayúdalos con tus enseñanzas. Ayúdame a 

nunca desconfiar de ti.

 

Porque tu fuerza es mi mayor motivación

para resistir cualquier desafío que nos 

pongas. También, dame felicidad para estar 

más cerca de ti.

 

Conviérteme en un alma amable y aléjame de 

ser rencoroso. ¡Oh dios! que estas en los 

cielos llénanos de personas que valoren 

nuestros esfuerzos.

 

Y no dejes que perdamos oportunidades

solo porque no tengamos conocimiento

pues Tú y solo Tú nos ayudas al 

entendimiento.

 

Mi Dios, haznos creer que siempre

vale la pena volver a levantarnos cada día

y empezar a crecer de nuevo.

 

Confío, en que nos llenarás de abundancia.

Y enseñarás a los demás con mi humildad

tomándome como ejemplo Señor bendice a 

mis jefes y a mis compañeros de trabajo.

 

Permite, que siempre gocen de las 

bendiciones que recibo de ti amado Rey de 

Reyes.

 

Se que creaste el trabajo para que valore el 

esfuerzo y que sin él, nuestra vida no tiene 

sentido.

 

Ayúdanos a hacer de nuestro trabajo una 

oración. Bendice mi empleo Dios, cada día

y cúbreme siempre con tu manto.

 

Amén.

La bendición se propaga en tu trabajo y se cumplen tus sueños

La bendición de Dios se representa como amor y felicidad. Y si has sentido estas dos sensaciones al finalizar tu día de trabajo, significa que la oración ha llegado a tu alma. Y por lo tanto, ya posees la bendición del Señor.

Ya junto a Él, no hay nadie que evite que progreses. Y por ello es tan valiosa esta oración. Pues, ayudarás no solo a tu familia, sino también a tus amigos y allegados ante cualquier situación o dificultad. Pues, si oras con fe, las bendiciones nunca dejarán de tocar a tu puerta.