Saltar al contenido

Poderosa oración de la mañana para pedir salud a un enfermo ¡Sánalo!

28 junio 2020
Poderosa oración de la mañana para pedir salud a un enfermo ¡Sánalo!

Las oraciones son poderosas, positivas, ellas combaten las vicisitudes del espíritu y la materia. Nuestro cuerpo sana con palabras, no olvidemos que somos el verbo hecho carne. Las oraciones nos dan alivio y consuelo, dan firmeza a las regiones más adoloridas de nuestras almas y de nuestro cuerpo. Por ello, la oración de la mañana para pedir salud a un enfermo es fundamental para salvarlo de la muerte o de la vida incompleta.

La oración cura porque su palabra está hecha con liviandad, sutileza y salvación. Los rezos nos permitirán conseguir la respuesta que nuestro cuerpo reclama. Estas oraciones ayudan a dotarnos de equilibrio emocional y nos llenan de vida eterna.

Plegarias de la mañana para pedir salud y sanación

Las oraciones para la sanación nos fortalecen en mente y espíritu, en cuerpo y alma y nos elevan a Dios. Esta poderosa oración de la mañana para pedir salud a un enfermo otorga a los enfermos sanación, firmeza y buena voluntad por medio de la fe.

Señor, calma nuestros dolores,

danos la salud de manera definitiva que 

queremos vivir. Señor, danos la tranquilidad y 

el bienestar para que nuestros cuerpos alivien 

en su camino.

 

También Señor, que nunca me falte la salud,

pues es lo más importante de la vida. 

Muéstranos, el sendero de la sanación, danos 

la salud.

 

Danos la salud que es la fuerza para luchar

en la enfermedad, dánoslo hoy. Porque un día 

es demasiado cuando la vida titila.

 

Te pedimos que sanes nuestros temores,

te pedimos Señor que nos sanes nuestras 

vidas.

 

Además te pedimos fuerzas para existir 

y seremos sanos, como lo es el agua que 

corre por los ríos y seremos claros como lo es 

el agua que corre por nuestras vidas.

 

Jesucristo salvador, guíanos, alívianos,

sálvanos con tu infinita bondad llena de salud.

Recibe a los enfermos que han muerto, recibe 

a los que están descansando a tu lado.

 

Líbranos de la desesperación, devuélvenos la 

paz, cura nuestra enfermedad.

 

Por favor dales fuerza a los profesionales de la salud

para que puedan cumplir acertadamente con 

sus obligaciones. Danos fuerzas, para 

conseguir la sanación.     

 

Llena de sabiduría a nuestros galenos

para que las soluciones de largo plazo 

ayuden a prevenir enfermedades.

 

Danos la tranquilidad, aleja la zozobra, quita 

la fiebre, quia la cólera. Danos tranquilidad en 

esta mañana soleada.

Padre salvador, tú que das amor, bienestar, 

fortaleza y paz, observa a nuestros 

semejantes que desde el fondo de sus 

corazones gritan con ahínco por un objetivo.

 

Tú, eres el Dios de los eternos milagros,

ábrele los caminos en medio de los mares 

tormentosos poniendo de pie al pobre y al 

más necesitado.

 

Te pedimos que tu luz cobije 

de vida a quienes necesitan, te suplicamos la 

sanación.

 

Señor Todopoderoso, da libertad al que no se 

quebranta ante el poder del enemigo.

Alivia nuestra fiebre, alivia nuestros 

retortijones, alivia nuestros dolores.

 

Además convierte nuestra respiración pesada en 

suspiro. Dale sanación a los niños que sufren 

en los hospitales.

 

Especialmente en esta mañana,

te suplicamos Señor, que nos des la sanación

y la entereza para sobrellevar esta 

enfermedad y las de mis allegados.

 

Igualmente cubre con tu manto bendito a todos los 

enfermos esta mañana para que puedan ver 

brillar el sol. Que el reflejo del sol asemeje los 

destellos de Dios, Padre Todopoderoso.

 

También hoy ponemos todas

estas peticiones ante ti Señor Jesús,

cubre de bendiciones a todos los enfermos 

esta mañana para que gocen de bienestar pleno.

 

Por favor, esta mañana, te pedimos que nos cobijes

para tu sublime protección y nos llenes de las 

más grandes bendiciones para así, poder 

levantarme de esta cama y dejar que la divina 

alegría perfumee mi vida.

 

Finalmente que nunca nos falte las fuerzas en 

nuestra existencia, que nunca nos falte la 

alegría de vivir. En esta mañana ha llegado el 

momento de lavar todas nuestras culpas

y dolores para que podamos gozar de la salud 

plena.

 

Amén.

¿Cómo llegar a sanarse con la fe de la oración?

La enfermedad nos ha reducido gracias a la ausencia de la fe. La oración, nos devolverá la salud que se ha visto mermada por el pesar de los dolores que nos acongojan. Es por esto que debemos orar en completa paz y con gran fuerza de voluntad todas las mañanas.

La vida es un sendero de obstáculos que se pueden vencer con mucha fe y devoción ante el grandísimo Cristo redentor. Por eso debemos ser respetuosos a la hora de rezar.Debemos seguir su ejemplo como Él quisiera que lo hagamos. En completa armonía con nuestro cuerpo para así seguir predicando su palabra.