Poderosa oración, meditación y reflexión por la mañana ¡Salmo 5!

poderosa oracion meditacion y reflexion por la manana salmo cinco

La oración es un momento de entrega espiritual, de encontrarnos con nosotros y relacionarnos profundamente con Dios. Es un momento de paz y de buscar en nuestro interior aquello que tenemos olvidado. Consigue en la oración, meditación y reflexión por la mañana la manera de llamar a Dios y que Él pueda escucharte.

La sagrada Biblia nos enseña en el Salmo 5, como David pide a Jehová que escuche su voz. Que aborrezca a los que están en iniquidad y que bendiga y proteja a los justos que claman a Él. Una enseñanza muy clara de la forma en que podemos suplicar a Dios y llamar su atención.

Índice

    Salmo 5, oración, meditación y reflexión

    Del análisis del Salmo 5 plasmado en las sagradas escrituras, recopilamos su enseñanza y la plasmamos de una manera particular. Puedes usar la siguiente Poderosa oración, meditación y reflexión por la mañana o buscar este capítulo y hacer tu propia interpretación.

    Escucha este llamado Dios mío.

    Oh mi Dios Todopoderoso, Jehová de mi vida 

    y de mi corazón, escucha el llamado de este 

    humilde servidor, escucha mi lamento y 

    atiende a la voz mi clamor.

     

    Eres mi Rey, mi Príncipe de los cielos

    y para ti es esta hermosa oración. Cada 

    mañana reposaré en oración, cada mañana 

    oirás mi voz, me presentaré ante ti y 

    esperaré.

     

    Porque la maldad no habita en ti, ni se 

    complace en los que la cometen. Porque 

    delante de ti ninguno en iniquidad ha de ser 

    visto ante tus ojos.

     

    Pero, por el contrario, yo entraré a tu casa,

    entraré en tu templo, porque tu misericordia 

    es tan grande que arropa a todos los que 

    aclaman a ti.

     

    Me guiarás por caminos derechos y senderos 

    de justicia. En mis enemigos no hay 

    sinceridad, abunda la mentira y el engaño,

    están colmados de destrucción y sus lenguas 

    castigan como látigos a quien las escuchan.

     

    Condénalos a caer por sus propios actos,

    échalos fuera de tu reino por levantarse 

    contra ti. Condénalos mi Dios.

    porque hay un solo dios y un solo mediador

    Pero a todos aquellos que confiamos en ti,

    haznos libres y alegres, porque dando voces 

    de júbilo tú nos defenderás y cuidarás, porque 

    gritaremos tu nombre y elevaremos tu gracia,

    por el amor que te tengo y el que me tienes a 

    mí.

     

    Porque tú, Mi Dios de Misericordia bendecirás 

    al Justo, le guiarás y protegerás con tu 

    escudo, lo rodearas de bondades y regalos 

    que guardas para tus hijos, para aquellos que 

    te aceptamos desde el corazón y 

    obedecemos ante ti.

     

    Al escuchar mi voz, atenderás a mi llamado.

    Soy tu siervo Padre Celestial, persigo imitar el 

    ejemplo de Jesús en la tierra, procuro ser lo 

    más parecido a Él según las enseñanzas que 

    reposan en la biblia de todos aquellos pasajes 

    de Jesús.

     

    Cultivo mi amor hacia ti dedicando mis 

    alabanzas todas las mañanas, 

    encomendándote cada uno de mis actos

    para que sea tu santa voluntad la que 

    determine mi vida.

     

    Me acojo a tu misericordia y me apego a tu 

    voluntad, la aceptó desde mi corazón porque 

    sé que tú siempre quieres lo mejor para mí.

     

    Agradezco todo lo que me das y también lo 

    que me quitas, porque todo en esta tierra 

    tiene su momento y su por qué. El tiempo de 

    Dios es perfecto y me apego fielmente a 

    cumplir y aceptar tu sagrada voluntad.

     

    Finalmente no me desampares, Padre Santo,

    ilumina siempre mi camino en momentos de 

    oscuridad, susúrrame al oído el rumbo 

    correcto hacia donde ir y si tomo el camino 

    equivocado, házmelo saber porque vivo por ti 

    y para ti.

     

    Y por último no me dejes

    solo y nunca me faltes.

     

    Amén.

    Dios es justicia, amor y protección

    Cada mañana encomendemos a Dios nuestro día, el Salmo 5 nos enseña que Dios es justo, amoroso y nos protege a como dé lugar. Podemos leer este salmo, cerrar los ojos y dejar que Dios nos hable a través de la meditación y el análisis de este contenido. La palabra de Dios plasmada en la Biblia amerita tiempo para profundizar en su entendimiento.

    La oración que te presentamos es solo una de las formas en que se interpretaron estas palabras. Puedes hacerla en profunda conexión, permitir que el Espíritu Santo se apodere de ti y coloque en tu boca las palabras adecuadas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más