Saltar al contenido

Oración milagrosa para ganar apuestas difíciles

19 febrero 2020
Oración milagrosa para ganar apuestas difíciles

A cada instante de nuestra vida contemplamos decisiones, unas sin importancias y otras que pueden cambiar nuestro presente y futuro. Cuando de decisiones importantes se trata, muchas veces solemos arriesgar mucho y eso nos preocupa, ya que, de no inclinarnos por la correcta, tenemos bastante para perder. En este artículo presentaremos una oración para ganar apuestas arriesgadas.

Apostar por algo como un negocio, o un cambio de suma importancia que tendrá grandes repercusiones, suele ser difícil, hay muchos factores que debemos afrontar y es muy impredecible el resultado.

Por más consejos que podamos pedir, es difícil que una persona nos puede aclarar la situación. Para ayudarnos se nos presenta siempre, la oportunidad de pedirle a Dios, su omnisciencia será clave, él que todo lo ve, todo lo sabe, nos podrá guiar por el camino correcto, de esta manera, se evitarán los riesgos que alguna apuesta difícil pueda acarrear consigo.

Oración milagrosa para la suerte en apuestas

En la siguiente oración, pediremos al Señor que nos apoye con su magnífico don. Teniendo en cuenta que siempre nos observa, podemos estar seguros que con su ayuda las apuestas que hagamos, serán las convenientes. Con fe y entusiasmo, empecemos con la oración dirigida a Dios para ganar apuestas.

A Dios pido de corazón que me preste su ayuda,

Envía a mi casa tu bendición,

Con tus poderes magníficos,

ayuda a tu fiel servidor.

 

Necesito que esclarezca mi mente,

para así tomar decisiones correctas.

De igual manera,

espero que esclarezca mi alma,

pureza en mi ser.

 

Te imploro misericordia,

¡Oh, Glorioso Señor!

Tú, que nunca abandonas,

ni al que te da la espalda.

 

En este momento de mi vida,

suplico tu perdón,

a pesar de que sirvo fielmente a ti,

sé que no soy perfecto,

y que cometo fallos como un pecador.

 

Pero aquí me observas,

postrado y arrepentido.

Socórreme y bendíceme, Padre.

 

A ti, Padre Celestial,

creador de luz,

dueño de la más grande sabiduría.

No soy digno de tus dotes divinos,

pero de igual manera sé que no me dejarás.

Alumbra mi pensamiento,

para inclinarme por las decisiones adecuadas.

De esta manera,

las preocupaciones abandonarán mi vida.

 

Con el apoyo de Dios, Padre Celestial,

y con su divinidad,

mi instinto prevalece.

 

Siento tu grandeza en mí,

una luz conocimiento que me genera paz.

En alta confianza me entrego a ti,

con ojos vendados, camino de tu mano,

maravilloso y omnipotente Amo,

dejando que guíes mis palabras y elecciones,

.

Permíteme ser portavoz,

de tu bienaventurado poder.

Aclamaré tu bendición,

y esparciré tu nombre como sinónimo de prosperidad.

 

No me queda más,

que pedir por las personas en mi misma situación.

Personas desorientadas y desvalidas,

que afrontan apuestas que creen imposibles,

 

Ayúdalos Todopoderoso.

 

Amén

Realizar correctamente una oración para triunfar

La verdad, no existe una sola forma de orar, puesto que este acto debe ser una comunión entre nosotros y el cielo, los únicos aspectos básicos a seguir es tener presente siempre la humildad y las intenciones puras. Debemos orar cuando nos sintamos cómodos o cuando sintamos que estamos necesitando un momento de meditación e intimidad con Dios.

Pese a lo anterior expuesto, hay personas que prefieren establecerse una rutina de oración, lo cual es excelente, ya que tienes un momento del día específico para dar gracias y hacer tus peticiones. Generalmente es en las noches que se establece el horario para orar y rezar.

Idóneamente deberíamos realizar esta oración desde que conocemos que debemos realizar una apuesta o tomar una decisión complicada, hasta que finalmente la tomemos. Posteriormente, no podemos olvidar dar las gracias. Como símbolo de agradecimiento, rezaremos un “Padre Nuestro”, y un “Gloria”. O simplemente cerramos agradeciendo con nuestras propias palabras.