Saltar al contenido

Hermosa oración para niños que toman la primera comunión

8 junio 2020
Hermosa oración para niños que toman la primera comunión

Cuando reunimos a los pequeños de casa para recibir la comunión, se inicia la siguiente etapa de su crecimiento espiritual e identidad católica. Por ello, mostramos esta oración para niños que toman la primera comunión y agradecen al Señor este día.

Sabemos que celebrar el sacramento de la eucaristía es un momento muy emotivo y memorable para ellos. Es la primera muestra de aprecio por el amor del Padre y el sacrificio de su único hijo para el perdón de los pecados. Además, alimentados con el cuerpo y la sangre de Cristo emprenderán todas las costumbres de una buena vida cristiana junto a familiares, amigos y allegados que conmemoran la sagrada unión con Dios.

Aprende la oración para niños que hacen su primera comunión

La fe promueve el bienestar de nuestras vidas y orar en agradecimiento es un acto noble para Dios. Enseña el valor de dicha acción a tus hijos y hagan esta oración cuando tomen su primera comunión.

Padre nuestro que estas en los cielos,

Bendito seas por siempre,

Es hermoso tenerte en nuestra vida

Y estando reunidos frente a ti,

Reconocemos la máxima muestra de tu amor.

 

Gracias por prepararnos

estamos listos para recibir a tu

único hijo en comunión

Y su cuerpo alimenta nuestra fe.

 

Ahora habitamos en tu iglesia,

Y la verdad regocija nuestro corazón.

Lo enviaste del reino para salvar todas las almas,

Por el gozamos la gracia de tu misericordia.

 

Gracias Padre amado por tanta

bondad con nosotros,

Seremos fieles al llamado.

 

Desde ahora Jesús sacramentado ilumina

los senderos,

Y profesamos también su nombre.

 

Gloria a Jesús Cristo redentor,

Quien fortaleció nuestra alma, mente y cuerpo,

Con la comunión aceptamos

el pan de la vida eterna,

Y la sangre de la alianza nos purifica.

 

Ahora conocemos tu sacrificio,

Y asimismo en este día tan especial,

Te recibimos con pleitesía.

Por eliminar el mal del mundo.

 

Eres y serás por siempre amigo de la humanidad,

Mesías de todos los hombres,

Hijo del rey de reyes,

Heredero al trono celestial.

 

Hoy reunidos en comunión

Cómo los apóstoles en la última cena,

Nos reunimos en el altar

Y damos gracias al Señor.

 

También  amado Jesús,

En esta acción de gracias incluimos,

Por ti los pecados fueron extirpados,

Y por Cristo somos dignos de

recibir la gracia divina.

 

Desde ahora y para toda la vida,

Nos convertimos en fieles servidores.

 

Con la primera comunión,

Aceptamos los dones,

Fe, amor y esperanza,

Llamas que irradian nuestro corazón.

Gracias por cambiar nuestra vida,

Por hacernos puros,

Para poder caminar tomados de tu mano.

 

Otorgaste el conocimiento de la palabra,

Con ella podremos compartirte,

 brindas la fortaleza necesaria,

Para defendernos de los

pecados que aún existen.

 

Hiciste con nosotros la voluntad de tu espíritu

Ahora somos libres de toda perdición.

 

Con perseverancia,

Superaremos las pruebas del camino,

Y también llenos de humildad,

Agradecemos por siempre la obra.

 

Cordero que quitas el pecado,

Y también traes paz sobre el mundo,

El resultado de tu entrega cambio nuestro

pensamiento.

 

Cielo y tierra reclamaban tu nombre,

Y ya que ahora moras en nosotros.

No honra tu presencia.

 

Gracias Dios todopoderoso,

Por nuestra formación,

Por ayudarnos a avanzar en tu plan.

 

Y ahora que vivimos la experiencia de Cristo,

Resguardamos el significado de la pasión.

 

Que el día de nuestra comunión quede

grabado en la historia,

Así Dios padre, su hijo y el espíritu santo,

No salgan nunca de nuestra memoria.

 

Amén.

Honrar a Dios tomando la Primera comunión

Cuando se hace la oración para niños que toman la primera comunión, honramos la gracia de Dios y su misericordia. Después de todo, la comunión es nuestra primera oportunidad como fieles para manifestar los valores católicos que nos caracterizan y agradecer los dones de la vida.

Además, cuando nuestros niños practican la comunión, lo ideal es acompañarlos durante su orientación y enseñarles como orar. Recordemos que se trata de un capítulo bastante complejo en su vida y el mismo los prepara para entender, aceptar y compartir el camino de la fe.