Saltar al contenido

Oración a San Francisco de Paula para resolver problemas urgentes y desesperados

27 mayo 2020
Oración a San Francisco de Paula para resolver problemas urgentes y desesperados

En nuestras vidas son muchas los problemas que atravesamos, pero si confiamos en Dios cada uno de ellos son solucionados prontamente, con esta oración para resolver problemas urgentes y desesperados encontrarás la solución eficaz a todo lo que hoy afecta tu vida.

Los problemas pueden llegar a hacernos dudar de la existencia y las grandes obras de Dios y los santos en nuestras vidas, y es justo en estos momentos en que debemos tener mayor fe y confianza en ellos, pues esta es la única manera en que podremos encontrar la solución oportuna a cada una de las situaciones que llegan a nuestras vidas.

Oración para resolver problemas urgentes, en nombre de San Francisco de Paula

La oración para resolver problemas urgentes y desesperados es la vía ideal para encontrar en tu vida el milagro que necesitas, con el que podrás encontrar la solución a tu problema.

Oh grandioso y poderoso San Francisco de 

Paula, tú que has sido conocido por tus 

grandiosos milagros por favor que tu hermosa 

misericordia me acompañe por siempre.

 

Hoy estoy aquí de rodillas ante ti para 

suplicarte tu ayuda, por favor, necesito que 

vengas a mí y me ayudes con este 

desesperando y urgente problema que hoy se 

encuentra en mi vida.

 

No encuentro la solución eficaz, no encuentro 

la manera de hacer que mi situación cambie y 

que pare por favor, mi desespero por salir de 

este mal que hoy invade mi vida.

 

San Francisco de Paula necesito tu ayuda.

Por favor, mírame con ojos misericordiosos en 

este momento en que mi vida se ha puesto 

tan difícil.

 

Ven a socorrerme bendito San Francisco de 

Paula, por favor, intercede por mi ante Dios, 

para que venga a mi auxilio y me libre de este 

terrible mal que hoy me embarga la vida.

 

Ten misericordia de mí, no me dejes caer, no 

permitas por favor, que esto quebrante hoy mi 

Se tu quien venga a mi vida y la sane.

 

Mi confianza y devoción se encuentra solo en 

ti, por favor, aquí me encuentro en soledad, 

implorando por mi ayuda ante ti.

No encuentro otra salida más que tú, no 

conozco otra salida más que tu gran ayuda 

celestial en mí. Por favor, ven a mi auxilio, y 

haz el milagro de alejar de mi vida esta 

terrible situación que hoy me embarga.

 

Ten piedad de mí, ten misericordia de mi vida, 

ve lo triste y desolado que me encuentro hoy 

por este problema, mi familia se encuentra 

igual de preocupada y desesperada que yo.

 

Este problema no me deja vivir en paz, me ha 

quitado el sueño y las ganas de realizar cada 

una de las tareas diarias que tengo 

pendientes. No encuentro sentido a mi vida 

ya.

 

Yo sé que estas situaciones son necesarias 

en mi hermosa vida para probar nuestra fe y 

nuestra devoción. Pero en este momento no 

encuentro una manera pronta de salir de ella.

 

Por favor no me desampares en este momento que 

tanto te necesito. Muéstrale mis suplicas a 

Dios, muéstrale lo desesperado que me 

encuentro hoy aquí.

 

Ven a mi auxilio, y prometo que por el resto

de mi vida estaré para servirte, para alabarte 

y adorarte. Prometo que nunca olvidaré la 

gran ayuda que has dado a mi vida con esta 

terrible situación, por el resto de mis días en 

la tierra te alabare y venerare.

 

Finalmente en el nombre del poderoso Dios yo te rezo, 

para que vengas pronto a nosotros, con la

solución más oportuna que en este día 

necesitamos de ti, grandioso y poderoso San 

Francisco de Paula. En tus manos se 

encuentra mi vida hoy y siempre.

 

Amén.

La fe en Dios soluciona cada uno de los problemas de nuestras vidas

Nunca debemos dejar de confiar en Dios, el poder que él tiene sobre nosotros siempre será tan grande y poderoso que podrá librarnos de cualquier cosa que llegue a nuestras vidas y nos perjudique.

No hay problema o enfermedad que Dios no pueda sanar y solucionar en nuestras vidas, solo es necesario que confiemos en su infinito poder, y de esta manera tendremos una vida feliz y tranquila. Nuestra vida es perfecta, siempre que confiemos en Dios nuestro Creador.