Saltar al contenido

Oración a San Jorge de Capadocia para atraer la buena suerte

15 marzo 2020

Muchas personas piensan bajo la referencia a que la suerte es netamente al azar, todo puede suceder y no se puede tomar control de nada, pero la oración a San Jorge para la suerte, le da un giro de 360º a las cosas.

Hace presencia del poder del santísimo que en todos lados esta y nunca descansa, el único que puede tomar control de nuestro espíritu y nuestra alma. El único que con su luz encandila la mirada de todos, por su presencia tan benevolente y protectoramente santa.

Oración a San Jorge para la suerte del día

Recomendamos en situaciones que la persona necesite, una pisca de entusiasmo y buena vibra para el inicio del día la oración a San Jorge para la suerte, es la solución a esos problemas.

Esta oración traerá no solo suerte, también paz y salud, haciendo de tu día un magnifico día, que no acabará mal si no lleno de sorpresas. Esto debido a que, por medio de Dios padre. La suerte sea permitida y aprobada santa mente del día y del mes. Para que cosas buenas no te dejen de pasar.

Oh san Jorge, acudo a ti gran y magnificente guerrero

que cumple la justicia del padre de los cielos,

pido por la luz.

 

Pido por que las vibras de armonía y felicidad lleguen a mi vida

de forma de bendición del padre,

andad y llevad mi recado.

 

Santo llevad mi palabra al todo poderoso,

pidiendo aprobación del amor y la magnificencia,

que pido de la forma más humilde.

 

 Al corazón del hijo sagrado,

señor Jesús acudid a mí y permitid que San Jorge me socorra,

porque de corazón lo necesito.

 

Que los ángeles le brinden ayuda,

para cambiar mi día proveyendo fantasía y alegría,

que me permitan esa algarabía.

 

Para que mis días se iluminen y mi pensamiento positivo sea,

para brillar en el nombre del señor,

y poner el amor como estandarte.

Para que, en mis batallas cotidianas,

la maldad sepa que el señor es mi padre

y no temeré en luchar con su amor de escudo.

 

Y mi espada será su palabra la cual en ella

promete que seré salvo si a él lo sigo,

su amor es perfecto y precioso.

 

En él hay gran sabiduría,

oh santo sorprendedme y aliviad mis días con una bendición,

para alegrarme y regocijarme.

 

Humilde como tu palabra dicta soy,

y pido en lo secreto para que el padre me glorifique en lo público.

En el amor de esta la salvación que es inevitable

para quienes sus palabras siguen y de corazón puros son.

 

También pido a la virgen maría que de su vientre nació el cordero,

que para nuestra salvación fue sacrificado.

Llevándose todos los pecados por orden del pobre,

para hacerse salvo, en su magnificencia. 

 

Mi petición sea cumplida y decretada por el padre,

para el día mejore y sea agradable ante los ojos de dios.

Santo Jorge tu que lo puedes todo con tu espada

báñame de suerte para brilla con gloria este día y siempre.

 

Amén.

La suerte, un poder divino

La suerte en muchos de los casos suele ser obra y gracia de la divinidad de los santos que por orden del padre actúan. Haciendo parecer que es netamente al azar, pero en realidad, no lo es porque el amor del señor con nosotros es inmenso e inacabable.

Por esto es necesario que recemos una vez cada que salgamos de casa para que el padre permita que la bendición sea con nosotros y nos glorifique en su magnificencia a lo grande sorprendiéndonos con hermosos regalos del cielo llenos de amor.