Saltar al contenido

Oración poderosa a San Martín de Porres para obtener ayuda económica

4 junio 2020
Oración poderosa a San Martín de Porres para obtener ayuda económica

La estabilidad económica es una de las razones por las que constantemente vivimos en la búsqueda de nuevos proyectos. Necesitamos del dinero para solventar nuestras necesidades como seres humanos aquí en la tierra. Lo importante es que en ese buscar de rutas financieras siempre lo hagamos según las leyes del hombre y las normas de Dios. Podemos recurrir a la Oración poderosa a San Martín de Porres para obtener ayuda económica.

San Martín de Porres, fue el primer santo de piel negra del continente americano. Formó parte importante en la incorporación del cristianismo en su época por sus innumerables milagros. Su inmensa humildad y bondad lo hizo un santo. Recogía limosnas en grandes cantidades y las repartía en el pueblo sin dejar absolutamente nada para él. Se creía que convertiría el monasterio donde vivía en un hospital por tanto enfermos que hospedaba.

Oración a San Martín de Porres para obtener ayuda económica

Los milagros de San Martín causaron una conmoción en la fe católica. Tuvo el poder de sanar a muchos enfermos, su profesión fue enfermero y barbero. Aunque fue despreciado y rechazado en su infancia por ser de color. Esto no impidió que Dios derramara sus bendiciones sobre él y que su humildad le convirtiera más adelante en el Hermano Martín, como le llamaban.

Por las donaciones de la gente pudiente. Tuvo la oportunidad de crear un Asilo para refugiar y atender a mendigos, huérfanos y enfermos. Con su ejemplo de obediencia y sumisión podemos llamarle con la Oración poderosa a San Martín de Porres para obtener ayuda económica.

Poderoso San Martín de Porres

Bendito Santo, hoy quiero agradecerte las

bondades que has dado a través del tiempo.

 

Tu misión de salvar vidas y atender a los

enfermos te ha hecho un hombre glorioso

y digno de santa devoción.

 

Muchos fueron los sanados por

tu mano bajo la gracia de Dios.

 

Porque no te importó su color o riqueza,

para servir al prójimo solo necesitabas

de su llamado y su necesidad.

 

Bendito eres San Martín de Porres,

y creo fielmente en tu misericordia divina.

 

Hoy deseo sentir tu poderosa intersección

ante Dios, para que las bendiciones

de la prosperidad y la abundancia invadan

mi vida y la de mi familia.

 

El mundo está inmerso en miseria

y destrucción porque los hombres se

han apartado del camino de Dios.

 

Pero yo sigo aquí, fiel y leal a la palabra

sagrada de nuestro Padre Celestial.

 

Sé que tú tienes el poder de conceder milagros

a través de la gracia divina de Dios que

te eligió como su siervo ante el mundo.

 

Honradamente salgo cada día a enfrentar

los inciertos de la sociedad,

así intentar ayudar a quien lo necesite,

también abro las puertas de mi casa para

dar refugio a los desamparados.

 

Pero también tengo necesidades del cuerpo,

las necesidades de mi alma y el hambre de

mi espíritu los cuales calmas tu hermano Martín.

Mis dolores y quebrantos los dejo en manos

de Dios por que ayuda a aligerar mis penas,

y mis plegarias te las entrego a ti para

que le cuentes de mis necesidades,

sé que tu conexión con él es

más rápida y eficaz que la mía.

 

Concédeme la dicha de servir en tu nombre

y en el de Jesucristo, pero ayúdame a

solventar mis dificultades económicas.

 

Yo entrego mi fe y devoción a ti mi Santo Amado,

para que mi confianza te anime a interceder por mí.

 

Aumenta mis ingresos,eleva mis propiedades,

solventa mis deudas y también alivia mi

mente de compromisos que me agobian.

 

Finalmente, ten piedad de mí y socorre mi llamado.

 

Amén

Poderosa oración con verdadera fe y devoción

Dios escucha el llamado de quien le llama y quien le pide recibirá. San Martín de Porres es hombre de bendiciones y milagros. Mediador confiable ante la voluntad de Dios. La palabra que se le regala a este santo es escuchada por Dios y nuestra petición atendida. Para lograrlo, debes tener verdadera fe y convicción en el poder divino.

Pero también hay que recordar que no basta con pedir, hay que agradecer, hay que dar en buenas obras. De igual manera hay que hablar de Dios al mundo, hacer la buena voluntad y ser obediente a sus mandamientos.