Oración bendita al Santo de los adoloridos San Martín para los enfermos

oracion bendita al santo de los adoloridos san martin para los enfermos

San Martín de Porres es el primer santo de piel negra del continente americano, tocó espiritualmente a un pueblo entero. Su profesión fue barbero y enfermero. Su misión como elegido de Dios lo hizo un hombre noble entregado al servicio del hambriento, el enfermo y el más necesitado. Implora sanación a través de la Oración bendita al Santo de los adoloridos San Martín para los enfermos

San Martín recogía a los huérfanos y los mendigos, los llevaba hasta el convento y los aseaba cortándoles el cabello sin recibir nada a cambio. Cuando ingresó a la comunidad cristiana. En el convento de los Dominicos recibía a todo enfermo que conseguía en las calles, sin importar lo malolientes que estuvieran. En algunos casos los acostaba en su cama cuando no había más lugar.

Índice

    Milagrosa oración a San Martín para los enfermos

    San Martín de Porres fue un Santo muy milagroso. Gracias al apoyo de la gente adinerada de la época fundó un asilo para reunir a los vagos, huérfanos y limosneros. “Yo te curo, Dios te sana”. Con ese lema sanó a muchas personas, por lo que es un santo a quien puedes pedir con mucha devoción.

    Te presentamos una oración bendita al Santo de los adoloridos San Martín para los enfermos, para que puedas solicitar sanación a los enfermos de tu familia, a tus amigos, a un ser especial o para que tu plegaria. Sea extendida por todos los enfermos del mundo.

    Protector San Martín de Porres

    bienaventurado Santo de los adoloridos

    y enfermos, bendito eres entre los hombres

     

    Pues Dios te eligió para que a

    través de tus santas manos

    libraras de enfermedad a quienes

    se sentían desahuciados.

     

    Divino Siervo San Martín,

    tú que jamás decaíste en tu misión

    de servir al prójimo, ni siendo humillado

    y despreciado por tu color.

     

    Siempre ayudaste al necesitado

    sin exclusión alguna, porque jamás

    te importó su raza, sexo, posición

    económica o creencia religiosa.

     

     Pues a aquellos que no creían y fueron

    sanados por tu santa mano

    empezaron a creer en ti.

     

    Además siempre estuviste firme

    a tu propósito de Dios,

     a entregar tu vida a servir a los demás.

     

    Tu vocación sanadora te hizo grande

    que hasta aquellos que tenían gran poder,

    conocimientos y riquezas,

    acudieron a ti para pedir sanidad.

     

    Hoy quiero mi Amado San Martín de Porres,

    implorar a ti para que intercedas ante Dios

    y le hagas llegar mi suprema necesidad de

    estar sano y fuerte, vigoroso y lúcido

    para así poder enfrentar

    las adversidades de la vida. 

    bienaventurado el hombre que teme a jehova

    Ilumina mi mente para conservar mi salud

    y cuidar mi cuerpo, pero también báñame

    de tu gracia divina, protégeme ante las pestes,

    las epidemias, los virus y también

    de cualquier dolencia que pudiera dañarme.

     

    De igual manera, no permitas

    que mi cuerpo decaiga, que mi mente

    se canse, que mi corazón

    pueda sentir sentimientos impuros.

     

    También aleja de mi vida todo lo malo,

    protégeme de las maldades del

    enemigo que espera mi

    debilidad para atacarme.

     

    Libra al mundo de enfermedades terminales,

     no permitas que mueran las personas

    en manos de epidemias incontrolables

    y que estos virus se propaguen por el

    mundo causando tristeza, desolación y

    dolor a sus seres queridos.

     

    Atiende mis plegarias y mis ruegos,

    mientras tanto consuela las

    almas que se encuentran

    en pena y permite que el mundo

    esté libre de enfermedades.

     

    San Martín de Porres, toca con tus

    manos sagradas a quienes padecen

    alguna enfermedad, además, quítales todo dolor,

    consuela su alma y permite que se haga

    la voluntad de Dios en su debido momento.

     

    Agradecido por tu intercesión,

    por que sé que nunca me abandonas,

    confío en tu sanación y el

    poder de tu gloria divina.

     

    Amén.

    Poderosa oración que nos lleva a la sanación

    Finalmente, para implorar sanidad a través de la oración a San Martín de Porres solo basta con abrir tu corazón y dejar que las palabras fluyan desde el alma. De esta manera podemos contarle a nuestro santo que estamos agradecidos por todo lo que nos ha dado y pedirle que no nos abandone en momentos de dificultad y de enfermedades.

    Mantener una vida tranquila, con una buena alimentación y también con constante ejercicio del cuerpo y la mente, favorecerá a evitar las enfermedades. Aun así, siempre debemos contar con la oración a San Martín de Porres como aliado y protector de enfermedades.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más