Saltar al contenido

Oración a San Miguel Arcángel para pedir y hacer justicia ¡No más injusticias!

27 junio 2020
Oración a San Miguel Arcángel para pedir y hacer justicia ¡No más injusticias!

La justicia terrenal se encuentra en manos de los hombres, quienes en muchas ocasiones no actúan correctamente o se tienden a equivocar. La única justicia poderosa y de la que nadie escapa es la Justicia Divina, la que viene de Dios. Para conseguir equilibrio en nuestra vida, te presentamos la Oración a San Miguel Arcángel para pedir y hacer justicia. ¡No más injusticias!

San Miguel Arcángel es el Príncipe de los Guerreros de Dios, el poder milagroso que Dios le ha conferido. Por ello lo ha puesto a nuestra disposición para defendernos, guiarnos y ser nuestro más fiel amigo. Porque como guerrero de luz está dispuesto a atender a nuestro llamado de protección y justicia.

Oración para pedir y hacer justicia

De injusticias está lleno el mundo, pero en manos de San Miguel Arcángel, su espada de justicia nos arropa y nos protege de todo acto de iniquidades. Acude a la siguiente Oración a San Miguel Arcángel para pedir y hacer justicia. ¡No más injusticias! y entrega tu fe a su misericordia.

San Miguel Arcángel

Oh mi Guerrero de Luz,

también mi luchador de justicia y protección,

mi fiel e incansable enviado de Dios

que nada ni nadie te detiene.

 

Eres la esperanza

de mis días lluviosos

y la alegría

de mis radiantes días de sol.

 

A ti, misericordioso Ángel,

recurro con mi mayor humildad

para entregarte a través de esta alabanza,

mi vida y mi corazón.

 

Porque en ti confío, en la gracia divina de Dios

que arropa mi vida, en la perfecta

voluntad que acobija

mi existir como muestra del más vivo

reflejo del amor que Dios.

 

Me guarda y que a través de tu esencia divina

se hace parte de mí.

 

Por ello, permite que tu santidad luche

contra las injusticias del mundo que me atacan,

para que pongas la balanza en manos de quienes

tienen el poder de señalar a culpables e inocentes.

 

Además, que jamás toque mi vida,

un mal juicio que no me corresponda

ni que sea señalado ante actos

que jamás he cometido.

 

Asimismo aleja de mi vida,

las malas acusaciones

que por envidia

han de hacerme.

 

Además, aléjame de aquel lugar

donde la injusticia

apremie y sea inocente

de su presencia.

 

De igual manera, aléjame de donde puedan

acusarme de males no cometidos

y sentenciar mi vida

a condenas que no merezco.

 

También dale al mundo cada gota de lo que merece,

en su debida cantidad,

como muestra de la justicia y el equilibro

que permite la armonía del universo.

 

Porque los excesos empalagan y la escasez

produce carencias.

Mientras tanto, no permitas que mi vida

se vea llevada a esos extremos.

¡No más injusticias!

Yo no pido más de lo que merezco,

ni espero más de lo que doy,

 porque la justicia divina nos toca a todos

aquí en la tierra o allá en los cielos.

 

Por eso intento con sacrificio

llevar mi vida

en perfecto equilibrio

según lo ordenan las leyes de Dios.

 

Mi Glorioso Arcángel,

 benditas las luchas que has librado

en nombre de nuestro Dios,

porque luchas en contra del enemigo y de satanás

de las cuales siempre has salido victorioso.

 

Permite que con tu espada de justicia

protejas mi vida del mal que acecha,

también bendice mi casa, mi hogar,

mi familia y a todos mis seres queridos

que son importantes para mí.

 

Además, poderoso Guerrero de Dios,

mi San Miguel Arcángel,

en tus manos dejo mi vida y mi andar,

que cada uno de mis pasos

vayan siempre de tu lado.

 

Igualmente cuando veas en el camino rocas filosas

que puedan herirme,

entonces me tomes en tus brazos y eleves

mi humanidad para que no puedan dañarme.

 

Finalmente impregna de justicia mi vida

y colma mi corazón de humildad

porque quiero aceptar

la voluntad de Dios.

 

Amén

Justicia Divina en manos de Dios y de San Miguel Arcángel

Dios Todopoderoso nos ve desde lo más alto, desde donde ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Ese poder de justicia que nos permite recibir y dar lo que es merecido. Por ello actuemos siempre de la mano de las leyes de Dios, obedientes a sus mandatos para que las bendiciones lleguen a nosotros multiplicados en cantidad.

San Miguel Arcángel nos otorga el don de la justicia para apartar de nuestra vida malentendidos que nos confieren por maldad. Imploremos en oración, para que su virtud de Justicia nunca nos abandone.