Saltar al contenido

Oración a San Pablo para encontrar algo perdido o robado

22 marzo 2020

En nuestra vida cotidiana, estamos tan inmersos en diversas cosas que es muy común distraernos por un momento y perder de vista algo importante. Solo un instante basta para que algo que creíamos tener con nosotros, desaparezca. Puede ser algo sin valor como un papel o hasta perder nuestro teléfono, por ello haremos una Oración a San Pablo para encontrar algo perdido o robado.

Que complicado resultaría todo y hasta desesperaríamos. Por suerte hay una oración la cual podremos recitar cuando y donde sea. La oración estará dirigida a San Pablo, un culto “repartidor de la fe cristiana”, quien gran parte de su vida la dedicó a viajar para llevar las buenas nuevas de nuestro Dios a cualquier rincón posible.

A él pediremos sabiduría, paciencia y todas las actitudes que se requieren para pensar con claridad y recordar dónde pudimos haber dejado eso que ya no encontramos. En caso de que haya sido un robo, San Pablo nos dará el don del discernimiento para saber quién pudo habernos quitado lo que buscamos, también nos ayudará en el correcto proceder ante ese evento.

Oración para el esclarecimiento de la mente para encontrar algo perdido o robado

Antes de empezar la oración, debemos sacar a relucir el hecho de que no podemos acusar a nadie de que nos robaran algo si no tenemos pruebas. Solo Dios puede juzgar. La idea de esta petición que haremos, es que aparezca ese algo que perdimos, sea cual sea la forma en la que lo hayamos hecho.

Si estamos seguros de que alguien nos robó y sabemos quién fue esa persona, San Pablo también nos puede ayudar a pensar correctamente para evitar más problemas y que todo se solucione de la mejor manera.

Apóstol de los gentiles,

 noble evangelizador,

 tú, a quien tantos ayudaste,

necesito que ahora me des una mano.

 

 He perdido algo muy importante,

no sé cómo ha pasado.

 

No sé si he sido víctima de alguien,

alguna persona que se aprovechó de mi descuido,

solo sé que por más que busco,

 no encuentro eso que es tan importante.

 

Ayúdame mi Santo.

Esclarece mi visión y mi mente,

 esclarece mi alma,

para que dentro de mi

encuentre el momento preciso,

ese instante en el que desapareció lo que busco ahora.

 

Dame paciencia y tolerancia,

si logro saber quién me ha robado,

no dejes que la furia me invada.

Bríndame calma,

todos somos pecadores y todos cometemos errores.

Permíteme perdonar a este hermano,

no importa si tuvo malas intenciones.

 

Cristo vive en mí

y por ello no doy cabida a rencores en mi interior.

A través de mi ser, manifiéstate,

haz presencia dentro de mí.

 

No soy quién para juzgar,

dejo en manos de Dios cualquier tipo de veredicto.

Si no se trata de un robo,

si solo he sido yo con mis descuidos,

 revélame la ubicación de eso que sigo buscando,

eso que me tiene tan desesperado.

 

Por favor te lo pido San Pablo,

organiza mis ideas.

Limpia mi mente de todo lo demás,

haz que solo me enfoque en la búsqueda.

 

Pronto parecerá ese algo tan importante,

creo en ti, creo en Cristo, en Dios y en todo el cielo,

camino con paso firme

porque sé que siempre estoy bajo sus cuidados.

 

Amén.

Personas tóxicas a nuestro alrededor

Habiendo establecido que existe la posibilidad de que nos hayan robado eso que no encontramos, debemos tener en cuenta que a veces no son las personas externas a nuestro círculo los que nos perjudican.

Puede que dentro de nuestras amistades haya alguien que no resulte bueno para nosotros, si sospechamos que algún allegado fue el responsable de esa pérdida, tenemos que separarlo de nosotros. Si no sabemos cómo hacer esto, podemos pedir ayuda divina con una oración para separar amigos que nos perjudican.