Saltar al contenido

Oración a San Silvestre Mayor para amansar y dominar a una persona

28 mayo 2020
Oración a San Silvestre Mayor para amansar y dominar a una persona

Existen situaciones en las que necesitamos ayuda divina para poder dominar a una persona o amansarla. Esta oración para amansar y dominar a una persona es lo que necesitas realizar.

A primera instancia puede sonar malo el querer a dominar a una persona, pero debes recordar que todas estas cosas son para que esta persona mejore.

Por esto le pedimos a Dios por medio de San Silvestre ayuda, para que esta persona pueda cambiar su carácter, se convierta en una persona más dócil.

Y solo esto lo puede realizar nuestro Creador, el que puede hacer que cambiemos nuestra vida. Para ello te traigo la oración para amansar y dominar a una persona a continuación.

La oración para dominar y amansar a una persona

Cuando necesites ayudar a una persona a mejorar su carácter, de tal manera que pueda ser una mejor persona, entonces realiza la oración para amansar y dominar a una persona que te enseñare a continuación.

Oh San Silvestre, sabes que siempre

vengo ante ti para agradecerte por todas las

cosas que colocas en mi camino.

 

Tanto para mi bien como aquellas que

son milagros que causan en mí y en

mi familia felicidad.

 

Te agradezco por tu ayuda en los

momentos en donde no encuentro salida,

pero tú vienes a ayudarme y me liberas de

la carga pesada que llevo, gracias por todo.

 

Señor Jesús, me estremezco cuando

recuerdo las palabras negativas que he

pronunciado y que han traído dolor a

otros y decadencia al mundo.

 

Te agradezco que tengas el poder de

limpiarlas con tu sangre, ya que me

perdona y me limpia de todo mal.

 

¡Ya no tengo que andar por ahí

condenado! por tu bondad he sido

perdonado y estoy limpio.

 

Señor, hoy pido una nueva revelación

del poder de mis palabras.

 

Te pido que guardes mi lengua,

dándome gran autocontrol para sólo

dejar pasar a través delas puertas de mi

boca lo que será útil a los demás

y agradable para Ti.

 

Crea en mí un corazón limpio y renueva

un espíritu recto dentro de mí.

 

Sácame del pozo de la negatividad

y de la cima de la montaña con palabras

que te eleven a Ti, a los demás

e incluso a mí mismo.

También vengo ante ti Amado Padre

Celestial para que domines y amanses

a una persona que está en mi corazón

y Tú conoces muy bien quién es.

 

Te pido que lo perdones por

hablar mal de sí mismo.

 

 Bien sabes que tiene un carácter

fuerte, que en ocasiones se

ciega y no escucha a nadie.

 

Pero su corazón es noble, mi alma

lo sabe muy bien, y me niego a seguir

discutiendo con esta persona.

 

Rechazo todo lo que no sea tú

palabra porque en ella nos dice que todos

somos una persona elegida, un sacerdote

real, y parte de una nación santa.

 

Te agradezco que lo transformes desde

el interior cambiando si forma de pensar.

 

Hoy declaro que empiece a obedecer

tú palabra, ya que instruye a ponderar

sólo las cosas que son verdaderas.

 

Honorables y correctas y puras y

encantadoras y admirables; pensará en

cosas que son excelentes y dignas de alabanza.

 

Eso lo limita a pensar mayormente

en ti desde hoy, porque tú eres,

en última instancia, todas esas cosas.

 

Y los regalos que me das, tanto grandes

como pequeños, son muy buenos.

 

Hoy vuelvo mi atención y mis palabras

para alabar tu glorioso nombre,

 porque eres digno de alabanza y me

has hecho digno de ser llamado tu hijo.

 

Dios, te agradezco que me hayas dado

la resolución de presentarme ante ti hoy

aceptando mis faltas y errores.

 

Amén.

Convierte a esa persona en un individuo dócil para ti

A primera vista, el querer amansar y dominar a una persona puede sonar como algo fuerte. Esto sucede porque en ocasiones la maldad quiere gobernar la vida de las personas. Pero deben pensar en Dios y en el bien de las personas. Por lo tanto, si conoces a una persona que necesite la ayuda de Dios para cambiar tu corazón, su carácter y completamente su vida. Simplemente debes orarle a Él. Realiza esta oración por las noches con todo tu corazón, creyendo fielmente que Dios va a obrar en la vida de esta persona.